Brasil
DEPORTES

Camiseta de Brasil le ha dejado mil 600 mdd a Nike

Además de ser un ícono de la cultura deportiva, la camiseta de la selección brasileña de futbol ha sido un excelente negocio para Nike, empresa a la que le ha hecho ganar hasta mil 600 millones de dólares.
Reuters
13 junio 2014 18:55 Última actualización 13 junio 2014 19:13
En Sudamérica, la camiseta de la selección brasileña es más que un producto. (EFE)

En Sudamérica, la camiseta de la selección brasileña es más que un producto. (EFE)

Es más identificable que la bandera brasileña, más fácilmente reconocible que Pelé o Ronaldo o cualquiera de los ilustres futbolistas que han lucido la indumentaria deportiva más famosa del mundo.

Se trata de un uniforme que ha reportado mil 600 millones de dólares al gigante estadounidense de ropa deportiva Nike, que llegó a un acuerdo de derechos con la Confederación Brasileña de Futbol (CBF) en 1996 para comercializar la camiseta diseñada hace 61 años por Aldyr García Schlee, un joven dibujante y laureado autor.

Para los brasileños, la casaca amarillo canario, los pantaloncitos azules y las medias blancas son más que un uniforme. Son parte de su identidad, un símbolo de orgullo nacional en un país que intenta alcanzar el récord de ser seis veces campeón del mundo.

Como casi todos los aspectos del futbol brasileño, la creación del uniforme de la selección nacional es un cuento de raíces románticas. Para García Schlee fue una relación que terminó en desilusión y desamor.

El laureado novelista y periodista, quien dio al país uno los símbolos de mayor orgullo, acabó en prisión durante la dictadura militar de Brasil y cambió su lealtad al futbol de Uruguay.

"Definitivamente hay un romance respecto a la actitud de Brasil hacia el juego y su filosofía. Para muchos aficionados, históricamente Brasil ha sido su segundo equipo y el hecho de que la Copa del Mundo se celebre aquí reforzará eso", comentó el portavoz de Nike, Charlie Brooks.

"La casaca amarilla es tan reconocible, es un ícono por derecho propio en el mundo del futbol y nuestra asociación con Brasil ha sido fundamental en nuestro viaje, en el que pasamos de ser unos recién llegados al fútbol a mediados de 1990 a la marca líder de la actualidad", agregó.

"Nuestro fundador, Phil Knight, dijo una vez que sólo entenderíamos realmente el futbol cuando lo viéramos a través de los ojos de Brasil", sostuvo.

UN NUEVO COMIENZO

Traumatizado por una derrota ante Uruguay en la final del Mundial de 1950 en su tierra natal, Brasil se hundió en años de luto nacional. El famoso "Maracanazo".

Se decidió finalmente que el equipo nacional necesitaba una nueva identidad, un nuevo comienzo, y uno de los periódicos brasileños de circulación nacional celebró un concurso para diseñar un nuevo uniforme que sustituyera al monótono blanco con ribetes azules.

García Schlee, un adolescente que creció cerca de la frontera con Uruguay en la ciudad de Pelotas, esbozó más de un centenar de ideas antes de presentar el diseño que se convirtió en un básico de la moda de futbol.

"Al principio no iba a participar en el concurso porque no comprendía bien las reglas", dijo García Schlee, en una entrevista con la FIFA. "Pensé que había que poner los cuatro colores de la bandera nacional en la camiseta. Me parecía ridículo y decidí no participar".

"Luego me di cuenta que era posible interpretar las reglas de manera distinta, diseñando una camiseta que priorizara los colores que representan nuestra identidad, el verde y el amarillo y dejando que las medias y los shorts se ocuparan del azul y blanco", agregó.

De Río a Roma o Sao Paulo a Arabia Saudita, la creación de Schlee puede ser encontrada en las tiendas o los armarios de todo el mundo.

La camiseta de Brasil de Nike es la más vendida a nivel global y la compañía hizo negocios por mil millones de dólares en el país sudamericano el año pasado.

Nike también patrocina al joven delantero Neymar, quien carga con la mayor parte de las expectativas del país anfitrión del Mundial. La empresa espera que Brasil sea su tercer mayor mercado en el mundo en el 2017, sólo superado por Estados Unidos y China.

"El de Brasil es el equipo de mayor venta a nivel de federaciones y hemos tenido una gran respuesta hacia los uniformes que presentamos este año para el Mundial", afirmó Brooks. "La camiseta amarilla es tan reconocible, es un ícono en sí mismo en el mundo del futbol".

Todas las notas BRASIL