Economía

¿Le quita el sueño el SAT?

Acercarse de forma voluntaria y anticipada a arreglar su situación, le evitará sanciones y multas.
Marcela Ojeda
23 enero 2014 23:15 Última actualización 24 enero 2014 5:0

Si el desconocimiento sobre su situación fiscal, o el tener conciencia de que debe ponerla en orden le provoca temor ante el SAT, debe saber que la clave que le brindará cierta tranquilidad, es la espontaneidad.

Si es de aquéllas personas que teme ser sancionada porque ha sido requerida por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), debido a que hace años obtuvo ingresos por honorarios y después por sueldos y salarios, pero nunca se dio de baja del primer régimen.

O si recibió un requerimiento o carta invitación del SAT sobre la omisión de declaraciones o por haberlas presentado con errores u omisión de datos.

O bien fue llamado a aclarar su situación por no presentar una solicitud de inscripción al Registro Federal de Contribuyentes, o por presentarla fuera de plazo, lo mejor sería acudir espontáneamente a la Administración Local de Servicios al Contribuyente (ALSC).

Aristóteles Núñez, jefe del SAT, explicó en entrevista con El Financiero, que en el primer ejemplo, si el contribuyente se aproxima al fisco, “sí está obligado a pagar los impuestos que hubiese omitido, pero no obtiene sanciones, ni multas; y es mejor eso, a que llegue la autoridad, tenga que pagar el impuesto, lo actualice, le sume recargos, más la multa, que puede ser incluso el 100 por ciento de lo omitido”.

Consultado acerca de lo que las personas que quisieran poner en orden su situación fiscal tendrían que hacer, y si se podrían acercar sin ningún temor, enfatizó: “que tengan confianza que la autoridad está obligada a orientar e informar al contribuyente respecto de su cumplimiento. Y si el contribuyente de manera espontánea y voluntaria viene a ponerse al corriente, nosotros lo vamos a asistir”.

Por separado, Carlos Cárdenas, socio de impuestos de EY, expuso que el temor que pudieran tener las personas que desconocen cuál es su situación ante el SAT es infundado, “pero si han dejado de cumplir con sus obligaciones fiscales, deben estar conscientes que la ignorancia de la Ley no justifica el incumplimiento”.

“Si saben, deben de cumplir, y si no, deben preguntar”, enfatizó.

Agregó en entrevista que si desde hace tiempo alguien viene incumpliendo con la ley, debe tener temores fundados, “porque lo menos que le puede pasar es que si no se presenta espontáneamente a resolver su situación, el SAT le cobre todo lo que no ha pagado, con actualizaciones, multas y recargos”.

“... pero esa es la parte más barata, porque de ahí para arriba, incluso puede ir a la cárcel”, agregó.

Entrevistado por separado, Pedro Carreón, socio de impuestos de PWC destacó que el mayor temor para los contribuyentes, respecto a la actuación del SAT, es que pudiera malinterpretar las operaciones.

“Que funcionarios del SAT no entiendan bien la forma de hacer negocios y pretendan generalizar alguna actividad o alguna cuestión que Hacienda vio con otros contribuyentes, y que no necesariamente aplica a otros sectores”, expuso.