Brasil

Continúa el caos en Sao Paulo a días del Mundial por huelga en el metro

La huelga que afecta desde hace 5 días a buena parte de la red del metro detuvo el tráfico en la mayor ciudad de América del Sur y plantea dudas sobre si las autoridades podrán frenar las protestas durante el Mundial, que arranca el jueves en Sao Paulo.
Reuters
09 junio 2014 10:16 Última actualización 09 junio 2014 10:54
La ciudad que albergará el partido inaugural de la Copa del Mundo en una semana enfrentaba el jueves un panorama caótico por una huelga en los trenes subterráneos y en parte del transporte terrestre, lo que ponía en riesgo la única forma que tendrán la ma

Trabajadores en huelga se reunirán hoy para discutir si extienden la medida. (Reuters) 

SAO PAULO.- La policía brasileña usó gas lacrimógeno para dispersar a trabajadores del metro de Sao Paulo en huelga que desafiaron una orden judicial de reanudar el servicio, causando retrasos y embotellamientos 3 días antes del inicio del Mundial.

La huelga que afecta desde hace 5 días a buena parte de la red del metro detuvo el tráfico en la mayor ciudad de América del Sur y plantea dudas sobre si las autoridades podrán frenar las protestas durante el Mundial, que arranca el jueves en Sao Paulo.

Poco después del choque entre trabajadores y policías armados con escudos y bastones en la estación Ana Rosa, la compañía de metro anunció el despido de 60 huelguistas.


Aunque la huelga fue declarada ilegal el domingo por un tribunal brasileño, algunos temen que los despidos agreguen tensión a la disputa. Trece manifestantes fueron detenidos el lunes.

"El Mundial no es una excusa para nosotros", dijo el líder del sindicato de empleados de metro, Paulo Pasin, a Reuters en el lugar de las protestas. "Queremos reabrir las negociaciones".

La huelga del metro es parte de una ola de protestas previas al Mundial que empieza el jueves pasado, percibido por muchos en Brasil como un derroche de dinero que el país necesita para mejorar sus ineficientes servicios públicos como la educación, la salud y el transporte.

Los trabajadores piden un aumento salarial de 12 por ciento, casi el doble de la inflación anualizada. El gobierno del estado ofrece un 8.7 por ciento.

El metro de Sao Paulo moviliza unos 4.5 millones de personas cada día. La huelga aumenta el número de autos en las calles y provoca embotellamientos récord en esta congestionada ciudad de más de 20 millones de habitantes.

"Todo esto está volviendo mi vida un infierno", dijo Djalma Melo, un auxiliar de oficina, parado frente a la estación donde la policía dispersó a los manifestantes con gas lacrimógeno.

Policías fueron apostados en la entrada de otras estaciones de metro, pero no hubo reportes de incidentes.

La policía de tráfico reportó embotellamientos de hasta 200 kilómetros en Sao Paulo. El viernes la huelga causó un atasco de 300 kilómetros, uno de los peores de los que se tiene memoria.

Y la huelga crea además un problema de imagen para la mayor economía de América Latina en vísperas del Mundial que comienza el jueves en Sao Paulo con un partido entre Brasil y Croacia.

Fotografías de policías antimotines con escudos y armas en la mano cargando contra los manifestantes en las estaciones de metro es lo último que las autoridades quieren a sólo unos días de la Copa.

Los trabajadores en huelga se reunirán a las 13:00 horas, tiempo loca,  para discutir si extienden la medida. 

Todas las notas BRASIL