Festín aéreo en la NFL
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Festín aéreo en la NFL

COMPARTIR

···

Festín aéreo en la NFL

Los ajustes al reglamento de la NFL para ponderar el juego ofensivo han dado a los mariscales de campo lo necesario para fijar números increíbles.

Por Alfonso Mancilla
05/10/2018
Lo logrado por 4 mariscales de campo elevó a 12 las actuaciones individuales con más de 400 yardas.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Para el final de la cuarta fecha de la temporada regular de la NFL en 2018, el saldo de las actuaciones de los quarterbacks dejó a cinco de ellos con más de 400 yardas por pase: Jared Goff (465), Andrew Luck (422), Kirk Cousins (422) y Matt Ryan (419), quienes concretaron este hecho por primera vez en la historia de la NFL.

Igualmente, lo logrado por estos mariscales de campo elevó a 12 las actuaciones individuales con más de 400 yardas en lo que va de competencia, nada menos que la mayor cifra en los anales de la Liga en esta misma instancia, según datos de nflcommunications.com.

Así fue el tenor marcado durante septiembre, en el que se muestra que la NFL ha tenido éxito en su objetivo de ponderar el espectáculo ofensivo, plasmado en las modificaciones al reglamento, la mayoría de ellas centradas en favorecer o defender a los elementos al ataque.

Lo que dejó la Semana 4 resultó inobjetable si se agregan otras actuaciones de quarterbacks, como la de Mitchell Trubisky, de los Osos de Chicago, quien completó 19 de 26 pases (73.1 por ciento) para 354 yardas aéreas, y nada menos que seis pases de touchdown, a cambio de cero intercepciones.

Lo realizado por Trubisky fue más impresionante, debido a que completó cinco de sus espirales a las diagonales sólo durante la primera mitad del juego contra los Bucaneros de Tampa Bay, con receptores diferentes. Ningún pasador había conseguido algo parecido desde el 9 de noviembre de 2014, cuando Aaron Rodgers, de los Empacadores de Green Bay, lo realizó ante, precisamente, los Osos.

Otro que se lució el pasado fin de semana fue el quarterback de los Potros de Indianápolis, Andrew Luck, quien fijó un récord personal de 464 yardas aéreas, además de sus cuatro pases de anotación y un rating de 108.5.

Esto convirtió a Luck en apenas el undécimo mariscal en la historia de la NFL en tener una jornada de esa magnitud sin tampoco sumar intercepciones, uniéndose a lo hecho por Jared Goff, de los Carneros, quien contra los Vikingos totalizó 465 yardas por pase y cinco espirales de TD, sin pases interceptados. Esta fue la primera ocasión en la historia de la Liga en que dos jugadores lo realizaron en una misma fecha.