México, un oasis para estos venezolanos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

México, un oasis para estos venezolanos

COMPARTIR

···

México, un oasis para estos venezolanos

La Liga Mexicana de Beisbol se convirtió en el circuito ideal para los peloteros de ese país, quienes rebajan sus pretensiones económicas con tal de salir del desempleo.

Alain Arenas
02/04/2018
Actualización 02/04/2018 - 13:14
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Jesús Valdez –scout del Bravos de León de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB)– recibió una llamada una mañana de octubre de 2017. Era un número que no conocía. Se enteró después que provenía de Venezuela. Cuando respondió, el hombre se identificó como un agente de peloteros venezolanos que le ofrecía a tres prospectos. Valdez no tenía idea de quién era el agente ni conocía a ninguno de los beisbolistas referidos.

“Después de que colgué me mandó videos de los jugadores, dijo que cualquiera de los tres estaba listo para viajar y que sólo necesitaba que la directiva del Bravos les pagara los boletos de avión para que se concretara su fichaje”, cuenta el también scout del Venados de Mazatlán, de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP). Agrega que en los meses posteriores tuvo, por lo menos, tres llamadas más de más supuestos promotores de jugadores venezolanos.

El caso de Valdez no es el único. Mario Valenzuela –director deportivo del Pericos de Puebla– dice que también lo han buscado, por lo menos, desde los últimos cinco años. Cuenta que recibe ese tipo de mensajes cada tres semanas, en promedio.

“Muchos de esos venezolanos aceptan sueldos menores de los que generalmente se le da a peloteros extranjeros, a quienes en la LMB se les puede pagar hasta 10 mil dólares; los sudamericanos aceptan jugar hasta por la mitad de este monto (en Venezuela ganan en promedio 800 dólares, según el agente Wilfredo Polidor). Actualmente el jugador venezolano es el más barato de toda Latinoamérica”, señala.

Para el presente torneo de primavera, la LMB cuenta con 20 jugadores venezolanos repartidos en 13 de sus 16 equipos. El Piratas de Campeche es el que más peloteros de esa nacionalidad cuenta en su roster (4) y solo el León, Monclova y Aguascalientes no incluyen a ninguno en su plantilla.

Félix Luzón –agente de peloteros venezolanos de Grandes Ligas y de ligas menores– explica que la LMB es una Liga atractiva para los jugadores de ese país por la cercanía geográfica a su nación y a las Grandes Ligas, que hablan el mismo idioma y porque cuenta con un nivel alto entre las Ligas Menores. El circuito mexicano es clasificado AAA, uno menor que el de las Mayores.

Luzón considera atípico la frecuencia en la que los otros agentes tratan de acomodar a sus beisbolistas en la LMB y señala que lo anterior está ligado a la precaria situación económica que vive la nación gobernada por Nicolás Maduro, quien recientemente eliminó tres ceros de la moneda venezolana con el objetivo de detener la inflación. El país sudamericano también padece escasez de alimentos y medicinas.

Valenzuela cuenta que varios peloteros venezolanos con los que coincidió en su etapa en el Tigres de Quintana Roo –de los que prefirió no mencionar sus nombres– compraban antibióticos y otras medicinas para mandarlas a su país por paquetería o entregarlos ellos mismos cuando regresaran a Venezuela una vez que terminara su participación en la LMB.

De tres peloteros venezolanos que actualmente juegan en la LMB consultados por El Financiero sobre esta situación, ninguno dio comentarios sobre el caso y pidieron que no se publicaran sus nombres.

“No quieren hablar porque temen represalias en contra de su familia. En alguna ocasión un jugador venezolano con el que coincidí en Quintana Roo criticó la situación de su país por medio de sus redes sociales y pocos días después no pudo comunicarse con su familia. La situación duró meses y decía que les intervinieron las líneas telefónicas y el Internet. Creía que era una represalia del gobierno por haber hablado”, añade Valenzuela.

Luzón opina que solo el segmento de peloteros venezolanos que fueron dejados en libertad por equipos de Grandes Ligas o Ligas Menores son los que quieren llegar al circuito mexicano. Explica que los que tienen un contrato seguro con franquicias de MLB o sus sucursales no tendrían interés de jugar en México, debido a que en Estados Unidos tienen mejores condiciones de vida. Dice que el orden de prioridades de estos beisbolistas está basado en jugar en la mejor Liga posible y ganar el sueldo en dólares, una moneda de valor superior al bolívar, la moneda venezolana.

“Estos peloteros que fueron cortados por equipos estadounidenses seguirán llegando a la LMB por tres factores: el primero, por la solidez del circuito a nivel deportivo y económico; el segundo, porque la Liga les brinda la mejor opción para ayudar a sus familias de la situación que viven en Venezuela; y el tercero, porque no se le ve un fin al escenario político y económico que vive esa nación”, agrega Luzón.

Ninguno de los jugadores ofrecidos por teléfono fue contratado.