Brasil
DEPORTES

Messi no puede con el '10' que le dejó Maradona

Parece que Lionel Messi sólo brilla con el Barcelona y no con su selección, a la cual le ha costado mucho trabajo avanzar en la fase de grupos de la Copa del Mundo. ¿Podrá "La Pulga" demostrar que es uno de los mejores del mundo?
Ma. del Refugio Melchor
24 junio 2014 21:26 Última actualización 25 junio 2014 7:8
Lionel Messi no ha rendido igual con la selección argentina que con el Barcelona (EFE)

Lionel Messi no ha rendido igual con la selección argentina que con el Barcelona (EFE)

En el momento que Diego Armando Maradona decidió nombrarlo como su heredero natural en la Selección argentina, Lionel Messi jamás imaginó que recibiría una corona de espinas que lo ha atormentaría durante 12 largos años.

Con un talento y físico muy similar, no existe punto de comparación entre los geniales números 10 de la albiceleste. Diego Armando fue campeón mundial y autor de dos memorables goles en la Copa de México 1986, honor que alcanzó a los 25 años de edad.

Messi recién cumplió 27 años ayer, pocos días después de marcar sus dos primeros goles como seleccionado en un Mundial, ante países que no pueden considerarse potencias futbolísticas: Irán y Bosnia-Herzegovina.

La peor crítica que ha recibido la estrella del Barcelona es que simplemente no rinde en la Selección tal como lo hace en su club. Fuera del terreno de juego Maradona es considerado un Dios, posee su propia iglesia, mientras que Lionel es un simple plebeyo.

El reclamo de los fanáticos argentinos es que Maradona era un jugador y un líder excepcional, que podía arriesgar el físico en una barrida defensiva y después era capaz de construir con su enorme destreza una jugada de gol.

Poco les importa que Messi tenga más goles con su equipo nacional (40) que Diego Armando (34); acusan que Lionel es reservado fuera y dentro del campo, indolente para apoyar al compañero y en tres Copas Mundiales no pudo marcar la diferencia con jugadores de mayor calidad técnica que los fieles soldados de Maradona.

Cuando sus caminos se juntaron en el Mundial de Sudáfrica 2010 el resultado fue catastrófico: Maradona no fue el técnico que pudo capitalizar el talento de Messi y fueron frenados bruscamente por Alemania (4-0) en cuartos de final.

César Luis Menotti sintetizó la diferencia entre los dos cracks: “Diego tomó la responsabilidad naturalmente. En cambio, Messi es una parte, por más importante que sea, en el funcionamiento de una orquesta con una excelente sintonía que es Barcelona”.


Jorge Valdano, ex futbolista que ahora es analista y escritor, afirma que Diego Armando es más que un ídolo. “En el momento que se retiró del futbol dejó traumatizada a Argentina, fue un factor extraordinario de compensación para un país que en pocos años vivió varias dictaduras militares y frustraciones sociales de todo tipo”.

Mientras que el sociólogo Eliseo Verón cree que Maradona “refleja las creencias y las necesidades colectivas, de los despojados, de los pobres, de los que necesitan creer que Dios está cerca y por eso se identifican con Diego, como antes con Evita”.

Todas las notas BRASIL