¿Messi se enfrenta al mismo destino que Maradona?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Messi se enfrenta al mismo destino que Maradona?

COMPARTIR

···

¿Messi se enfrenta al mismo destino que Maradona?

El último juego mundialista de Diego Armando Maradona fue ante el mismo rival que hoy puede despedir a un ausente Lionel Messi en Rusia 2018.

Por Pablo Emiliano Nava
26/06/2018
Actualización 25/06/2018 - 22:02
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
logo COPA MUNDIAL
RUSIA 2018
Placeholder block

¿Fatal coincidencia? Un Argentina-Nigeria, el 25 de junio de 1994, significó el último partido de Diego Armando Maradona en una Copa del Mundo. El gran ídolo argentino estaba viviendo su cuarto Mundial hasta que tuvo que ir a orinar tras aquel juego para presentar una prueba antidoping que virtualmente le amputaría las piernas. De aquel episodio no se levantó nunca Maradona, y al parecer tampoco su Selección.

Ahora a Lionel Messi, que también vive su cuarto Mundial, otro Argentina-Nigeria le coloca en la encrucijada y amenaza con acabar prematuramente con su participación en Rusia 2018, y tal vez truncar definitivamente su aún fallida carrera mundialista.

El crack rosarino, que cumplió 31 años el pasado domingo, tendrá esta noche en San Petersburgo una de las citas más trascendentales de su agitada, pero brillante trayectoria. Habrá que ver si esta vez acepta la invitación y acude a la fiesta, porque en los duelos ante Islandia y Croacia, Messi fue apenas un fantasma. Se podrá responsabilizar al resto de sus dóciles compañeros o al extraviado Jorge Sampaoli, pero el que sigue siendo para muchos el mejor futbolista del planeta la pasa mal desde que suena el himno argentino.

Raro resulta incluso que un hombre siempre introvertido como él se deje ver sin empacho cabizbajo, triste, ausente, deprimido. Messi la pasa mal y no lo oculta.

Pero después de sendos actos de escapismo, frente a Islandia, fallando un penalti, y ante Croacia, el futbol entrega hoy una nueva revancha, tal vez la última con ese uniforme que tanto parece pesarle.

Apenas el viernes pasado, un día después de la humillante derrota pampera ante Croacia (0-3), en los carteles electrónicos del tránsito en la Ciudad de Buenos Aires se podía leer un mensaje insólito “#Hoy Vamos Nigeria”. Argentina y Messi, con el orgullo roto, dependían de un triunfo nigeriano ante Islandia para alargar la agonía y obtener una última esperanza de recuperación.

Al rescate de la moribunda Argentina se reúnen los antecedentes mundialistas; Nigeria es estadísticamente su mejor cliente en Copas del Mundo. Se citaron en cuatro ocasiones y en todas se impuso la escuadra sudamericana, que ganó 2-1 en Estados Unidos 1994, 1-0 en Corea-Japón 2002, 1-0 en Sudáfrica 2010 y 3-2 en Brasil 2014.

Hoy otra victoria mínima puede representar todo un renacimiento, pero tal vez no sea suficiente. El riesgo -tampoco hay que descartarlo- es que una victoria corta de Argentina sobre Nigeria no baste para que Messi y los suyos accedan a los octavos de final, ya que si Islandia llega a ganarle a Croacia, que ya clasificada dará descanso a varios titulares, la Selección debutante igualaría los cuatro puntos de la Albiceleste y le dejaría fuera por la diferencia de goles.

Ganadora del oro olímpico en Atlanta 1996 y cinco veces campeona del Mundial Sub-17 de la FIFA, Nigeria sigue adeudando un papel importante en el gran evento del futbol. Otras Selecciones africanas, como Camerún, Ghana y Senegal, han sabido llegar al menos hasta los cuartos de final, instancia que jamás pisaron las famosas “Súper Águilas”. Nigeria fue eliminada dos veces en fase de grupos (2002 y 2010) y en tres ocasiones en la ronda de los octavos de final (1994, 1998 y 2014), acumulando escasos seis triunfos en sus 20 partidos mundialistas. Nigeria, que en su más reciente compromiso venció 2-0 a Islandia, estará buscando una segunda victoria en fila, lo que en Copas del Mundo sólo fue capaz de conseguir en Francia 1998, cuando derrotó 3-2 a España y 1-0 a Bulgaria, con un equipo dirigido por Bora Milutinovic.