Brasil
DEPORTES

Callar a la afición mexicana no tiene fundamento, según ONG

La Federación Mexicana de Futbol (FMF) no tiene poder sobre el comportamiento de los aficionados en el estadio. Los insultos integran el lenguaje utilizado al interior de un estadio, aseguró Iván Báez, abogado de la ONG "Artículo 19".
Domingo Aguilar
19 junio 2014 22:30 Última actualización 20 junio 2014 5:0
A horas de que comience el partido entre México y Brasil, las playeras del Tri, las máscaras de luchador y la alegría mexicana ya se pueden apreciar en las inmediaciones de la Arena Castelao. (Reuters)

La FMF no tiene poder sobre los aficionados mexicanos. (Reuters)

La Federación Mexicana de Futbol se declaró incompetente para controlar a sus seguidores. Por medio de una carta respondió a la FIFA que la palabra “puto” utilizada por los fanáticos cuando despeja un portero rival es una simple expresión y no un insulto homofóbico.

“La Federación ya contestó, desafortunadamente no se puede hacer nada, se explicó que es una expresión de la afición que lleva muchos años”, señaló desde la ciudad de Santos (Brasil) Héctor González Iñárritu, director general de Selecciones Nacionales.

La FIFA inició una investigación disciplinaria contra el conjunto mexicano después de que la oficina de antidiscriminación del órgano rector del futbol mundial, conocida como Fare, los contactó para avisar sobre la supuesta conducta ofensiva de los animadores en la tribuna.

Los insultos integran el lenguaje utilizado al interior de un estadio, explicó Iván Báez, abogado de la ONG Artículo 19, que se especializa en defender la libertad de expresión e información.

“La simple manifestación no es una incitación a la violencia, por lo tanto es parte del discurso protegido. Para que se pueda sancionar cualquier tipo de expresión que se considere abusiva se tienen que dar varios supuestos: primero que esté definido en una ley de una autoridad pública, no basta una asociación, tiene que estar preestablecido en una norma jurídica emitida por un gobierno; además, esa ley debe ser clara y previa a cuando ocurra una situación. Aparte, debe aclarar que sirve para proteger otros derechos humanos”.

La FIFA ha tratado de frenar las actitudes racistas en todo el mundo. En el código disciplinario de la institución futbolística, específicamente en el artículo 56, se lee: “si se trata de un grupo de partidarios, se castigará al club o a la federación a la que pertenecen”. Antes de que se considere la expulsión de un equipo de la Copa del Mundo(que no se ha dado hasta ahora), normalmente se aplican sanciones económicas.

De acuerdo con Báez, si el que emitió la palabra ofensiva hubiera sido “algún jugador, o alguno de los integrantes de la Federación Mexicana, sería una situación muy distinta a la de aficionados, que ni siquiera se sabe si son mexicanos o no”, afirma.

La investigación también implica al conjunto brasileño, cuyos aficionados replicaron el grito durante el enfrentamiento, además de las escuadras croatas y rusas, en cuyos partidos se observaron mensajes neonazis.

Todas las notas BRASIL