¿Sientes que hablas mejor un idioma extranjero cuando tomas? Tienes razón
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Sientes que hablas mejor un idioma extranjero cuando tomas? Tienes razón

COMPARTIR

···

¿Sientes que hablas mejor un idioma extranjero cuando tomas? Tienes razón

Investigadores hicieron una prueba de conversación en un idioma extranjero con personas que estaban bajo la influencia del alcohol y este fue el resultado.

Redacción
12/08/2018
Un estudio revela que el alcohol en dosis baja ayuda a hablar fluido otro idioma.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Un estudio realizado por Journal of Psychopharmacology descubrió que el alcohol, con moderación, ayuda a hablar con más fluidez un nuevo idioma.

Investigadores británicos y holandeses realizaron un experimento con 50 hablantes nativos de alemán que estudiaban en la Universidad de Maastricht, que está cerca de la frontera con Alemania.

El resultado: las personas del estudio que ingirieron una baja dosis de alcohol hablaron con más fluidez que las que no y sin darse cuenta.

Los participantes estudiaban holandés y admitieron que bebían de vez en cuando.

A cada persona se le pidió que mantuviera una conversación informal en holandés de dos minutos con un entrevistador, pero antes de la plática, a la mitad se les dio agua simple, mientras que a la otra mitad se les dio una bebida alcohólica. La cantidad de alcohol varió en función del peso de la persona, peor en promedio fue medio litro de cerveza.

También se les pidió que se autocalifacaran dependiendo de la fluidez con la que sentían que habían hablado.

Todas las conversaciones fueron grabadas y calificadas por hablantes holandeses nativos que no sabían qué personas habían consumido alcohol.

Los nativos holandeses calificaron mejor a las personas que habían tomado una bebida alcohólica antes de la entrevista porque tenían una mejor fluidez, en específico una mejor pronunciación, que las que habían tomado agua. Las calificaciones de gramática, vocabulario y argumentación fueron similares en ambos casos.

"La dosis de alcohol analizada en el estudio fue baja y que niveles más altos de consumo podrían no tener estos efectos beneficiosos. Después de todo, beber demasiado puede tener exactamente el efecto opuesto a la fluidez e incluso puede llevar al habla arrastrada", aseguran los autores del estudio.

Los investigadores dicen que el hecho de que las personas analizadas supieran que estaban ingiriendo alcohol pudo haber sido un factor psicológico para mejorar el habla del idioma.

"Las investigaciones futuras sobre este tema deberían incluir una condición de placebo con alcohol, para desentrañar la impacto relativo de efectos farmacológicos vs. expectativa", afirman.