Inglaterra
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Inglaterra

COMPARTIR

···

Inglaterra

Inglaterra, con Harry Kane como delantero centro, tiene la enorme posibilidad de imprimir un sello de distinción en este Mundial de Futbol.

Mauricio Mejía
26/06/2018
Harry Kanes es una de las nuevas figuras del futbol inglés.
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
logo COPA MUNDIAL
RUSIA 2018

Creadora de las reglas del juego más lindo, Inglaterra batalla en el gran certamen. Su Liga, la más competitiva del mundo, refleja un genuino interés por la cancha. El balón rara vez sale del campo en juegos de ida y vuelta continua; sin artificios, sin teatros, sin falsas faltas. El futbol es, ante todo, un juego de caballeros, por eso su delgado reglamento. En Gran Bretaña, el balompié es un asunto serio y pasatiempo inevitable: se juega en final de año y en Semana Santa. Hijo natural de la Revolución Industrial se acomodó en el ocio del país del progreso. El domingo es el día del Dios Redondo. Los barcos ingleses propagaron la pelota, la corbata y el pop por todo el mundo. Pero, a diferencia del rock, su forma de jugar no ha tenido éxito; no el que ellos esperan.

Después del Caso Bosman, fue Inglaterra la que más pronto se llenó de fuera. Jugadores de todo el mundo se inscribieron en las alineaciones de sus clubes. Eso provocó que su Selección nacional sufriera para llenar de talento todas las posiciones del esquema. En Brasil 2014, el Equipo de La Rosa lució un futbol generoso, dispuesto, abierto. Los marcadores no le dieron la razón. El futbol es voluble: a veces premia a mediocres y mustios, otras castiga a quienes le rinden pleitesía.

A Rusia 2018, el 11 inglés se clasificó con la recuperación del 4-3-3 con un Kane en la función de delantero centro. Y con las bandas dinámicas que hacen recordar a los extremos de los viejos tiempos. Desde que Guardiola dio un orden poligonal al sistema de juego –cargado de barroquismo hasta el límite- el futbol no ha encontrado un estilo dominante. Ha llegado el momento en el cual las tradiciones se impongan. Inglaterra, en este escenario, tiene la enorme posibilidad de imprimir un sello de distinción en este certamen. La velocidad, la ampliación de los costados y el remate al arco -el abc clásico de la prosa inglesa- pueden convertirse en sonrisa en los juegos determinantes de las rondas finales.

En su búsqueda de identidad el balompié puede encontrar una opción gratificante, como lo hizo en 1966 cuando lnglaterra se coronó en Wembley ante Alemania.