Estos carritos de golf son más caros que un Tesla o un Porsche
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Estos carritos de golf son más caros que un Tesla o un Porsche

COMPARTIR

···

Estos carritos de golf son más caros que un Tesla o un Porsche

Los llamados 'buggies' se sienten como podadoras de pasto y pueden costar más que un auto de lujo, aunque son ideales para suburbios donde los autos no pasan.

16/04/2018
Actualización 16/04/2018 - 20:51

Son pequeños, pero cargan desde herramientas hasta mascotas, así son los carros de golf que pueden ser más caros que los autos de lujo Tesla Model S y Porsche Boxster.

En las calles de Discovery Bay, un desarrollo residencial a unos 30 minutos en ferry desde el centro de Hong Kong, estos carros de golf son tanto el transporte de elección como un juego de inversión para los ricos. Los llamados buggies se pueden vender por más de 2 millones de dólares hongkoneses (255 mil dólares) en el exclusivo vecindario que es hogar de pilotos, banqueros y abogados.

Las unidades, que incluyen ventanas, aire acondicionado y un baúl, son más caras que el Tesla Modelo S que cuesta 1.03 millones de dólares hongkoneses y el Porsche, cuyo modelo 718 Boxster se ubica en 972 mil dólares hongkoneses.

Los carros de golf se pueden comprar por menos de 10 mil dólares en Estados Unidos, pero en Discovery Bay, los compradores están pagando esencialmente por las licencias que solo pueden tener los residentes y se pueden intercambiar libremente entre propietarios.

Esto, debido a que los automóviles privados no están permitidos en este vecindario, y el Departamento de Transporte ha limitado las licencias de los carros de golf a aproximadamente 500 personas, por lo que algunos compradores los ven como inversiones ya que pueden alquilarlos o revenderlos para ganar dinero.

"Tienes 2 millones de dólares (hongkoneses), mejor compra un carrito de golf en lugar de ponerlo en el banco", dijo Bill Chan, director de la agencia inmobiliaria Century 21 Newcourt Realty en Discovery Bay.

Los precios exorbitantes no son una rareza en Hong Kong. El capital financiero de Asia aparece regularmente en las listas de las ciudades más caras del mundo, y los precios de las propiedades son los más inasequibles.

Debido a las tasas de interés bajísimas y al alza en los precios de la vivienda, se sabe que los residentes de la ciudad invierten dinero en inversiones inusuales, incluidos estacionamientos de alto costo y medallones de taxis.

Los carros de golf atraen a los compradores, en parte, debido al costo punitivo de las inversiones inmobiliarias en Hong Kong: no hay mucho que puedas comprar en el mercado inmobiliario si tienes 2 millones de dólares hongkoneses.

Las casas en Discovery Bay se venden desde aproximadamente 8 millones de dólares hongkoneses a 80 millones, dijo Denis Ma, jefe de investigación de Hong Kong en la compañía de servicios inmobiliarios Jones Lang LaSalle Ltd.

Placeholder block

Con base en transacciones recientes, su empresa estima que los precios en los distritos central y occidental de Hong Kong parten de los 5 millones para apartamentos más pequeños en edificios más antiguos hasta mil millones para las casas que están en uno de los puntos más altos de la ciudad.

Los residentes de Discovery Bay generalmente son reacios a revelar sus desembolsos en carritos de golf. Una compradora, que salió de un supermercado para dejar sus compras en la parte trasera de su carrito de golf, y su esposo pagaron alrededor de 600 mil dólares moneda local por su vehículo hace más de una década.

Consideraron que el precio de estos carritos podría aumentar debido a que los de las propiedades se dispararon, y sucedió.

Aunque es como conducir una cortadora de césped, dijo la propietaria.

Placeholder block

El desarrollador del área, Hong Kong Resort Co., exploró varias opciones antes de decidir que los carros de golf serían lo mejor para una ciudad resort como Discovery Bay. En los últimos años, se introdujeron carritos de golf eléctricos y solo quienes tienen los permisos pueden llevar los buggies por las carreteras.

Katie Jepson, una de los propietarias de la empresa de bienes raíces Headland Homes, dijo que han aumentado las ventas de estos carros durante los últimos años, después de que el gobierno introdujo un impuesto a la propiedad destinado a enfriar al mercado inmobiliario.

"Si tienen un 2.5 millones de dólares (locales) extra, en lugar de comprar un apartamento pequeño, tienen que pagar impuestos, la gente ha estado comprando algunos carritos de golf", dijo Jepson. Los carros pueden obtener rentas mensuales de 8 mil a 10 mil”, estimó.

Eso significa que alquilar un carrito de golf puede costar más que un apartamento ultrapequeño, de menos de 200 pies cuadrados de tamaño y que se alquila entre 8 mil y 12 mil dólares por mes, según Jones Lang LaSalle.

Placeholder block

Aun así, existe el riesgo de invertir dinero en un vehículo construido principalmente para una ronda de golf. Los buggies están lejos de ser una necesidad, y no hay garantía de que sus precios se mantengan altos porque los residentes tienen alternativas como el ciclismo o los autobuses internos, dijo David Ji, jefe de investigación y consultoría para la firma de investigaciones inmobiliarias Knight Frank.

"La gente que intenta apostar a que esto sucederá para siempre me parece que está arriesgando", dijo Ji. "Al final del día, si especulas sobre una casa y el precio de la vivienda baja, todavía tienes una casa".

Placeholder block

Fabricados por compañías como Textron Inc, con sede en Estados Unidos y Yamaha Motor Co., de Japón, los carros de golf hasta ahora siguen siendo un elemento básico de la vida en Discovery Bay, que tiene una población de aproximadamente 20 mil habitantes, según el censo de 2016.

Pasan las canchas de tenis, los restaurantes junto a la playa y los bloques de apartamentos. En la hora pico, los grandes autobuses que van hacia el muelle a menudo se quedan atrapados detrás de uno y no pueden pasar. Los niños y los perros son pasajeros típicos, y los utilizan también para cargar herramientas.

Chan, el agente de bienes raíces, recuerda que los carros se vendieron por apenas 35 mil dólares en la década de 1980, cuando él comenzaba en Discovery Bay. En años más recientes, calcula, han tendido a venderse en el rango de 2.1 millones a 2.3 millones de dólares.

"Esto es Hong Kong", indicó el agente inmobiliario encogiéndose de hombros.

Placeholder block