Cuba vive el ocaso de su deporte
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Cuba vive el ocaso de su deporte

COMPARTIR

···

Cuba vive el ocaso de su deporte

El vacío que deja la isla en las justas regionales lo ha llenado México, sin un plan de desarrollo de largo plazo.

Mauricio Mejía
02/08/2018
Estadio de Cuba
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En la primavera del 1989, Antonio Caño escribió desde La Habana su crónica a la redacción de El País de Madrid. Mijail Gorbachov visitaba Cuba meses antes de que todo se viniera abajo. Caño enfatizaba lo que el mundo bipolar quería saber: ¿Cuál era la actitud de la Unión Soviética, que ya había transitado por la Glasnost y la Perestroika, sobre la isla, a la que había alimentado desde el triunfo de la Revolución? En palabras de Yuri Petrov, según Caño, “la reducción de la ayuda al pueblo cubano en modo alguno se va a producir”.

Ese año, según estimaciones de ambos gobiernos, el intercambio económico entre la agónica URSS y Cuba fue de 10 mil millones de dólares. Gorbachov, según el envío de Caño, no exigió a Fidel Castro apegarse a los aires de la Perestroika, esa receta de economía política que terminaría con la existencia del politburó. “Venimos a fortalecer la amistad entre ambos gobiernos”, subrayó Gorbachov. Los datos, siempre confusos, revelan que la ayuda soviética a la isla fue de 5 mil millones de dólares al año.

El Muro de Berlín se derrumbó entre el verano y el otoño de 1989. El estruendo tocaría, inevitablemente, al régimen soviético. En el invierno de 1991 la URSS se convirtió en ceniza de la Revolución. La locomotora de la historia, en términos de Walter Benjamin, acabó aceleradamente con la Guerra Fría. Una de las dudas salidas de los escombros tenía que ver con el futuro del régimen cubano, el cual había sustentado gran parte de su legitimidad en educación, medicina y deporte.

Todavía en 1992, con la inercia soviética en sus planes de entrenamiento de masas, Cuba lograría su mejor participación olímpica con 14 oros y 31 preseas totales. El quinto lugar en el medallero daba percha a un gobierno autoritario que no mostraba apertura política a pesar de la grave crisis económica producida por la desaparición de las Repúblicas Socialistas. El llamado Periodo Especial no lograría solventar el nuevo problema para el gobierno de Castro, que había decretado al deporte como “derecho del pueblo”.

Hace siete años, en agosto de 2011, Elisabet Sabartés entrevistó a Óscar Espinosa Chepe, uno de los altos funcionarios del régimen cubano, quien vivía una especie de autoexilio dentro de la isla. En aquella charla, Espinosa Chepe aseguró: “En realidad no fue Gorbachov. Cuba acabó con la Unión Soviética. Lo que Moscú se gastó aquí fue incalculable. Sólo en créditos impagados, los rusos estiman que perdieron unos 20 mil millones de dólares de la época. Una cifra, por lo demás, muy conservadora”.

El entrevistado detalla a Sabartés que ese dinero se destinaba a la agricultura y el deporte, al ballet clásico, a las fuerzas armadas, al transporte y a las muñecas. Se estima que entre 1960 y 1900, 18 mil soviéticos llegaron a Cuba para promover el desarrollo del socialismo y unos 300 mil cubanos fueron a la URSS para prepararse en diferentes áreas del conocimiento, entre ellas las deportivas. Revela Espinosa Chepe: “la ayuda sostuvo el sistema de salud y educación, pero no sirvió para desarrollar al país. Ni en el campo ni en la industria sobrevivieron al colapso de la URSS”. Por aquellos días, Fidel Castro pronunció una de sus más tristes declaraciones: “Fue como si dejara de salir el sol”.

En Atenas 2004, a 12 años de su punto más alto, Cuba ya no apareció entre las 10 mejores delegaciones del cuadro de medallas; en Londres 2012, aun siendo un sólido representante de América Latina, logró apenas 15 preseas, cinco de ellas de oro.

En los Juegos Centroamericanos sucedió la misma debacle: en 1993, dos años después de la caída de la URSS, logró 227 oros y (364 totales) para llevarse el primer lugar del medallero. Hace cuatro años, en Veracruz 2014, solamente logró 123 oros (254 totales). El vacío cubano en la zona centroamericana lo ha llenado México, sin un plan de desarrollo de largo plazo en materia deportiva. La delegación mexicana rebasó las preseas doradas cosechadas hace cuatro años (115) y las de 1990, cuando fue sede (114). Cuba llega, al cierre de esta edición, a las 70. Su peor actuación desde comienzos de los años 90, cuando todo se vino abajo.

Alejandro Céspedes en su texto Los círculos del Olimpo y la debacle del deporte cubano pone tres puntos centrales como causa del ocaso de la potencia caribeña:

1.- Los atletas que hoy en día compiten en los Juegos Olímpicos por Cuba nacieron en los años 90, en medio de una crisis económica que atentó contra la alimentación y el desarrollo biológico de los mismos. Por ello la estatura y el somatotipo de los posibles talentos es más difícil de encontrar y, dada la escasez de recursos, de sustentarlos.

2.- Por la escasez y la concentración de las finanzas en las cabeceras provinciales, los talentos alejados de las capitales pierden posibilidades de llegar o mantenerse en los centros de alto rendimiento.

3.- Por la urgencia de crear un atleta, se desechan los niños y jóvenes que no cumplen con los exigentes requisitos para su inmediata inclusión en el alto rendimiento, y se obvia la variante de desarrollo lento o tardío del cuerpo humano. Esto trae como consecuencia que no puedan desarrollar la técnica y las habilidades en su deporte y, para cuando toman una edad y condiciones óptimas para competir deportivamente, no estén preparados.

Cuba fue una golondrina que ha olvidado el verano.