Economía

Abatir la informalidad, condición ineludible para la competitividad


La Coparmex señaló que las acciones que se han implementado por parte del Gobierno del Distrito Federal han sido insuficientes e incluso, inequitativas.
Isabel Becerril
05 marzo 2014 11:26 Última actualización 05 marzo 2014 11:35
Barrio de Tepito. (Cuartoscuro/Archivo)

Barrios populares

CIUDAD DE MÉXICO.- Para la Ciudad de México no existe viabilidad posible en cuanto a competitividad se refiere mientras que no se articulen políticas públicas eficaces para abatir de manera integral el complejo fenómeno de la informalidad, sentenció José Luis Beato González.

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana DF (Coparmex-DF), precisó que en la capital del país existen 1 millón 217 mil personas en condiciones laborales de informalidad, de las cuales 77 mil 197 son empleadores, mientras que los trabajadores “asalariados” informales llegan a 268 mil y los no asalariados casi a los 120 mil.

Además, los trabajadores por cuenta propia se cuentan en más de 666 mil y aquellos trabajadores no remunerados representan más de 85 mil personas.

Con tales niveles de informalidad, la Ciudad de México pierde opciones para crecer de acuerdo a su potencial, explicó.

González Beato indicó que el problema es grave y poco se está haciendo de manera creativa para resolverlo de fondo.

De hecho, consideró, las acciones que se han implementado por el Gobierno del Distrito Federal han sido insuficientes e incluso, inequitativas.


En su mensaje semanal, reprochó el actuar del gobierno capitalino al señalar que cómo debe entenderse que un sector que incluso formaba parte de los canales de distribución de productos ilegales, como lo eran los “vagoneros” del Sistema de Transporte Colectivo Metro, hayan sido premiados con bastos recursos públicos para dejar de operar; " lo que hasta la fecha no se ha concretado al 100 por ciento".

Por otro lado, están los negocios bien establecidos, aquellos que cumplen siempre con la ley y que hoy padecen los efectos del aumento de 2.5 a 3 por ciento en el impuesto sobre nóminas, avalado por la Asamblea Legislativa en diciembre pasado, además de las muy complejas disposiciones derivadas de la reforma fiscal avalada por el Congreso de la Unión.

Expuso que parece que ni siquiera la autoridad encuentra opciones reales para enfrentar y detener este fenómeno que afecta la competitividad de la Ciudad de México de manera sistemática.

En el mensaje, el dirigente del sindicato patronal del DF subrayó que las cifras indican que se está en deuda con un sector de capitalinos que está desprovisto de servicios y seguridad social y que, incorporándolos a la formalidad, se podrían aprovechar sus aportaciones al espectro de contribuciones para beneficio de todos y también al de innovación de nuevos productos y servicios.

"No nos confundamos, la informalidad debe ser abatida a través de mecanismos que propicien su incorporación a la formalidad; la economía ilegal, aquella que se fortalece de productos provenientes de la piratería o robados, debe ser atacada de manera frontal en todos sus canales de distribución a través de las instancias judiciales con las que el Gobierno de la Ciudad cuenta".