Esta carne 'vegana' para perros podría llegar a tu mesa
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Esta carne 'vegana' para perros podría llegar a tu mesa

COMPARTIR

···

Esta carne 'vegana' para perros podría llegar a tu mesa

Una startup busca transformar la industria de alimentos para mascotas con croquetas veganas directamente del laboratorio.

El consumo de estos alimentos libera hasta 64 millones de toneladas de gases de efecto invernadero cada año, por lo que las empresas buscan alternativas con agricultura celular.

Bloomberg | Larissa Zimberoff
08/04/2018
perro
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En un panorama de la obsesión por la comida en Estados Unidos, la ruta más rápida para una nueva idea es buscar algo que ya se esté haciendo y luego hacerlo vegano.

Wild Earth, una startup con sede en Berkeley, California, está alimentando a los animales con proteínas creadas en laboratorio. Es decir, carne falsa para Fido.

El 68 por ciento de los estadounidenses tienen 'amigos' de cuatro patas, o sea 184 millones de perros y gatos para ser precisos. Para alimentar a esta masa de compañeros que meten la cola, gastamos casi 30 mil millones de dólares al año.

La comida para mascotas, en especial productos de carne para animales, representa hasta el 30 por ciento de todo el consumo de carne en los Estados Unidos.

De acuerdo con el primer estudio en su tipo, el profesor Gregory Okin de UCLA escribe que si las mascotas estadounidenses establecieran una nación soberana, ocuparía el quinto lugar en el consumo global de carne. Esta nación de perritos y gatitos consume aproximadamente el 19 por ciento de tantas calorías como los humanos, pero debido a que sus dietas son más altas en proteínas, su ingesta calórica total derivada de los animales equivale a alrededor del 33 por ciento de la de los humanos.

Si está alimentando a su perro grande de la misma manera que a usted, su perro está comiendo más carne que usted", dijo el Dr. Cailin Heinze, miembro de la facultad de Tufts y nutricionista veterinario certificado por la junta.

El consumo de alimentos por perros y gatos es responsable de liberar hasta 64 millones de toneladas de gases de efecto invernadero cada año.

El desarrollo de carne falsa para mascotas puede ayudar a eso, así como el uso de agua y tierra necesarios para criar todo ese ganado. Al hacerlo, la industria podría allanar el camino hacia la sustitución de toda la carne real en su refrigerador, también.A medida que la población humana mundial se acerca a los 8 mil millones, dijo Ron Shigeta, uno de los fundadores de Wild Earth, "la oportunidad aquí es crear algo que sea seguro y sostenible".

Primero, están comenzando con tus mascotas. Con 4 millones de dólares en capital inicial, Wild Earth espera ser la primera marca de alimentos para mascotas basada en la agricultura celular.

En 2013, Shigeta y su cofundador Ryan Bethencourt fundaron Berkeley Biolabs, seguido por el acelerador de biología sintética Indie Bio-a Bay Area, antes de introducirse en los alimentos para mascotas, que, al igual que los productos para consumo humano, se han inclinado cada vez más hacia un mayor valor nutricional.

El producto inicial que Wild Earth planea vender desde su sitio web directo al consumidor es un regalo para perros basado en koji - un tipo de hongo usado en China y Japón-. Esa es una opción lucrativa, al parecer, ya que la Asociación Estadounidense de Productos para Mascotas dijo que a los perros se les dan más golosinas que a cualquier otra especie de mascota.

La firma de investigación de mercado Kerry informa que el 34 por ciento del desarrollo de nuevos productos para alimentos para mascotas el año pasado fue una delicia.

Bethencourt compara la producción de proteína "limpia" de su empresa con la del sake, imagina gigantes tanques de fermentación, hasta el uso del mismo ingrediente para alimentar su crecimiento de proteínas.

Koji, un hongo, es la versión japonesa de la levadura de panadería. Crece rápidamente dentro de los tanques, junto con el azúcar y los nutrientes, a la temperatura adecuada. El resultado es una proteína de origen vegetal que se asemeja mucho a los huevos o la carne de origen animal. Debido a que el koji es ampliamente consumido por los humanos, ya tiene una designación GRAS (generalmente reconocida como segura). La cadena de suministro de Wild Earth es simple, usa solo un puñado de ingredientes y es fácilmente rastreable.

"Ahora que los millennials han tomado oficialmente las riendas como el principal grupo demográfico de los dueños de mascotas, pueden desarrollar aún más la tendencia de la humanización de las mascotas", escribe Bob Vetere, el presidente de APPA, en su encuesta anual sobre mascotas. Mucho de eso tiene que ver con el medio ambiente y un mayor énfasis en la nutrición, pero eso no es todo.

En lo que va del año, ha habido retiros debido a contaminación con Listeria, Salmonella y pentobarbital. El J.M. Smucker Co., que fabrica Gravy Train y Kibbles 'N Bits, así como un alimento de etiqueta privada para Wal-Mart, tuvieron que retirar voluntariamente su alimento para perros cuando se encontraron rastros de pentobarbital. El uso de carne falsa puede obviar los riesgos asociados con las cadenas de suministro que dependen de los restos de carne.

El espacio de comida para mascotas en estos días está al rojo vivo. General Mills estaba tan ansiosa por entrar en el negocio que pagó 8 mil millones de dólares para adquirir Blue Buffalo en febrero. Mientras tanto, Mars Petcare US lanzó recientemente el Companion Fund, un fondo de inversión de 100 millones de dólares para invertir en la industria de las mascotas.

Pero para los alimentos de vanguardia para mascotas nacidos en un laboratorio, los obstáculos le esperan. Hasta la fecha, ninguna compañía de carne celular (Memphis Meat, Just, Finless Foods, entre otros) ha encontrado una manera de crear carne desde cero de una manera escalable y asequible.

El 31 por ciento de los dueños de perros y gatos ya se quejan del costo de los alimentos para mascotas, dijo la APPA. También está el factor "ick" (enfermedad) de la carne hecha en los laboratorios, incluso cuando estamos hablando de nuestras mascotas, y mucho menos cuando eventualmente podríamos comerlas nosotros mismos.

Con los alimentos para mascotas que van desde los despojos a los insectos a los caimanes, ¿quién puede decir que los veganos no pueden unirse a la mezcla? Bethencourt y Shigeta sostienen que "la agricultura celular tiene el potencial único de reconstruir la cadena de suministro de la granja a la mesa". Marion Nestle, autora de varios libros sobre comida para mascotas, es escéptica: "La palabra clave es 'potencial'", dijo. dijo. "Veamos cómo funciona en la práctica".