Brasil

La sanción a Suárez fue excesiva: Giorgio Chiellini (el mordido)

El defensa italiano dijo que la sanción impuesta a Luis Suárez por morderlo fue excesiva y que no siente rencor hacia el uruguayo por este incidente. Suárez regresó esta madrugada a su país, mientras que un funcionario de la FIFA le sugirió tratamiento.
AP y Reuters
27 junio 2014 12:11 Última actualización 27 junio 2014 12:16
Giorgio Chiellini le muestra su hombro al árbitro mexicano, tras la mordida de Luis Suárez. (Foto: AP)

Giorgio Chiellini le muestra su hombro al árbitro mexicano, tras la mordida de Luis Suárez. (Foto: AP)

El defensor italiano Giorgio Chiellini dijo que la sanción impuesta por la FIFA a Luis Suárez fue "excesiva" y aclaró que no siente rencor hacia el polémico delantero uruguayo.

Suárez fue suspendido de toda actividad relacionada con el fútbol durante cuatro meses y sancionado con nueve partidos internacionales por morder al italiano en el disputado el martes en Natal.

El atacante del Liverpool se perderá los dos primeros meses de la Liga Premier y el inicio de la Liga de Campeones, y podría no disputar con su país un partido amistoso hasta 2016.

"En estos momentos dentro de mí no hay sentimientos de alegría, venganza o ira contra Suárez por un incidente que ocurrió en la cancha", dijo el central de la Juventus en un comunicado publicado su sitio web (giorgiochiellini.com).

"Sólo se mantiene la ira y la decepción por el partido. Por el momento, mi único pensamiento es para Luis y su familia, ya que enfrentará un período muy difícil (...) Siempre he considerado inequívocas las intervenciones disciplinarias de los organismos competentes, pero al mismo tiempo creo que la fórmula propuesta es excesiva", agregó.

Uruguay ganó el partido 1-0 y avanzó a los octavos de final, en los que enfrentará el sábado a Colombia.

La FIFA también multó Suárez con 112 mil dólares después de 10 horas de deliberaciones de su Comisión de Disciplina.

REGRESA A URUGUAY CUANDO TODOS DORMÍAN

MONTEVIDEO, Uruguay.- Expulsado de la Copa del Mundo por morder a un oponente, Luis Suárez fue esperado en su natal Uruguay como todo un héroe. Sin embargo el vuelo privado que lo trajo de regreso sufrió un prolongado retraso y cuando por fin arribó, de madrugada y once horas después de lo anunciado originalmente, la multitud ya se había dispersado.

El goleador se retiró del Aeropuerto Internacional de Carrasco a eso de las cinco de la mañana a través de una base contigua de la Fuerza Aérea, sin hacer declaraciones a la prensa.

Unas mil personas con banderas de Uruguay y carteles críticos hacia la FIFA se habían congregado desde la tarde del jueves en la zona del aeropuerto para darle su apoyo a Suárez.

Incluso el presidente uruguayo José Mujica estuvo en el aeropuerto para recibir al delantero, aunque luego abandonó el lugar ante el retraso del vuelo, según informó un funcionario de la presidencia.

Los fanáticos cantaban coros como "¡el que no salta es un inglés!" y portaban pancartas con el rostro de Suárez y leyendas denunciando la corrupción de la FIFA.

"Vine a alentar a Suárez porque Suárez es el dios de la selección, le da el alma al cuadro", comentó Lucía Romanello, una niñera que estaba arropada por una bandera de Uruguay.

Diego Armando Maradona se unió a la defensa de Suárez al señalar que en la actual Copa del Mundo se han visto agresiones peores al mordisco que no fueron sancionadas con semejante severidad.

"No tienen el sentido común o la sensibilidad del hincha", expresó el astro argentino durante la transmisión del jueves del programa de la cadena venezolana Telesur en el que participa como analista del Mundial.

"¿Quién se creen que son ustedes (la FIFA)? ¿Por qué lo mandan a Guantánamo a Luis Suárez? ¿A quién mató? Esto es fútbol, esto es roce".

SECRETARIO DE LA FIFA SUGIERE TRATAMIENTO A SUÁREZ

"Debería tratarse", soltó Jerome Valcke, secretario general de la FIFA al ser consultado por periodistas sobre el caso de Suárez. "No sé si existe pero debería hacer algo porque está definitivamente mal".

Suárez había sido suspendido por 10 partidos el año pasado tras morder a Branislav Ivanovic en el Chelsea durante un partido de la Liga Premier y en el 2010 había sido sancionado por siete partidos por morder a Otman Bakkal del PSV Eindhoven cuando jugaba para el Ajax de Amsterdam.

"Si es la primera vez, es un incidente. Más de una, no es más un incidente. Por eso también la sanción tiene que ser ejemplar.

"El Comité Disciplinario tomó en consideración los episodios pasados y el comportamiento pasado de Luis Suárez. Por ello tomó esa decisión", puntualizó.

Todas las notas BRASIL