Brasil
DEPORTES

Bosnia, un equipo armado con futbolistas de otros países

Bosnia Herzegovina es un país que tiene apenas 20 años como nación independiente. Por ello, su selección está conformada por gente que nació en antiguos países, como la República Federal Socialista de Yugoslavia.
Luis Madrid
19 junio 2014 22:35 Última actualización 20 junio 2014 5:0
Etiquetas
Bosnia juega en Brasil su primer Mundial. (Reuters)

Bosnia juega en Brasil su primer Mundial. (Reuters)

Con menos de 20 años de existir como una nación independiente, Bosnia Herzegovina consiguió una victoria histórica por 1-0 como visitante sobre Lituania en 2013, con la que obtuvo su primer pase a una Copa del Mundo.

En la eliminatoria europea quedó en primer lugar de su grupo; sin embargo, lo que para muchos fue un gran logro deportivo a nivel internacional, para los bosnio-croatas (aproximadamente el 15 por ciento de la población) y los serbio-bosnios (38 por ciento) no significó nada, pues la mayoría de los jugadores que conforman la Selección son de origen musulmán.

De los representantes de Bosnia Herzegovina en Brasil 2014, la mayoría vio la luz en lo que fue la República Federal Socialista de Yugoslavia, salvo tres que nacieron en Alemania y uno más en Suiza.

Estos futbolistas decidieron dejar de lado las diferencias étnicas que los separan y las disputas territoriales en los Balcanes, para defender la camiseta de los dragones (incluso pudiendo representar a cualquiera de los países que se formaron después de la desintegración de Yugoslavia), por razones que en la mayoría de los casos tiene que ver con el origen de sus padres. Un ejemplo de ello es Emir Spahic, quien nació en lo que hoy es Croacia, pero cuyo padre es de origen montenegrino y la madre de raíces bosnias.

La separación de los pueblos eslavos también ha marcado el ambiente futbolístico imponiendo récords como el de Dejan Stankovic, quien durante el Mundial de Sudáfrica 2010 formó parte de la Selección serbia y consiguió una marca insólita: se convirtió en el único jugador que ha vestido tres playeras diferentes en igual número de Copas. Su primera participación fue con el uniforme yugoslavo en Francia 1998, y después con el de Serbia y Montenegro en Alemania 2006.

La mejor actuación de la ex Yugoslavia en una justa mundialista fue en Uruguay 1930 y Chile 1962, en donde fueron eliminados en semifinales.

Hoy con las armas guardadas los pueblos eslavos tienen otra guerra: la del futbol. De los seis países formados, únicamente Bosnia y Croacia accedieron a Brasil 2014, quedando fuera Eslovenia, Serbia, Macedonia y Montenegro.

Todas las notas BRASIL