Cumplido el trámite
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Cumplido el trámite

COMPARTIR

···

Cumplido el trámite

México ya logró cumplir con el pase a Octavos de Final, pero la verdadera prueba llegará en los duelos de eliminación directa de la segunda ronda.

Mauricio Mejía
23/06/2018
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

México y Corea del Sur debatían ímpetus. Orden y deportividad de éstos; serenidad y paciencia de aquellos, un partido limpio y bien ejecutado. El equipo de Osorio se ubicaba en el primer lugar del grupo ante todos los pronósticos. Sin luz futbolística, el empate era lo lógico, pero en Rusia la lógica no existe; todo es literatura, esa alma muerta de la realidad.

El trámite se cumplía con burocracia.

Cuando llegó el minuto 65 Hernández hizo que México cumpliera el trámite para pasar a la segunda ronda, el acostumbrado cuarto partido. Corea jugaba, a la altura, su mejor pelota. Pero el futbol tiene sus manías. No ha sido, el de esta mañana, un partido célebre para la historia. Para México será recordado por el pase a octavos, aunque haya sido sin decoro, sin brillo. La Selección mexicana imprimió en la cancha una estampa defensiva bien precisa. Corea se volvió al abordaje en los últimos minutos en los que llegaron los nervios y las pifias costumbristas en las que cayó el tanto de Son y, otra vez, Freud: México no sabe terminar sin drama sus compromisos. El “no era penal” refleja un complejo, no superado del todo. Mantener no es oficio de los verdes.

El duelo el Rostov fue una velada de Vela, sin duda el mejor el mejor mexicano en el campo en este telón. El astro se ha montado el discurso de Osorio: la formación se mueve a sus pies, la pelota es su instrumento y sin ella se mueve con distinción. Culpable del primer tanto, Vela es atrevimiento constante. Entiende las lecciones de la pelota y el resto del conjunto lo sigue, lo acompaña. En partidos tan intensos, alguien, uno, trabaja la media cancha y resuelve las posibilidades, ese es Vela: el que mide la temperatura del juego. El técnico sabe que su esquema depende, en mucho, de las habilidades de intuición de ese hombre que compone a su formación y descompone al rival.

El cuadro mexicano asume a Suecia, contrario en el que estarán depositadas todas sus aspiraciones en este certamen. Sigue siendo histórica la victoria contra Alemania. Lo que viene es el pasado: la segunda tanda, en la que se asoman Suiza o Brasil.

El Mundial arranca en los duelos de matar o morir.

Y allí se dictará la verdad.