Dale un impulso extra a tu ejercicio
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Dale un impulso extra a tu ejercicio

COMPARTIR

···

Dale un impulso extra a tu ejercicio

Para tener una mejor figura y salud física, la electroestimulación es un método que puede ayudar a cumplir este objetivo.

Fortalecimiento de los músculos y el incremento en la fuerza y resistencia son algunos de sus beneficios.

Lizbeth Hernández
07/02/2018
Actualización 08/02/2018 - 17:07
La electroestimulación, tratamiento que favorece la pérdida de grasa.

Entre los deseos recurrentes de cada año está tener un cuerpo más sano. Para ello se requiere tiempo, esfuerzo, decisión y fuerza de voluntad. Dieta y ejercicio son la fórmula ganadora para deshacerse de esos kilitos de más, pero hay aliados que prometen ayudarte a alcanzar sus metas más rápido, como la electroestimulación, tratamiento que favorece la pérdida de grasa, fortalece los músculos y es útil para potenciar el rendimiento y la condición física.

Para su ejecución se requiere del uso de un chaleco al que se conectan varios electrodos que sirven como conductores de corriente eléctrica. Estos se colocan en diversas partes del cuerpo y su función es la de emitir impulsos para generar una contracción muscular. En una sesión de 20 minutos se activan más de 300 músculos de todo el cuerpo. La particularidad de la máquina es estimular a profundidad las fibras musculares, por lo que existen diversos programas para conseguir el objetivo que desee: quema de grasa, mejorar tono y fuerza muscular y rehabilitación de lesiones.

“Cualquier objetivo físico se consigue más rápido que en un gimnasio convencional. Desde la segunda sesión se ve un cambio notorio que requiere sólo 20 minutos equivalentes a cuatro horas de ejercicio, sirve para quienes se ejercitan regularmente y para los sedentarios”, afirma Francisco Sakai, especialista con 25 años de experiencia como entrenador de fitness y cinco trabajando con electroestimulación en la cadena BodyOn.

Placeholder block

Para obtener mejores resultados se realiza un estudio previo de los hábitos alimenticios y de ejercicio de cada candidato. Se miden índices de grasa corporal y se traza una ruta especializada. Tomar agua, un plan nutricional adecuado y constancia ayuda a ver resultados. Debido al trabajo arduo que se realiza en cada sesión sólo se recomiendan un par a la semana, con un tiempo de reposo para el cuerpo de 72 horas.

Durante el tiempo de la clase, que son 20 minutos el entrenador no se despega, es el responsable del manejo del aparato, de los ejercicios a ejecutar y de la práctica adecuada. Esta terapia tiene más de 15 años a disposición de la población en general, aunque antes estaba reservada para los deportistas de élite, a quienes ayuda a alcanzar sus metas más rápidamente y a recuperarse, como lo relata el especialista en educación física, Josafat Barajas, entrenador de Fit23.

“Es un entrenamiento para todos, aquí vienen las bailarinas de la Compañía Nacional de Danza de Bellas Artes y boxeadores profesionales, también hay personas que tienen lesiones y les ayuda a fortalecer su cuerpo, es una buena inversión en cuestiones estéticas, pero más en beneficios a la salud”, afirma.

Su origen apunta a la fisioterapia. Con las contracciones dirigidas se evitan lesiones y se trabaja mejor el músculo, por lo que también es útil para adultos mayores y para personas en recuperación como quienes han padecido anorexia.

“Es recomendable como un aliado al ejercicio, pero no como un sustituto. Con la práctica regular de cualquier rutina se fortalecen todos los sistemas del cuerpo, desde el respiratorio hasta el óseo. Lo ideal es que las personas generen hábitos sanos y no dependan, o crean, que una máquina es la solución”, asegura la doctora María Cristiana Rodríguez, directora de Medicina del Deporte de la Dirección General de Deporte Universitario de la UNAM.