Brasil
DEPORTES

Argentina prefiere definir los juegos apretados en penales 

Haciendo una retrospectiva de sus participaciones mundialistas, la selección argentina opta en muchas ocasiones por resolver partidos decisivos en la tanda de penales. 
Domingo Aguilar
09 julio 2014 22:59 Última actualización 10 julio 2014 5:0
El arquero Sergio Romero paró ayer dos penales a Holanda. (Reuters)

El arquero Sergio Romero paró ayer dos penales a Holanda. (Reuters)

Cuando los partidos de Copa del Mundo necesitan ser definidos en tiros penales, Argentina ha salido avante en cuatro de cinco ocasiones, en gran medida gracias al hombre que se encuentra bajo los tres palos.

La primera vez que la Selección albiceleste se vio obligada a conseguir el pase a la siguiente ronda a través de los penaltis fue en el Mundial de Italia 1990. Los argentinos no lograron anotarle a los yugoslavos en 120 minutos y en la instancia definitiva del partido, un tiro de los europeos se estrelló contra el travesaño y Sergio Goycochea detuvo otros dos; atajadas con las que salvó a su escuadra e hizo que los fallos de Maradona y Troglio no detuvieran el avance sudamericano en el torneo.

En las semifinales de la misma Copa del Mundo, las ejecuciones desde los 11 pasos fueron necesarias de nuevo. Goycochea se reunió una vez más con sus compañeros en el medio campo y orinó tal y como lo había hecho en el enfrentamiento anterior. El guardameta buscaba mantener la suerte de su lado repitiendo la cábala que había practicado en el enfrentamiento anterior, lo cual le funcionó al atajar los últimos dos disparos del conjunto italiano y con ello avanzar a la final, en la que irónicamente cayeron frente a Alemania con una pena máxima en contra.

En Francia 1998, albicelestes e ingleses se anotaron un par de tantos en su choque de octavos de final. La paridad debió romperse en penales y gracias a dos salvadas del guardameta Carlos Roa, militante del Mallorca, los europeos tuvieron que despedirse de tierras galas.

En territorio germano, en 2006, Argentina y los anfitriones se midieron por quinta ocasión en Copas del Mundo. El empate debió romperse desde el manchón del área. Roberto Abbondanzieri no adivinó ninguno de los intentos teutones, mientras Jens Lehmann, con “ayuda” de un papel de Oliver Kahn, descifró las ejecuciones a Ayala y a Cambiasso.

Ayer Sergio Romero mantuvo vivas las ilusiones de su país tras unirse a la pareja de Goycochea y Roa como un portero que ataja dos penales y hace que su equipo supere la ronda. Gracias a la actuación del cancerbero del Mónaco, Argentina sigue sin perder una semifinal de Mundiales.

Todas las notas BRASIL