Economía

61% de niños que trabajan empezó
antes de los 15 años

En México trabajan 2.5 millones de niñas, niños y adolescentes de 5 a 17 años, de los cuales 61 por ciento empezó a trabajar antes de los 15 años; 61.7 por ciento trabajó para un familiar, 34 por ciento para un no familiar y 4.1 por cuenta propia, revelaron datos de la STPS y el Inegi.
Zenyazen Flores
11 junio 2015 23:25 Última actualización 12 junio 2015 5:5
Trabajo infantil

En México trabajan 2.5 millones de niñas, niños y adolescentes de 5 a 17 años.(Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- En México trabajan 2.5 millones de niñas, niños y adolescentes de 5 a 17 años, de los cuales 61 por ciento empezó a trabajar antes de cumplir la edad mínima legal de admisión al empleo que es de 15 años. Este hecho aumenta el riesgo de deserción escolar y la posibilidad de ser pobre en su vida adulta, señalaron organizaciones civiles.

Este 10 de junio México ratificó el Convenio 138 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que eleva la edad mínima para trabajar, de 14 a 15 años, con el objetivo principal de que los niños pasen más tiempo en las escuelas y retrasen su entrada al mercado laboral.

Sin embargo, “la edad mínima que fija el Convenio 138 está relacionada con la educación obligatoria, y con firmar ese convenio no se resuelve el problema de fondo, es decir, se evita que el niño trabaje más temprano pero dónde está la plataforma para otorgar educación de calidad a los menores”, coincidieron Nashieli Ramírez, directora de Ririki Intervención Social y Fernando Salas de Save the Children.


Datos del Módulo Infantil de Trabajo 2013, elaborado por la STPS-INEGI, indican que del total de niños, niñas y adolescentes trabajadores, 61.7 por ciento laboró para un familiar, 34 por ciento lo hizo con un no familiar y 4.1 por ciento lo hizo por cuenta propia. Asimismo, 36 por ciento no asiste a la escuela, porcentaje que corresponde a 913 mil 798 niños.

En tanto, 29.3 por ciento de niños de 5 a 17 años de edad trabajan 35 horas o más por semana y 46 por ciento no recibe ingresos por su trabajo.

Margarita Nemecio, del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, dijo que los niños jornaleros agrícolas siguen siendo una preocupación y consideró que las inspecciones federales y locales de trabajo son insuficientes para supervisar las zonas donde se ocupa a los menores.