Chris Paul, pieza clave del éxito de los Rockets
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Chris Paul, pieza clave del éxito de los Rockets

COMPARTIR

···

Chris Paul, pieza clave del éxito de los Rockets

Chris Paul superó la muerte de su abuelo para convertirse en una estrella de la NBA.

Esta temporada llegó a Houston, en donde ha sido clave y busca levantar su primer título.

Alain Arenas
12/04/2018
Placeholder block

El reporte del 15 de noviembre de 2002 de la policía de Winston-Salem -una localidad ubicada al suroeste de Carolina del Norte- relata que Christopher Bryant, Dorrell Brayboy, Jermal Tolliver, Nathaniel Cauthen y Rayshawn Banner observaron desde un parque que Nathaniel Jones –un propietario de una tienda de abarrotes- bajaba de su camioneta con bolsas de supermercado para entrar a su casa. Los cinco muchachos, de 14 y 15 años en aquel entonces, se acercaron y lo empujaron al piso. Le ataron las manos, le pusieron cinta adhesiva en la boca y lo llevaron adentro de su garaje. Ahí lo golpearon con tubos de metal hasta que lo mataron.

Los agresores –relata el reporte- solo se llevaron su cartera. Jones era el abuelo de Chris Paul, el actual movedor de balón de los Rockets de Houston.

Un día antes del homicidio, la ahora estrella de la NBA cerró un acuerdo para jugar con la Universidad de Wake Forest. Jones le dijo que estaba orgulloso de él. Paul –en una entrevista concedida a ESPN en 2011- mencionó que su abuelo era un consejero y que lo consideraba su mejor amigo, una parte vital en su vida.

Paul decidió hacerle un homenaje. En su último partido con la secundaria de Winston-Salem anotó un punto por cada año de vida de su abuelo. Cuando encestó el 61 pidió su cambio, buscó en las gradas a su padre, lo abrazó y se soltó a llorar.

El jugador se recuperó del momento difícil y tuvo una carrera brillante en la universidad. Promedió 15 puntos por partido y 6.3 asistencias. Su desempeño fue suficiente para que fuera seleccionado en la cuarta ronda global del Draft de la NBA del 2005 por los Hornets de Nueva Orleans, en los que jugó por seis temporadas, formó parte del equipo ideal de novatos en la campaña 2005-06 y fue llamado tres veces al Juego de Estrellas. Sin embargo, nunca pudo ganar el campeonato.

Paul buscó un equipo en el que tuviera aspiraciones de levantar el título. Fue entonces que firmó, en la campaña 2010-11, con los Clippers de Los Ángeles en dónde coincidió con el centro DeAndre Jordan y el guardia Blake Griffin. Nunca tuvo una buena relación con ellos. A Jordan –según el portal SB Nation- quería que la directiva del equipo lo transfiriera debido a que no era lo suficientemente competitivo. Mientras que con Griffin tenía peleas constantes durante los juegos. Las disputas de los tres impidieron que la quinteta angelina ganara el trofeo Larry O’Brien.

Para esta campaña se convirtió en agente libre. Fichó con los Rockets de Houston, que buscaban apuntalar al equipo para llegar a sus primeras Finales de la NBA desde la temporada 1994-95. Pero se encontró con un nuevo problema: la posición en la que él juega es en la que también se desempeña James Harden, la estrella de la quinteta texana.

Philep Clarke –reportero que cubre al equipo para el portal Deporte Total USA- sostiene que la idea original de Mike D’Antoni –el entrenador de los Rockets- era que ambos fueran titulares. Pero se dio cuenta que el equipo no funcionaba con los dos en la duela. Decidió que Harden fuera el titular y que Paul fuera su suplente.

La estrategia funcionó. Los Rockets cuentan con el mejor récord de la NBA en la temporada regular. Registran 64 victorias y 16 derrotas y amarraron el primer lugar de la Conferencia Oeste, siete victorias por arriba de los campeones Warriors de Golden State.

La decisión de D’Antoni provocó que Paul registre una de las peores temporadas de su carrera: tiene 18.6 puntos por encuentro (la tercera cifra más baja en la NBA), 7.9 asistencias y 1.7 robos (la segunda más baja). Pero –según Clarke- mejoró el rendimiento del resto del equipo.

Harden, por ejemplo, registra su mejor promedio de puntos por juego de su carrera (30.6) y el segundo mejor de asistencias (8.4); Eric Gordon –guardia de poder suplente- tiene su tercer mejor registro en puntos desde que se convirtió en profesional (18.2) y Clint Capela –el centro titular- cuenta con sus mejores números esta temporada en cuanto puntos (13.9) y rebotes (10.8) se refiere.

“Paul está comprometido con los Rockets. Lo primero que hizo fue comprar una casa y buscarle una buena escuela a sus hijos, porque se quiere quedar en la ciudad un buen tiempo. Sabe que Houston cuenta con buenas posibilidades de levantar el campeonato y que no puede desaprovechar su oportunidad, aunque su desempeño individual se vea afectado. Es un precio que está a dispuesto a pagar”, opina Clarke.