'La Maga' es azul
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

'La Maga' es azul

COMPARTIR

···

'La Maga' es azul

Han sido las instrucciones de uso, la tradición, el glamour y la estética las que han sacado a flote a 'La Maga azul', escribe Mauricio Mejía.

Mauricio Mejía
10/07/2018
La selección de Francia venció este martes a Bélgica.
logo COPA MUNDIAL
RUSIA 2018

Julio le queda bien a Francia. Hace veinte años se coronaba en casa, hace doce perdía la final en penales ante Italia en el Olímpico de Berlín y hoy la Revolución azul ha despachado el trámite de semifinales ante una dinámica y desparpajada Bélgica que ha luchado con sincero ahínco hasta el final de la esperada batalla en San Petersburgo.

La resistencia francesa duró 45 minutos. En el minuto 51, otra vez a balón parado, el gol 69 en este certamen en esa circunstancia, Umtiti remató de cabeza en el área belga y puso al frente a un cuadro francés que se extrañó a sí mismo en los primeros 25 minutos del primer acto, durante los cuales los belgas tenían el partido en su mano. Después del tanto, aquello fue una rayuela para armar para los Diablos Rojos: batallaron por todos lados, con todos sus argumentos, que fueron muchos durante todo el campeonato. Bélgica regresa a casa airosa de tanto esfuerzo. Una ingratitud del destino, un descuido, les impide de nueva cuenta, como el 86, llegar al gran duelo del balompié.

Pero es que Francia es mucha. Sin Messi, sin Cristiano, sin Neymar, Mbappé se hizo cargo del papel de astro. En el segundo tiempo, ya después del gol, sacó la gran reserva que esconde sus pies. Una jugada de taco en el área rival pudo dar el segundo y definitivo al once de Deschamps, que merecía el marcador. Cierto es que Bélgica había cumplido los méritos para el empate, pero el futbol suele ser conservador a la hora de escoger a sus elegidos. Ha sido las instrucciones de uso, la tradición, el glamour y la estética las que han sacado a flote a La Maga azul.

Fue un bello duelo en el campo. Pero sería injusto no incluir en el relato a Courtois, el meta belga, y a su colega Lloris, quien tuvo desplantes hermosos para salvar su marco. Francia se volvió otra en el final del encuentro: defendió, sin brillo, la victoria. Antideportiva en las maneras se salió con la suya, pero perdió los modales a los que había acostumbrado en todos sus partidos rusos.

Francia duerme esta noche a la espera de su rival del domingo. Se anuncia, si Inglaterra vence a Croacia, una versión nueva de Trafalgar en Moscú. Julio, el mes del 89, de la Fraternidad, de la Igualdad y de la Libertad, le queda bien a esa República multirracial, multicultural, que llaman la France. Siempre quedará…París.