La soledad lo llevó a las adicciones, dice Julio César Chávez
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La soledad lo llevó a las adicciones, dice Julio César Chávez

COMPARTIR

···

La soledad lo llevó a las adicciones, dice Julio César Chávez

El exboxeador mexicano relató en EF y Por Adela los motivos de su adicción a la cocaína y otras drogas, pero también su lado más generoso con los pobres.

Redacción
04/04/2018
Actualización 05/04/2018 - 16:31

La razón de sus adicciones, sus momentos más dolorosos y su lado generoso del exboxeador Julio César Chávez quedaron al descubierto este miércoles en EF y Por Adela.

En entrevista con Adela Micha, el exboxeador reveló que se sintió solo en la cumbre de su carrera y por eso se refugió en las adicciones .

"Hubo un punto de mi carrera en que me sentía solo, justo cuando había conseguido todo. Días después de vencer a Héctor 'El Macho' Camacho, la probé (la cocaína) por primera vez. No me gustó al principio, pero poco a poco me enganché", relató a Adela Micha.

"Después vinieron los problemas con mi familia y entrenaba poco. Me volví prepotente, agresivo y no me reconocía. Los problemas se agravaron cuando llegó mi primera derrota (ante Frankie Randall en enero de 1994), cuando me demandó Don King –promotor de boxeo- y (la Secretaría de) Hacienda", indicó el expugilista.

Chávez buscó rehabilitarse en Guadalajara, pero no en una clínica, sino un anexo donde había un cuarto grande para aproximadamente 120 personas que dormían en el suelo.

"Me negué a permanecer ahí. Empecé a gritar que me sacaran de ese lugar, pero nadie me escuchó. Me peleé con 20 personas y me dieron una golpiza. Me amarraron, comía verduras podridas y dormía en el suelo. Cuando salí de ahí alcé la voz y esas prácticas cambiaron", indicó.

Indicó que entre sus momentos más dolorosos está la muerte de su hermano, Rafael Chávez, tras resistirse a un asalto en junio del 2017 en Culiacán, y el reciente deceso de suprimo, quien presuntamente murió por las consecuencias del alcoholismo.

"Parece que murió por alcoholismo. Fue difícil porque soy propietario clínicas para tratar esa enfermedad. Le ofrecí la ayuda, pero la familia no la quiso", detalló.

También estuvo cerca de seguir el camino de su padre, quien era alcohólico.

"Se ponía muy agresivo y mi mamá nos sacaba a dormir a la banqueta hasta que él se durmiera. No quería ser como él, pero fui peor. Él nunca uso drogas, pero yo sí.

Julio César Chávez cuenta que al principio no le gustaba el boxeo, ya que dos de sus hermanos mayores lo practicaban y cuando regresaban a su casa estaban golpeados.

“No quería eso para mí”, dijo.

A él le gustaba el béisbol, voleibol y futbol, éste último lo jugaba todos los días en las calles. Pero cuando cumplió 16 años todo cambió. Tras terminar un torneo de futbol de barrios, se inscribió a uno de boxeo por curiosidad.

"Gané todas las peleas y terminé campeón. Uno de mis hermanos me entregó el trofeo. Él no sabía que yo entrenaba, porque lo hacía a escondidas. Pero mi mamá no quería que continuara y mucho menos que me hiciera profesional. Le pedí que me permitiera combatir en diez peleas y si perdía una regresaba a estudiar. Gané todas", señaló.

El exboxeador también tiene un lado bondadoso ya que con su dinero ha comprado despensas para la gente pobre.

"Después de cobrar lo que hacía era cambiar entre 200 y 300 mil dólares para comprar despensas. Luego las juntaba en un tráiler y las entregaba en las colonias más pobres. Cambiaba otros 200 mil dólares en billetes de 200, 100 o 50 pesos y también los repartía en esas comunidades", detalló.

Sin embargo, su trabajo también lo llevó a conocer gente peligrosa.

"Había ocasiones en que llegaban camionetas con hombres armados y me decían que 'el patrón quiere conocerte'. En ese momento pensé que si me negaba me iban a llevar a la fuerza y creía que era más fácil hacer amigos que enemigos. Los conocía porque Culiacán era muy pequeño, pero nunca hice negocios con ellos", describió sin ofrecer más detalles al respecto.

Aunque el boxeo le dio grandes satisfacciones y logros, el expugilista le diría a sus hijos que no se dediquen a este deporte.

"Mis hijos tienen grandes facultades en el boxeo. Desafortunadamente su indisciplina los llevó a los altibajos. Aunque pienso que este año retomarán sus carreras en el ring. Ambos están muy bien", indicó.

Chávez nació en Culiacán, Sinaloa nació el 12 de julio de 1962 y es considerado uno de los mejores boxeadores de México y fue incluido en el Salón de la Fama Internacional de Boxeo en 2011. Durante su carrera registró 107 victorias, de las cuales, 86 fueron por nocaut, así como seis derrotas y dos empates.