Aprende a vivir sin dolor
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Aprende a vivir sin dolor

COMPARTIR

···

Aprende a vivir sin dolor

La fibromialgia puede tardar mucho en ser diagnosticada, aunque cada vez se difunden más detalles sobre sus efectos.

Se calcula que entre tres y seis por ciento de la población mundial padece esta enfermedad.

Lizbeth Hernández
13/02/2018
Actualización 12/02/2018 - 21:39

La rigidez matutina es habitual. Se experimenta hormigueo en el cuerpo, migraña, fatiga crónica, visión borrosa y dolor. Siempre dolor. Es la constante en todo el cuerpo. ¿Lo ha experimentado?

Quienes han pasado por ello se enfrentan constantemente a diagnósticos erróneos, ya que habitualmente se confunde con hipocondría; no lo es. Es una afección a nivel músculo esquelético en la que se presenta dolor crónico generalizado y se llama fibromialgia, una enfermedad –reconocida como tal por la OMS en 1992– que repercute de tal manera en la vida de quienes la sufren que las puede incapacitar para hacer tareas tan necesarias como levantarse de la cama.

De acuerdo a cifras del año pasado de la National Fibromyalgia Association de Estados Unidos, se calcula que entre tres y seis por ciento de la población mundial la padece. En México las estadísticas son inciertas, pero Pilar Covarrubias, presidenta de la Fundación Mexicana para la Fibromialgia Blanca Montaño, señala que afecta a cuatro por ciento de los mexicanos.

Placeholder block

Ella la padece desde que era niña. Su abuela y su madre referían dolores similares y afirma que su hijo también la sufre. El factor hereditario es constante, pero no es, en sí, la única razón .

“Se ha detectado que personas que experimentan un estado de estrés continuo o un choque emocional severo pueden resultar afectadas”, comenta.

La realidad es que llegar a un diagnóstico adecuado se traduce en un viacrucis. Sus síntomas continuamente se confunden con otras enfermedades y pueden pasar años. Es por ello que Covarrubias inició la fundación con el objetivo de difundir información respecto a la enfermedad, orientar a quienes la padecen y aportar recursos para la investigación.

“En México estamos en pañales respecto al tema, la comunidad médica aún se muestra reacia a diagnosticarla, por eso desde mi posición como afectada escribí un libro en el que acerco mi experiencia incluso en tratamientos alternativos”, comparte.

El texto de 625 páginas tendrá una versión en inglés y el e-book estará disponible en ambos idiomas para iOS y Android, disponible a partir del 15 de marzo. Sobre el contenido, Covarrubias platica que es un esfuerzo para llegar a más personas y mostrar que es posible vivir sin dolor y que con la modificación de algunos hábitos se puede alcanzar una mejor calidad de vida.

“El tratamiento y diagnóstico médico es imprescindible, pero hay ayudas que encontré en terapias alternativas que comparto como el ozono y las cámaras hiperbáricas. Cambiar de alimentación y tener una higiene del sueño adecuada, también traen resultados positivos”, puntualiza.