Cuadro de Modigliani es vendido en más de 150 mdd
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Cuadro de Modigliani es vendido en más de 150 mdd

COMPARTIR

···

Cuadro de Modigliani es vendido en más de 150 mdd

El 'Nu couché (sur le côté gauche)' del pintor italiano encabezó la venta de Sotheby's y representó la mitad de los 318 millones de dólares obtenidos la tarde de este lunes.

Bloomberg Por Katya Kazakina
15/05/2018
Actualización 15/05/2018 - 18:10
Este lunes Sotheby's subastó un cuadro de Amadeo Modigliani.
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Un desnudo de Amedeo Modigliani se vendió en 157.2 millones de dólares en Sotheby’s este lunes, el resultado más alto en subasta en los 274 años de historia de la casa de subastas, en lo que fue por lo demás una venta tibia.

El Nu couché (sur le côté gauche) encabezó la venta de arte impresionista y moderno en Nueva York y representó la mitad de los 3183 millones de dólares obtenidos esa tarde. De los 45 lotes ofertados, 13 no encontraron comprador, incluidas obras de Pablo Picasso, Henry Moore y Marc Chagall.

El vendedor del Modigliani, el multimillonario irlandés dueño de caballos purasangre John Magnier, lo había comprado a 26.9 millones de dólares en 2003 en una subasta de Christie’s, es decir, con un aumento de casi seis veces en 15 años.

Al igual que algunos de los lotes más importantes de la venta de la sucesión Rockefeller de la semana pasada en Christie’s, el resultado oculta un panorama más complejo. Sotheby’s presentó la obra en Hong Kong el mes pasado, dirigiéndose a los clientes asiáticos que han venido comprando en forma activa arte impresionista y moderno en las últimas temporadas.

Con una estimación superior a los 150 millones de dólares, se esperaba batir el récord en subasta de Modigliani de 170.4 millones de dólares también por un desnudo, de 2015. El comprador de aquella pintura fue el Museo Long de Shanghái, fundado por el multimillonario Liu Yiqian.

En definitiva, sólo se presentó un postor: un cliente que había acordado antes de la subasta hacer una oferta irrevocable que garantizaría la venta de la obra. Cuando comenzó la puja en 125 millones de dólares, la sala y los teléfonos mantuvieron un silencio obstinado, pese a que el rematador apeló repetidas veces a la presidenta de Sotheby’s Asia, Patti Wong, para ver si ofertaba en nombre de algún cliente. Wong sólo sacudía la cabeza: negativo.