Arturo Vidal: Tenacidad a toda prueba
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Arturo Vidal: Tenacidad a toda prueba

COMPARTIR

···

Arturo Vidal: Tenacidad a toda prueba

Arturo Vidal pasó de ser defensa central a mediocampista, lo cual lo llevó a la Primera División chilena a los 17 años y convertirse en un crack internacional.

Alain Arenas
03/04/2018
Actualización 03/04/2018 - 11:52
Arturo Vidal

Claudio Borghi –ex entrenador de Colo-Colo y de la Selección chilena– recuerda que las carencias económicas de la familia de Arturo Vidal eran extremas. Sostiene que la casa que habitaba estaba prácticamente en obra negra y que hacía más frío adentro que fuera de esta.

Jacqueline Pardo –su madre– era una trabajadora doméstica que se encargaba de sostener al ahora jugador del Bayern Múnich y a sus otros cuatro hijos porque Erasmo Vidal –su esposo– los abandonó cuando Arturo tenía 7 años. La familia vivía en San Joaquín, una colonia pobre ubicada al sureste de la capital Santiago.

El muchacho se las arreglaba para ayudar económicamente a su madre. Trabajó en un hipódromo cercano en el que le daba de comer a los caballos, según Vidal. Su historia, biografía del futbolista escrita por Nicolás Olea. Cuando cumplió 12 años dejó el empleo y se inscribió en las divisiones inferiores de Colo-Colo. Fue ahí que conoció a Borghi, quien entonces dirigía el cuadro Sub-14 del club.

“Era alegre, delgado, rápido y se desempeñaba como defensa central”, cuenta Borghi a El Financiero. “Inmediatamente lo integré a la Sub-14 porque sobresalía por su buen nivel de juego. Conmigo ascendió al resto de las divisiones inferiores y en ese proceso se convirtió en mediocampista. Es algo que aún me sorprende. Generalmente los futbolistas retrasan su posición para tener un mejor desempeño, pero él no. Demostró que juega mejor más adelantado”.

Vidal debutó en la Primera División chilena en el torneo Clausura 2006, cuando tenía 19 años. Con el Colo-Colo permaneció dos años, durante los cuales ganó tres títulos de Liga y formó parte del plantel que perdió la final de la Copa Sudamericana 2006 ante el Pachuca. En el verano de 2007, Rudy Völler –campeón con Alemania en el Mundial de Italia 90 y entonces director deportivo del Bayer Leverkusen– visitó la capital chilena para observar a Vidal.

“Solo necesitó una hora para verlo y concluir que debía ficharlo”, recuerda Borghi con una carcajada. “Al otro día ya estaba la oferta de 10 millones de dólares sobre el escritorio del presidente de Colo-Colo”.

El cuadro alemán completó la transferencia por ese monto y Vidal jugó las siguientes cuatro temporadas con el Leverkusen. Para el verano de 2011 fichó con la Juventus, con en el que levantó cuatro títulos de Liga, dos de Supercopa de Italia y uno de Coppa. Borghi cree que al jugar con Andrea Pirlo en el mediocampo de la Vecchia Signora provocó que se convirtiera en un asistidor consistente y que perfeccionara su capacidad goleadora.

El mediocampista vivió un momento difícil en el verano de 2015 cuando disputaba la Copa América con su Selección. En la madrugada del 18 de junio estrelló su Ferrari en una avenida de Santiago, luego de que se emborrachó horas antes en un casino cercano. Aquel representó el segundo incidente bajo la influencia del alcohol, luego de que en 2011 llegó –junto con otros cuatro jugadores– en estado de ebriedad a una concentración del representativo.

Borghi –quien era el entrenador de La Roja en 2011 y que entonces lo apartó del representativo– se limita a decir que es una enfermedad que afecta a Vidal como a otros cientos de jóvenes chilenos.

En 2015, el futbolista libró una sanción del representativo chileno en la Copa América –entonces bajo las órdenes de Jorge Sampaoli– y posteriormente pudo fichar con el Bayern Munich en julio de 2015. Con el cuadro bávaro –que hoy enfrenta el partido de ida de los cuartos de final de la Champions League ante el Sevilla– ha participado las últimas tres temporadas y se convirtió en el motor del mediocampo. En la presente campaña del certamen europeo registra el 87 por ciento de pases completos, que lo coloca como el tercer mejor del club.

Borghi considera que el buen nivel que presenta Vidal esta campaña se debe a que Jupp Heynckes se encuentra en el banquillo del cuadro alemán, ya que ambos coincidieron en el Bayer Leverkusen.

“Jupp fungió como un padre para Vidal. Cuando estaban en el Bayer, Arturo estuvo cerca de abandonar el club luego de que sufrió una amonestación y a los pocos minutos lo sustituyó en un partido de Bundesliga en 2009. Sin embargo, Heynckes lo calmó y lo convenció de que se quedara. El chileno lo respeta porque es un ganador, un ejemplo a seguir y porque funge como un consejero. Por lo anterior, no es raro que haya recuperado su mejor nivel”, opina Javier Cáceres, periodista del diario alemán Süddeutsche Zeitung.