Brasil
DEPORTES

El clima es el rival más difícil del Mundial

Médicos especialistas aseguran que los europeos son quienes más han sufrido en esta Copa del Mundo Brasil 2014, donde casi todos los partidos se juegan con niveles de humedad superiores al 50%.
Domingo Aguilar
25 junio 2014 21:27 Última actualización 26 junio 2014 5:0
El italiano Andrea Pirlo refrescándose en el partido entre Italia y Costa Rica. (Reuters)

El italiano Andrea Pirlo refrescándose en el partido entre Italia y Costa Rica. (Reuters)

El encuentro más complicado que han disputado las Selecciones en Brasil 2014 ha sido, hasta ahora, contra las condiciones climáticas. Los cotejos se han llevado a cabo en 12 sedes y sólo cinco de los 44 partidos han estado por debajo del 50 por ciento de humedad.

Gerardo Meraz, médico especializado en deporte, advierte sobre la influencia de este factor en el desarrollo del juego.

“Afecta de manera muy importante porque de la 1 a las 5 de la tarde es cuando el calor es más intenso. Jugar en esos horarios y con humedad elevada predispone a una mayor transpiración y a la pérdida de líquidos y electrolitos. Si antes, durante e inclusive después del partido el jugador no se hidrata de manera adecuada, puede ir perdiendo electrolitos y con ellos la capacidad de reaccionar”, señala el especialista.

Los futbolistas llevan a cabo un proceso de adaptación a las condiciones del país anfitrión en pretemporadas organizadas por las respectivas federaciones. No es casualidad que Estados Unidos se haya preparado en Florida (que tiene condiciones de humedad similares a las de Brasil) y haya expuesto un despliegue físico destacado en sus dos primeros enfrentamientos.

“A los que no vienen en un nivel óptimo, sí les cobra factura ese tipo de clima”, agrega el doctor Meraz.

Otro factor que se debe agregar a la capacidad de adaptación es el código genético.

De acuerdo con Jesús Aguirre, doctor en Bioquímica e investigador de la UNAM, “una población que vive en áreas muy calientes puede tener una serie de genes que les ayuda a enfriarse más eficientemente, que los hace sudar más. Si estas personas visitan lugares donde hace mucho calor, se van a adaptar un poco mejor que los que no tienen esas mutaciones”. A lo anterior, agregó que todo jugador oriundo de estas zonas podrá jugar en Europa, pero al regresar a zonas similares a las de origen y desarrollo “pone en juego otra vez” las propiedades genéticas.

Todas las notas BRASIL