España sobrevive la campal
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

España sobrevive la campal

COMPARTIR

···

España sobrevive la campal

La selección española, eligiendo la banda izquierda como campo de batalla, intentó poner a la Historia en su lugar. Los marroquíes, dispuestos a la patada, intentaron poner una doble barda en la frontera de su área.

Mauricio Mejía
25/06/2018
Este lunes fue el partido España-Marruecos.
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
logo COPA MUNDIAL
RUSIA 2018

Marruecos salió a poner cara de perro a una selección española descuidada en la defensa. Un error compartido entre Iniesta y Ramos propició el tanto de Boutaib en el minuto 14 de un duelo que prometía ser intenso y ríspido por el resto del tiempo regular. Lo fue. Al final, en el 80, cayó el tanto de En-Nesyri y puso en evidencia la crisis hispana en tierras de Tolstoi.

Los africanos jugaron el segundo tiempo con ganas de tener una oportunidad para dar la puñalada al raquítico oponente. Y la tuvieron en dos ocasiones; la segunda fue atinada por el astro del Málaga. Así es el futbol una serie de vasos comunicantes, que se dan a notar en las épicas ante la portería. El VAR dio por bueno un golazo de Aspas en el ocaso de una noche sin aliento. El 2-2 es el resumen más claro de lo que sucedió en el pasto de Kaliningrado.

Empecinada en el toque, eligiendo la banda izquierda como campo de batalla, la española intentó poner a la Historia en su lugar. Los marroquíes, dispuestos a la daga y a la patada, intentaron poner una doble barda en la frontera de su área. Con la sombra de la eliminación, la escuadra de Fernando Hierro demostró lo que pocas veces desde 2010: desesperación. Siempre en los duelos colectivos sobreviven los héroes, los portaestandartes de leyenda. Ha sido la noche de Iniesta, al que le queda más futbol que tiempo sobre el césped.

España lidia con su destino en Rusia. Kaliningrado ha sido otra prueba para el improvisado míster del banquillo rojo. Él mismo viejo caballero del campo, supo poner en los pies del ex astro del Barcelona las ideas y el corazón. No ha sido, como era de esperarse, Alba el cómplice del Cid Campeador: fue Isco, joven de extraordinario talento y de sensibilidad para el aprendizaje. Con una combinación que hizo recordar los grandes años del club blaugrana Isco encontró el empate en medio del fragor de las espadas. Sucedía al tiempo, el golazo de Cuaresma en el partido de Portugal contra Irán. Paz y paciencia, aquel resultado daba tranquilidad a la Furia.

Durante el segundo acto, España, que no entiende de otra razón que el toque, se complicó la partida. Débil en la zaga permitió incluso un tiro al palo de un empedernido once africano, que entregó la pelota, el campo y el tiempo al rival a la espera de un contrataque letal. Llovía en la ciudad de Kalinin (la vieja Koninsberg en la que nació Kant) cuando Hierro se dispuso al cambio de esquema. Irán empataba a Portugal al tiempo en el que cayó el segundo gol español. En un tris, España pasó de segundo lugar a primero y enfrentará a Rusia en la segunda tanta de este certamen.

La de esta noche fue una campal…