Brasil
BRASIL

Por cielo, mar y tierra, los latinos llenan los estadios de Brasil

Con estadios accesibles para llegar por carretera y vuelos de corta distancia, nunca ha habido tantos latinoamericanos en un Mundial, de acuerdo con Fernando Sobral, vice presidente de la Federación Uruguaya de Futbol.
Bloomberg
23 junio 2014 18:45 Última actualización 23 junio 2014 19:10
A horas de que comience el partido entre México y Brasil, las playeras del Tri, las máscaras de luchador y la alegría mexicana ya se pueden apreciar en las inmediaciones de la Arena Castelao. (Reuters)

Nos sentimos como en casa, aseguran los aficionados. (Reuters)

Viajando en todo, desde camionetas maltrechas hasta cruceros de lujo, los fanáticos del futbol de América Latina han convergido en un Mundial como nunca antes. Están animando a sus equipos en el proceso.

En el primer torneo de la región desde 1986, Argentina, Colombia, Chile y Costa Rica ya avanzaron desde la fase de grupos a expensas de la talla de la defensa del campeón del mundo España y el exganador Inglaterra. Este lunes, Brasil y México se unieron a ellos en la ronda de los 16.

Los aficionados están contribuyendo con unos mil 800 millones de dólares los gastos de los turistas relacionados con la Copa del Mundo, de acuerdo con el gobierno de Brasil, y su ruidoso apoyo también está avivando el rendimiento de sus equipos nacionales, de acuerdo con el centrocampista de Colombia, Juan Quintero. Argentina, Colombia y Chile tenían hasta 30 mil espectadores en sus partidos.

"Nos sentimos como si estuviéramos en casa", dijo Quintero. "Nos da un impulso".

Para los latinoamericanos, la Copa Mundial de Brasil es un viaje más fácil que de costumbre. Las dos últimas ediciones fueron en Alemania y Sudáfrica, y las próximas están programadas para Rusia y Qatar. Con estadios accesibles por carretera y vuelos de corta distancia, nunca ha habido tantos latinoamericanos en un Mundial, según Fernando Sobral, vice presidente de la federación de futbol uruguayo. Hay alrededor de 15 mil uruguayos en Brasil, diez veces más que en el concurso de 1986 en México, dijo. "No es mas sólo para las élites", dijo Sobral.

Crucero

Cerca de 3 mil mexicanos atracaron en la ciudad puerto de Fortaleza en un crucero de lujo para un partido contra Brasil, con otros 2 mil que llegaban en vuelos charter. Grupos colombianos viajaron a través de la frontera y de la selva amazónica en barcos, de acuerdo con funcionarios de turismo en Manaos. En tanto, Argentinos, chilenos y uruguayos hicieron viajes por carretera a Brasil con una duración de unos seis días.

La pensionista Graciela Carranza y su esposo Carlos Stival, un ingeniero civil, cubrieron 2 mil 896 kilómetros a través de una casa rodante de Córdoba, Argentina, a Belo Horizonte con tres amigos para un partido del 21 de junio contra Irán. "Esto es como un departamento de un dormitorio, lo tenemos todo aquí", dijo Carranza, de 64 años, fuera del vehículo. "Fue hermoso encontrar tantos argentinos. Es y será una experiencia inolvidable".

José Mauricio, un instructor de empresa y orador público, viajó de Medellín a Brasilia para ver a Colombia vencer frente a Costa de Marfil y avanzar a la ronda de los 16 por primera vez desde 1990. "El futbol es una fiesta", dijo Mauricio, de 44 años.

Chilenos detenidos


Brasil dijo que espera 500 mil visitantes extranjeros, que vienen para los partidos y gastan un promedio de alrededor de 2 mil 500 dólares cada uno en todo, desde la gasolina hasta los hoteles y las comidas.

El Ministerio de Turismo del país habría subestimado la afluencia de los latinoamericanos. Muchos han viajado sin billete: la policía detuvo a 85 chilenos por tratar de irrumpir en el estadio colmado del Maracaná de Río de Janeiro.

El ministerio dijo que está tratando de seducir a los visitantes de primera vez, como el fan colombiano Mauricio, para que regresen a Brasil.

Mauricio dijo que podría traer a su familia para los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro.

Todas las notas BRASIL