Ahora sí, comienza el Mundial
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ahora sí, comienza el Mundial

COMPARTIR

···

Ahora sí, comienza el Mundial

La gaviota no hizo verano. Bélgica estuvo más dispuesta al romance que Inglaterra, siempre calculadora, siempre pendiente en los balances.

Mauricio Mejía
28/06/2018
Actualización 28/06/2018 - 17:37
Inglaterra
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
logo COPA MUNDIAL
RUSIA 2018

El pacto de no agresión duró 50 minutos de tedio. Tan aburrido fue el primer tiempo que las tarjetas amarillas fueron las únicas atracciones debido al criterio de desempate, que echó a Senegal del certamen. Bélgica e Inglaterra, empatadas en casi todo, volvieron el juego del día en un fastidio. Tejieron y destejieron la prudencia y con la precaución, un derecho y un revés, un derecho y un revés. El futbol se tomó el descanso por adelantado en Kaliningrado.

Los cuadros con más jugadores de la Liga Premier parecieron enviados de otra zona del mapa de la pelota. Precavidos, los suplentes de ambos planteles saltaron a no causar daño, traicionando la más básica competitividad. Pases largos, sin sentido; atrás, ultraconservadores y laterales, proteccionistas. El doble cero fue repudiado por la tribuna necesitada del desfogue: el gol. Medio tiempo de sueño; indigno cierre para para una primera fase de altercados, sorpresas y descalabros.

El mundial de las mentiras no dijo la verdad tampoco en el final. No fue, en absoluto, el partido esperado. Las bajas de los arietes titulares en ambos lados del campo fue descaradamente notoria: los ingleses pensaban ya en Japón y los belgas en Colombia; parecía que no tenían, ninguno, empacho por los rivales de octavos. Hasta Kant, nativo de Koninsberg, hoy Kaliningrado, hubiera preferido salir a dar una caminata por los bosques aledaños.

En el minuto 51 se interrumpió el bostezo con un golazo, eso sí, de Januzaj dio la ventaja a los Diablos Rojos. Entonces se despabiló el encuentro. Aunque no mucho, la verdad. La gaviota no hizo verano. Bélgica estuvo más dispuesta al romance que Inglaterra, siempre calculadora, siempre pendiente en los balances. Se esperaba más, mucho más de este cuadro ingles que había dado muestras de generosidad en la primera fase que esta noche ha llegado a su final.

Ahora sí, comienza el Mundial…