Economía

12 propósitos laborales para mejorar este nuevo año

La firma Manpower sugiere iniciar este 2015 con propósitos que ayuden a definir cómo aprovechar al máximo el ciclo que comienza y ser un mejor profesional.
Zenyazen Flores
01 enero 2015 21:36 Última actualización 02 enero 2015 5:0
Escritorio

Persona escribiendo.

CIUDAD DE MÉXICO.- Uno de los rituales más conocidos cuando inicia el año nuevo es comer 12 uvas para hacer propósitos y pedir deseos por cada mes.

Para 2015, la firma ManpowerGroup sugiere que esas 12 uvas sean de propósitos laborales que ayuden a definir cómo aprovechar al máximo el ciclo que comienza y ser un mejor profesional.

1. ¿A dónde se quiere llegar?

Es más fácil alcanzar los objetivos y metas cuando se tiene claro cuáles son.

Un tip es escribirlos detalladamente y ponerlos en un lugar donde sean vistos para tenerlos en mente. Se puede generar un collage de cómo nos visualizamos en 2015 en el ámbito profesional.


2. Esfuerzo diario para conseguir lo que se desea. De esta manera es posible destacar en una empresa, expandiendo las oportunidades no sólo en el trabajo sino en la vida profesional en general.

3. Ser proactivo y hacer que las cosas sucedan. La actitud
es todo en la vida. Si nos proponemos hacer nuestras actividades con la mejor disposición, lo más seguro es que sea más gratificante y disfrutable.

4. Limar asperezas con aquellos que no tengan la misma filosofía laboral. La colaboración y el trabajo en equipo son primordiales para un clima laboral cordial y armonioso.

5. ¿Necesitamos aprender algo para poder aportar más? ¿Por qué esperar? Considérelo en el “to do list for 2015”. Uno de los valores que caracterizan a un gran talento es que todos los días aprenden de las experiencias. Si se tiene afinidad por algún idioma, se puede buscar oportunidades para aprenderlo.

6. Pedir feedback. Siempre es importante conocer las áreas de oportunidad para ser mejor cada día.
Es útil recibir la retroalimentación como algo constructivo, sabemos que no siempre es agradable escucharla, pero vale la pena pedirla.

7. Buscar espacios para recargar energía y regresar felices a nuestras tareas. Por ejemplo, después de comer es sano salir a caminar para despejar la mente del trabajo.

8. Dejar brillar a los demás. Reconocer el trabajo de las otras personas demuestra humildad y liderazgo.
Hoy, los grandes líderes son incluyentes y parte de tomar esta actitud positiva de liderazgo es reconocer el trabajo y las fortalezas de nuestros compañeros.

9. Piense en una nueva idea, proyecto o campaña a implementar. Si no se hace no existe y si no existe no sabremos si pudo ser buena o no.
Las empresas toman en cuenta a las personas que constantemente proponen diferentes ideas para mejorar la productividad de la misma.

10. Desafiarse diariamente.
¿Qué pasaría si se hacen las cosas diferente y se obtuviera un mejor resultado?
Ser autocrítico y decir no a la zona de confort y hacer a un lado el ego profesional, cuestionar qué de lo que hacemos se puede mejorar o cambiar.

11. Auto motivarse. No habrá nadie mejor que uno mismo para animarse y echarse porras a lo largo del camino.
Sólo nosotros sabemos de lo que somos capaces y hasta dónde podemos llegar.

12. Saber pedir. Levantar la mano o alzar la voz para cualquier promoción laboral o aumento de sueldo, con una justificación objetiva y justa.

A veces damos por hecho que no recibimos lo que merecemos en la oficina, para que eso no suceda es importante decir las cosas, eso puede cambiar muchos escenarios en la vida laboral.