Inglaterra vence a sus fantasmas con Gareth Southgate
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Inglaterra vence a sus fantasmas con Gareth Southgate

COMPARTIR

···

Inglaterra vence a sus fantasmas con Gareth Southgate

El DT era recordado por fallar un penalti decisivo en la Euro 1996; ahora es conocido porque Inglaterra venció esos fantasmas.

Por Pablo Emiliano Nava
10/07/2018
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
logo COPA MUNDIAL
RUSIA 2018
Placeholder block

Lo sufrió en carne propia. Y el trauma le quedó para toda la vida. El 26 de junio de 1996, en el mítico Estadio de Wembley, a Gareth Southgate le tocó cerrar la serie de penaltis que definía el pase a la final de la Eurocopa frente a Alemania. Inglaterra, que 30 años atrás había ganado en casa su único Mundial, pretendía que el regreso del futbol “a casa” representara también la vuelta de un título que actualizara las orgullosas, pero empolvadas, salas de trofeos del futbol inglés. Lamentablemente el disparo raso de Southgate fue adivinado por el guardameta alemán Andreas Köpke y no hubo ni final ni feliz retorno al trono. Aquel fue el único penalti errado de la noche y la eliminación inglesa nuevamente a 12 pasos de la gloria, como ya le había ocurrido en el Mundial de Italia 1990 justamente ante los alemanes.

Aunque Southgate fue siempre un cumplidor defensa que militó en equipos de bajo perfil como Crystal Palace, Aston Villa y Middlesbrough durante casi 18 años en la Premier League, la etiqueta de aquel lamentable error quedó grabada permanente en su pecho.

El trauma no era sólo del ahora entrenador. La Selección inglesa falló también en otras dos series de penaltis en los Mundiales de 1998 (vs. Argentina) y 2006 (vs. Portugal) y en las Eurocopas 2004 (vs. Portugal) y 2012 (vs. Italia).

Por eso, independientemente del buen trabajo que ha realizado como seleccionador nacional, la tarea que hoy más se le elogia fue la de combatir aquella malaria del manchón penalti que tantas amarguras provocó a la selección inglesa.

Obsesionado con el tema, Southgate estudió un sinfín de teorías para acabar con la mal llamada “maldición”. Por principio de cuentas les hizo ver a sus futbolistas que aquello no era cuestión de suerte ni de improvisaciones. Se dedicó a realizar pruebas y ensayos hasta encontrar lo que llamó: “control y depuración del proceso”.

Cuentan que cada uno de los 23 seleccionados, incluyendo porteros, sabían desde antes a donde tenían que disparar y que se estableció un sistema para que tanto en lo psicológico como en lo técnico no se generaran dudas.

Fruto feliz de esa apuesta fue la clasificación inglesa a estas semifinales, lo que logró tras ganar una serie de penaltis a Colombia por primera vez en su historia mundialista.

Placeholder block

Ese mérito se le otorga hoy a Southgate, un joven entrenador (47 años) que sin demasiados pergaminos asumió el rol de seleccionador nacional, tras el intempestivo despido de Sam Allardyce que fue removido tras explotar un escándalo de corrupción.

Cuando estalló esa bomba, Gareth pasaba por ahí. Era el técnico del Sub-21 y se le encomendó que asumiera interinamente el cargo mientras se buscaba un nuevo entrenador.

Y pese a que convocó de origen un grupo más joven, en ese interinato obtuvo dos triunfos y dos empates que hicieron que las autoridades de la Federación Inglesa de Futbol se animaran a dejarle en el cargo.

La decisión no fue entonces muy popular, pero evidentemente resultó un gran acierto. Hoy Inglaterra encara a Croacia en las semifinales de Rusia 2018, cuatro años después de sufrir la vergüenza de ser eliminado en la fase de grupos de Brasil 2014.

Inglaterra no llegaba a esta instancia en un Mundial desde Italia 1990, justo cuando nació la malaria de los penaltis errados. En Rusia, ese trauma parece haber encontrado cura. Ahora Gareth está cerca de que le peguen en el pecho una etiqueta muy diferente a la que portó durante tantos años... una que diga: “el hombre que cambió la historia”.