Números y letras... Libres se unen en este espacio
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Números y letras... Libres se unen en este espacio

COMPARTIR

···

Números y letras... Libres se unen en este espacio

Enrique Krauze, director de la revista 'Letras Libres, cuenta en entrevista con 'El Financiero' cómo será la alianza entre ambas publicaciones.

Mauricio Mejía
31/05/2018
Actualización 31/05/2018 - 9:55

Jueves, 17 de mayo de 2018. Número 9 de Chilaque, San Diego Churubusco, Coyoacán. Una de la tarde. Sala de juntas de Letras Libres. Afuera, un calor bochornoso. Lloverá por la tarde, anuncian. De la oficina de Enrique Krauze preguntan si todo está listo. Listo, se le responde. El director de Letras Libres llega en breve. Luce camisa de lino azul y pantalón gris. Cómodos los zapatos. “Ustedes dicen”, avisa. Pide un poco de agua de limón. Las cámaras de El Financiero-Bloomberg se encienden. Comienza el conteo, tres, dos, uno... ¡Quiu!

¿Está feliz?

Estoy muy contento. Es una buena alianza. El Financiero se ha consolidado como un excelente diario en México en más de un aspecto. Siempre me ha gustado. Es un periódico que, en sus diversas épocas, ha brindado una atención muy particular a la cultura. De lo que ahora se trata es que Letras Libres llegue a los lectores de El Financiero, quienes conforman un público alerta de las temáticas sociales, económicas, políticas y culturales.

El Financiero es un periódico que, en sus diversas épocas, ha brindado una atención muy particular a la cultura; siempre me ha gustado

Para El Financiero es un placer que la corriente liberal de Letras Libres —revista heredera de Vuelta y Plural, publicaciones lideradas por Octavio Paz— pueda llegar a sus muchos lectores...

Siempre he dicho que Vuelta y Plural son las revistas de Paz y son inalcanzables. Considero que este lugar que usted generosamente nos atribuye es aún un lugar por conquistar en el futuro. Hemos conseguido, sin embargo, materializar un esfuerzo que lleva ya más de 20 años.

Su esfuerzo ha sido importantísimo para la difusión de las revistas. ¿Qué significa que Letras Libres —que el próximo año cumple 20— haga equipo con un periódico de números? ¿Cuál es el significado de esta alianza de letras y números?

 Toda mi vida he creído en la empresa cultural. Pero sobre todo en la empresa cultural independiente. Hace años, juntar esas dos palabras —cultura e independencia— no era común en México, pues era el Estado el que promovía la cultura desde tiempos de José Vasconcelos. Y lo hizo por buenas razones. Sin embargo, el país, con el paso del tiempo, se volvió mucho más complejo, rico y plural. Era evidente que la semilla que plantó Daniel Cosío Villegas con sus empresas culturales había que seguirla, pero también renovarla. Y eso fue el objetivo de Octavio Paz con Vuelta y con Plural: revistas culturales, sí, pero también pequeñas empresas culturales. Eso es lo que he tratado de hacer con Clío y con Letras Libres. En enero de 2019 cumpliremos 20 años. También tenemos una edición española de la revista y contamos con un sitio web. No obstante, creo en el papel. Acabaré mi vida leyendo en papel. El Financiero es un sitio, pero también es papel. Y el hecho de que Letras Libres se encarte con El Financiero es un hecho que espero con ansias.

Placeholder block

 ¿Qué trascendencia tendrá esta alianza en la industria editorial?

Para nosotros es sumamente importante. Y lo digo con emoción y humildad. No es fácil llegar en papel al lector que deseamos. La alianza será una gran bocanada de aire para los suscriptores, consentidos nuestros. Difundiremos mucha mayor vitalidad de la que ya tenemos a nivel de pensamiento, cultura y crítica. La alianza es maravillosa: posee muchas vocaciones. Un año después de nuestra convergencia editorial, espero que El Financiero esté contento. Que sienta de verdad que, además de la excelente sección cultural con la que cuenta, tenga este plus, esta lectura que durará todo un mes. En otras palabras: que además de leer cultura día tras día, se sientan seguros de contar con una lectura más longeva.

Esta sección publicará materiales de Letras Libres durante el mes...

Claro, habrá mucho contenido. Publicaremos materiales publicados y no publicados. Pero que no se han publicado por falta de espacio, no de calidad. Tendremos materiales que El Financiero podrá utilizar. Cito, por ejemplo, los textos del historiador británico y experto en Medio Oriente, Bernard Lewis, recién fallecido el 19 de mayo pasado. O textos sobre Philip Roth. También tendremos el acervo de Vuelta.

La alianza llega en un año histórico, un año en el que, más que nunca, se necesita del debate de las ideas y la libertad de expresión...

Claro, ¿se está refiriendo al Mundial de Futbol, verdad? Un año importantísimo en el que la Selección pasará por encima de Alemania, de Suecia y de Corea del Sur. Se enfilará, sin duda, a los cuartos de final. Pero de lo que no estoy seguro es de si ganará en semifinales. ¡Ah!, claro, ahora lo recuerdo: las elecciones... Pero también hay otros acontecimientos: el 50 aniversario del icónico 68.

Necesitaremos creer y querer mucho a la libertad en los años venideros, cualquiera que sea el escenario en este año

Pero ya hablando con mayor seriedad, en 2018 está la apertura de un México que, cualquiera que sea el resultado electoral, será nuevo. En esta nueva realidad en la que estamos a punto de insertarnos, debemos defender, como nunca, las ideas de la libertad y la democracia: dos palabras que, en este momento, nos unen como grupos editoriales.

La libertad de expresión es fundamental, porque estoy absolutamente seguro de que habrá escenarios en los que estará acotada. Letras Libres tendrá entonces que hacer valer el sentido profundo de su nombre, defendiendo la cultura en todas sus manifestaciones y convirtiéndose en vehículo de la libre expresión, la creación y la crítica.

Placeholder block

¿La libertad pasará por un mal momento después de 2018?

Puede llegar a ocurrir. Y en cierta forma pienso que ya está ocurriendo. Que la libertad de expresión se acote por cualquier motivo, ya sea por obra de la censura explícita o, aún más peligroso, por la autocesura.

Esa autocensura que ataca al periodista, al intelectual, al investigador. Y no sólo debido a la presión del poder, sino a la presión de las redes sociales, que ejercen una especie de Comité de Salud Pública minuto a minuto. Necesitaremos creer y querer mucho a la libertad en los años venideros, cualquiera que sea el escenario.