11 países de la UE podrán tasar operaciones financieras
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

11 países de la UE podrán tasar operaciones financieras

COMPARTIR

···
Economía

11 países de la UE podrán tasar operaciones financieras

22/01/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
Reuters
 
Bruselas.- Alemania, Francia y otros 9 países de la zona euro obtuvieron permiso el martes para implementar un impuesto a las transacciones financieras, pese a las reservas de naciones como Gran Bretaña y Luxemburgo por temor a que la medida tenga un impacto en las inversiones en Europa.
 
La votación en Bruselas de los ministros de Finanzas de la Unión Europea allana el camino para que Alemania, Francia, Italia, España, Austria, Portugal, Bélgica, Estonia, Grecia, Eslovaquia y Eslovenia puedan avanzar con su propio tributo a las operaciones financieras.
 
El impuesto, basado en una idea propuesta por el economista estadounidense James Tobin hace más de 40 años, es simbólicamente importante para mostrar a los políticos, que han titubeado durante 5 años de crisis financiera, que es posible empezar a controlar a los bancos a los que se culpa por causar el colapso.
 
"Este es un hito en la historia de los impuestos", dijo a periodistas Algirdas Semeta, comisario europeo encargado de la política tributaria, después de que los ministros aprobaran el esquema.
 
Bajo las reglas de la Unión Europea, un mínimo de 9 naciones puede plegarse a la legislación usando un proceso de cooperación reforzada, siempre y cuando una mayoría de las 27 naciones de la UE conceda su permiso.
 
Gran Bretaña, que cuenta con su propio impuesto a las operaciones de acciones, se abstuvo de votar, junto con Luxemburgo, República Checa y Malta, según dijo un funcionario de la UE que asistió a la reunión.
 
Luego de la decisión del martes, la Comisión Europea impulsará una nueva propuesta sobre el impuesto, que de ser aprobada por los estados involucrados permitiría que el arancel sea introducido en los próximos meses.
 
Pese a que Gran Bretaña y otros países no forman parte del grupo que recibió el permiso, igual podrían ser afectados por la medida. Esto es una gran preocupación para Londres, el mayor centro financiero de Europa.
 
Si el comprador o el vendedor está basado en uno de los países que imponen el impuesto, éste puede ser cobrado más allá de dónde se produzca la transacción.
 
Futuros ingresos
 
Aunque los críticos dicen que el impuesto no puede operar apropiadamente a menos que sea aplicado en todo el mundo o al menos en toda Europa, algunas naciones ya están considerando los ingresos adicionales con los que contarán a partir del próximo año.
 
Un funcionario de la UE sostuvo que los ingresos extra podrían ascender a un máximo de 35,000 millones de euros anuales.
 
El ministro de Economía Vittorio Grilli dijo que Italia espera ingresos por 1,000 millones de euros al año.
 
"Podremos empezar a aplicarlo rápidamente", dijo por su parte Benoit Hamon, funcionario del Ministerio de Finanzas francés que acudió al encuentro en Bruselas.
 
Holanda ha expresado interés en sumarse a los 11 países, dijeron funcionarios franceses y alemanes, y naciones que no son miembro de la zona euro también mostraron intención de integrarse.
 
Alemania y Francia decidieron impulsar la iniciativa junto a un grupo pequeño de países, después de sus fallidos intentos por aprobar primero el impuesto en toda la UE y luego en los estados miembros de la zona euro.
 
Suecia, que implementó y abandonó luego su propio tributo, ha advertido reiteradamente que el arancel generará un éxodo de las operaciones financieras en la región. También encontró respaldo a sus reservas de parte de Dinamarca, Portugal, Hungría y Rumania, pese a que estos países no bloquearon el proceso.
 
Alemania ha dicho que los bancos y los fondos de cobertura deberían pagar por la crisis financiera que comenzó a mediados del 2007 y se extendió alrededor del mundo, forzando a la zona euro a financiar los rescates de países con Grecia y Portugal.
 
"El sector financiero debería compartir la carga de costo de la crisis financiera de forma apropiada", dijo el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, en Berlín. "Hemos quedado cerca de esa meta", agregó.