Así ganó el Liverpool su última Champions League
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Así ganó el Liverpool su última Champions League

COMPARTIR

···

Así ganó el Liverpool su última Champions League

Hace 13 años el Liverpool ganó su última Liga de Campeones ante un brillante Milán en penales después de ir 0-3 abajo en Estambul. La resistencia fue su baluarte.

Al medio tiempo de aquella final, la plática técnica tuvo que ver con el aliento; el Liverpool regresó al césped con la urgencia de solventar la temporada.

Alain Arenas
25/05/2018
Liverpool

Todo comenzó el 8 de diciembre de 2004.

Ese día, el Liverpool perdía por uno ante el Olympiakos al medio tiempo, en el último partido de la fase de grupos de la Champions. Para avanzar necesitaba ganar por dos goles de diferencia. Pako Ayestarán (Guipúzcoa, España, 1963), auxiliar técnico de Rafa Benítez, entrenador del plantel, recuerda que el segundo tiempo marcó al equipo para el resto de la temporada.

Al minuto 80 ganaban 2-1. Les hacía falta un tanto para prosperar. Entonces apareció Steven Gerrard. Sacó un disparo de pierna derecha a cuatro minutos del final. Le pegó con el empeine, el balón se elevó y no tocó a ningún defensa. Gol. “La victoria nos dio esa magia que nos acompañó hasta la final ante el Milán”, cuenta Ayestarán.

Aquella fue la última vez que el Liverpool se coronó en Europa. Perdía 0-3 al descanso en Estambul. En el complemento empató y ganó en penales. Gerrad también fue clave en aquel partido.

¿Cuál fue el discurso en el medio tiempo?

 No fue como el de Mel Gibson en Corazón Valiente. Apelamos al orgullo, a no defraudar a nuestros aficionados que nos habían acompañado hasta Turquía. Pero eso no iba a ser suficiente para revertir el resultado contra uno de los mejores equipos que haya tenido el Milán. Teníamos que corregir para limitar sus opciones ofensivas y controlar el partido.

¿Cómo lo hicieron?

En el mediocampo entró Dietmar Hamann, para que estuviera al lado de Xabi Alonso. Esto hizo que Kaká no tuviera espacios y posteriormente adelantamos a Steven Gerrard. Eso generó más situaciones cercanas al área. El mismo Gerrard marcó el primero, que fue fundamental para nosotros. Y en menos de seis minutos hicimos los otros dos. Resistimos sus embates y en los penales nos coronamos.

¿Qué cualidad los levantó?

La resistencia, aquel cuadro nunca se dio por vencido. Sabíamos que la Champions era nuestra única oportunidad, porque que en la Liga no teníamos un buen rendimiento (terminaron en el quinto puesto). La fortaleza en las transiciones ofensivas y un trabajo defensivo férreo fueron claves. Además contábamos con dos factores extra: Gerrard, un jugador diferencial en aquel momento, y Anfield, en donde era mágico jugar en las noches europeas.

Desde 2010 el equipo tiene una baja de nivel. ¿Por qué?

Se generó inestabilidad en el club a partir de su venta a los inversores americanos (a Fenway Group, en 2010, por 403 millones de euros). Algunos cambios no se gestionaron adecuadamente. Pero conforme pasaron los años la compra significó un nuevo comienzo en el que se empezaron a establecer nuevos procedimientos que requirieron de un tiempo para dar frutos. Finalmente el equipo está con opciones de volver a disputar títulos.

¿Qué virtudes y defectos tiene el 4-3-3 de Jürgen Klopp?

Su cualidad principal es la transición ofensiva. Es rápida, inigualable. El 4-3-3 cambió desde la venta de Coutinho. Ahora no cuenta con un juego que se base en el mediocampo, y es más rápido en ataque. Depende de lo que puedan hacer Salah, Mané y Firmino, sus delanteros. Su principal defecto es la vulnerabilidad defensiva. Cuando atacan sus transiciones rápidas provocan que el equipo se alargue y que los tres mediocampistas sean la única ayuda para la defensa.

¿Cómo puede hacerle daño el Liverpool al Madrid?

Para el Real Madrid será clave que no pierdan el balón cuando sus laterales están incorporados al ataque. Es probable que suceda, porque en muchas ocasiones manda a los dos a campo rival. Si el Liverpool logra ponerse mano a mano con sus delanteros ante la defensa podrá dar muchos problemas. El Madrid, por su parte, basa su juego en lo que puedan hacer Modric, Kroos e Isco, quienes juegan detrás de los delanteros y crean las opciones de peligro. Si el juego cae en esa dinámica será muy complicado que el Liverpool tenga opciones de ganar, porque no tienen armas para equilibrar en el mediocampo.