Edson Álvarez, un defensa a prueba de todo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Edson Álvarez, un defensa a prueba de todo

COMPARTIR

···

Edson Álvarez, un defensa a prueba de todo

Su estatura le impidió avanzar con un equipo, pero sus habilidades le dieron un lugar en el América y ahora tiene la oportunidad de disputar su primer Mundial.

Alain Arenas
28/05/2018

Edson Álvarez se separó de su familia cuando cumplió 10 años.

Sus padres le permitieron irse a vivir solo a la casa club del Pachuca, en donde estudiaría y entrenaría de lunes a jueves, y los sábados jugaría partidos. Su objetivo era convertirse en futbolista profesional.

Evaristo –su padre– se desempeñó como defensa central y medio de contención en la Segunda División. César –su hermano mayor– jugó en las mismas posiciones y también llegó a participar en esa categoría. Y el negocio de la familia también tiene como eje central el futbol: un taller en el que elaboran uniformes para equipos amateur. Está ubicado en Tlalnepantla, Estado de México, su lugar de residencia.

“Fueron años muy duros. Le llamaba todos los días, a veces lloraba y le decía que dejara el futbol”, recuerda Adriana Velázquez, mamá de Edson. “Pero él respondía que no, que quería cumplir su sueño. Se me partía el corazón, pero teníamos que apoyarlo”.

Sus padres encontraron la forma de hacerlo. Velázquez viajaba todos los viernes de Tlalnepantla a Pachuca para pasar el fin de semana con su hijo. Se hospedaba en un cuarto pequeño, que rentó junto con dos mamás de otros compañeros de Álvarez. El sábado, Evaristo los alcanzaba y observaban juntos los partidos del muchacho, que generalmente se jugaban ese mismo día. El domingo todos regresaban al Estado de México y el lunes a las 7 de la mañana, Evaristo dejaba a su hijo en la casa club para que se reintegrara a sus actividades. Así transcurrieron cuatro años.

Velázquez sospechaba que algo andaba mal en el verano de 2011. Álvarez no tenía regularidad y cada vez más arrancaba los partidos en la banca. Sus sospechas se confirmaron cuando José Vantolra –subdirector de Desarrollo Humano y Futbol del club– le llamó a su celular y le informó que su hijo ya no entraba en planes del equipo porque era muy bajo de estatura.

“La noticia fue muy dura y pensó en dejar el futbol. Lo metimos a terapia sicológica para que se pudiera recuperar, lo inscribimos a clases de regularización y le buscamos una secundaria para que continuara sus estudios. Para colmo empezó a tener dolores en las rodillas y buscamos un especialista que lo rehabilitó”, cuenta su madre.

Pero Edson aún extrañaba las canchas. Evaristo lo orilló a que jugara en un equipo amateur de Tlalnepantla para que se distrajera. Casi un año después de que el Pachuca prescindió de él, Arturo Carranco –visor de los Tuzos– le llamó y le dijo que le conseguiría pruebas con otros equipos. La primera fue con el América.

“Era rápido, con buena visión de campo y con excelente salida con el balón en los pies. No tuve dudas de su talento y se quedó con el equipo”, dice Jesús Ramírez, director de Fuerzas Básicas del cuadro azulcrema entre 2012 y 2014.

Fueron esas habilidades las que le abrieron las puertas al primer equipo de las Águilas en el Apertura 2016, con Ricardo La Volpe en la dirección técnica.

“Le dijo que había escuchado que era un fenómeno para darle salida al equipo con el balón y quería que se lo demostrara. Lo hizo y desde entonces lo mantuvo como titular. En un partido contra el Pachuca cometió un penal, Edson cuenta que se le acercó y le dijo que no se preocupara y que le demostrara el nivel que hasta el momento tenía. La Volpe es uno de los entrenadores que más ha influido en él”, platica Velázquez.

Álvarez registra 52 partidos en Primera División y apenas el año pasado disputó su primer encuentro con la Selección mexicana. En total, tiene 10 juegos con el representativo nacional y el pasado 15 de mayo fue convocado en la lista preliminar de 28 futbolistas que podrían participar en el próximo Mundial en Rusia. Edson, de 20 años, es el jugador más joven de los defensas que convocó el técnico Juan Carlos Osorio.

“Su juventud, técnica y capacidades físicas no sólo pueden hacer que se establezca en el América, sino que lo haga en la Selección, en la que la mayoría de los defensas superan los 30 años. Aún puede mejorar su juego aéreo y, si lo hace, podría emigrar al futbol europeo en un futuro cercano”, asegura Jesús Ramírez.