Economía

2016 deja un millón de trabajadores más en la informalidad en AL: OIT

Cifras divulgadas por la OIT revelan que durante este año se reportarían 134 millones de trabajadores en la informalidad, lo que implica un incremento de un millón de personas en comparación con 2015.
Zenyazen Flores
14 diciembre 2016 17:47 Última actualización 14 diciembre 2016 18:36
Empleo informal

(Foto: Cuartoscuro/Archivo)

El panorama laboral de América Latina y el Caribe empeoró en el 2016: está creciendo la informalidad y bajó la calidad del empleo medida por indicadores como los salarios reales y desempleo juvenil, a lo que se suma la incertidumbre por las acciones futuras del gobierno de Estados Unidos.

El Panorama Laboral 2016, que presentó hoy en Lima, Perú, el director general de la oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para la región, José Manuel Salazar, sostiene que la desaceleración económica generó informalidad y precarización del empleo debido a una merma en la calidad de los puestos de trabajo.

El informe señala que de manera particular es "crítico" el aumento de la tasa de empleo informal, pues mientras en 2015 se registró que por lo menos 133 millones de trabajadores se encontraban en la informalidad en la región, para 2016 se estima que la cifra alcance los 134 millones de trabajadores en la informalidad, lo que implica que en este año se sumaron a ese sector un millón de personas.


La tasa de informalidad regional se ubicó en 46.5 por ciento en 2014, para 2015 repuntó a 46.8 por ciento y se espera que en 2016 cierre en un nivel por arriba de la tasa del año pasado.

"En 2016 se ha observado una caída del empleo registrado y la pérdida de puestos de trabajo asalariados, particularmente en el sector de grandes empresas. Como contraparte, aumentó el empleo por cuenta propia, generalmente asociado a puestos de trabajo con menores ingresos y menor acceso a cobertura de seguridad social y beneficios laborales", apunta el documento.

Para la OIT el hecho de que haya más trabajadores informales implica un deterioro en la calidad del empleo, además, apunta que a estos cambios directamente relacionados con una menor calidad del empleo, se suma la tendencia regional creciente hacia el aumento del empleo en el sector de servicios y reducción del empleo industrial.

El Panorama Laboral 2016 también informa sobre un aumento del desempleo entre los jóvenes de 15 a 24 años. El informe subraya que el aumento de la desocupación juvenil regional observado en 2015 se exacerbó en 2016 al pasar de 15.1 por ciento a 18.3 por ciento entre los tres primeros trimestres de 2015 y 2016.

"El incremento de la tasa de desocupación juvenil en ese periodo fue muy superior al aumento del indicador entre los adultos. Como resultado, la brecha de desocupación entre los dos grupos etarios se amplió́ a 3.1 veces", refiere el documento al agregar que a tasa de desocupación de los adultos pasó de 5.1 a 6 por ciento entre el tercer trimestre de 2015 e igual periodo de 2016.


INCERTIDUMBRE REGIONAL

La desaceleración económica observada en la región desde el año 2011 se convirtió́ en contracción de la economía a partir de 2015, impactando significativamente a los mercados laborales en América Latina y el Caribe este año.

El informe señala que por segundo año consecutivo, la tasa de desocupación promedio aumentó, de 6.6 por ciento de 2015 a 8.1 por ciento en 2016, un nivel de desempleo no se había observado desde comienzos de la década pasada e implica que hay unos 25 millones de desocupados en la región, es decir, aproximadamente 5 millones más que en 2015.

"La posibilidad de que la región vuelva a crecer en el futuro mediato e inmediato dependerá́ tanto de la regularización de los procesos políticos internos que varios países están experimentando, como del curso que tomaran las relaciones comerciales, financieras y en materia de migración con Estados Unidos. En un contexto de mayor inestabilidad, volatilidad, restricción fiscal y condiciones socioeconómicas más precarias, se vuelve prioritario activar mecanismos de diálogo social con el compromiso de todas las partes para fortalecer la calidad, pertinencia y sostenibilidad de las respuestas de política", suscribe.