Economía

30 mil empleos en riesgo si SE no aplica arancel
a acero ilegal: sindicato

Si la Secretaría de Economía no aplica un arancel temporal a las importaciones ilegales de acero chino, en el país podrían perderse cerca de 30 mil empleos, señaló el SNDTMMSC que indicó que mientras México sólo produce 20 millones de toneladas de acero anuales, China produce 800 de éstas.
Redacción
30 junio 2015 18:44 Última actualización 30 junio 2015 18:45
Acero

Agrupaciones piden a la SE arancel temporal al acero chino ilegal. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Alrededor de 30 mil trabajadores de confianza y de empresas contratistas privadas perderán su empleo, si el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, no aplica de manera inmediata un arancel temporal a las importaciones ilegales de acero de China y de otras naciones europeas y asiáticas que participan ilegalmente en el mercado nacional.

Así lo advirtió Sergio Medina Ibarra, secretario general del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Conexos (SNDTMMSC), quien afirmó que, debido a esta crisis ya perdieron su empleo 4 mil 500 trabajadores de confianza y de firmas proveedoras de Altos Hornos de México (AHMSA), la principal siderúrgica integrada del país.

Por lo tanto, hizo un exhorto al titular de la Secretaría de Economía para que establezca un arancel temporal para frenar las importaciones de acero de China que ya causaron desempleo en las empresas del ramo, ya que debido a la lentitud con que actúan las autoridades de la dependencia el daño ya está hecho sobre el aparato productivo.


Explicó que, de acuerdo a cálculos provisionales del sector industrial, podrían perderse 30 mil empleos directos e indirectos, debido a la importancia de la industria del acero en la economía nacional. Este impacto sería mayor en regiones siderúrgicas, como los estados de Coahuila, Nuevo León y Michoacán, entre otros.

Mientras que México sólo produce 20 millones de toneladas de acero anuales, China produce 800 millones de toneladas, de las cuales, 400 millones de toneladas las tiene que colocar en los mercados mundiales, entre ellos el mexicano, debido a que la economía china no las absorbe. El problema consiste en que las importaciones provenientes de esa nación están subsidiadas y su precio es bajísimo, ante lo cual no pueden competir las empresas mexicanas.