Jaylen Brown: el corazón de los Celtics que sueña con la Sociología
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Jaylen Brown: el corazón de los Celtics que sueña con la Sociología

COMPARTIR

···

Jaylen Brown: el corazón de los Celtics que sueña con la Sociología

Jaylen Brown destacó como estudiante y ahora se convirtió en el líder anotador de Boston en las Finales del Este.

Alain Arenas
18/05/2018
A Jaylen Brown le apodan “anciano”, aunque apenas tiene 21 años.

A Jaylen Brown le apodan “anciano”, aunque apenas tiene 21 años.

La madre del guardia de los Celtics de Boston, Mechalle, le puso el sobrenombre cuando estudiaba en la Universidad de California, porque hablaba pausado, acostumbraba pasar los sábados jugando ajedrez con gente mayor en los parques de Los Ángeles y porque es un apasionado de la historia del movimiento de los derechos civiles de los afroamericanos.

Por eso no es una sorpresa que sea un duro crítico del presidente Donald Trump. Sostuvo –en una entrevista para el diario The Guardian en enero pasado– que desde que el empresario comenzó su mandato en la Unión Americana la tolerancia a los comentarios racistas aumentó, especialmente en los estados ubicados al sur del país.

Brown nació en uno de esos estados: Georgia, en el poblado de Marietta, ubicado al norte de la capital Atlanta. Proviene de una familia de clase media y ligada a los deportes profesionales. Marselles, su padre, es un ex campeón de la Unión Mundial de Boxeo, que se retiró en 2016. Durante su carrera –que inició en 1989– fue entrenado por Roger y Floyd Mayweather Sr., con los que tuvo récord de 33-18-1 (25 KO); A.J. Bouye, su primo, es el esquinero titular de los Jaguares de Jacksonville, que llegaron a la final de la Conferencia Americana la temporada pasada.

El muchacho, sin embargo, se enamoró del baloncesto a partir de que estudió en la preparatoria Wheeler, ubicada en Marietta. Permaneció tres temporadas y en la última anotó los tiros libres decisivos para que obtuvieran el campeonato estatal. Su desempeño fue suficiente para que fuera considerado como el cuarto mejor recluta para el basquetbol colegial de la NCAA, sólo por detrás de Ben Simmons, Skal Labissiere y Brandon Ingram, futuros jugadores de la NBA.

Cuando cumplió 18 años recibió ofertas de varias universidades. Todas lo querían para que integrara su equipo de basquetbol, pero ninguna lo convenció porque no tenían un departamento de Sociología que satisficiera sus estándares. Buscó en internet y encontró que el de California era el mejor del país en cuanto a universidades públicas se refería. Sus padres lo acompañaron al colegio, del cual se enamoró. Finalmente pidió su ingreso y éste le ofreció una beca para que jugara baloncesto.

Sólo permaneció un año en la universidad, pero en ese lapso su trayectoria académica y deportiva fue brillante. En la escuela realizó un ensayo de cómo los deportes universitarios distraen a los jugadores de su desarrollo intelectual, basado en su experiencia y en el de compañeros cercanos. Mientras que en las duelas promedió 14.6 puntos por encuentro, que le ayudaron a ser elegido en la tercera ronda global del Draft de la NBA de 2016 por los Celtics de Boston.

Brown tomó el protagonismo de la quinteta en estos playoffs, tras las lesiones de Kyrie Irving y Gordon Hayward. Sólo en la serie contra los Cavaliers de Cleveland –contra los que disputará mañana el tercer juego de la Final de la Conferencia Este– es el líder anotador del equipo con 23 puntos. Gracias a su desempeño, Boston ganó los dos primeros partidos de la serie y se encuentra a dos victorias de jugar sus primeras Finales de la NBA desde la temporada 2009-10.

El muchacho dijo a inicio de temporada que quiere realizar una carrera larga en la NBA, pero prometió regresar a la Universidad de California, en la que desea terminar su carrera de Sociología.