Brasil
deportes

A Luis Suárez le apodaban en Holanda
"El Caníbal del Ajax"

No es la primera vez que el delantero uruguayo está en medio de la polémica. Ésta es la tercera vez que el jugador muerde a un adversario, y la preocupación de su Selección es que el atacante quede fuera del torneo si la FIFA decide sancionarlo.
Agencias
24 junio 2014 21:31 Última actualización 24 junio 2014 22:8
El zaguero italiano Giorgio Chiellini muestra la supuesta mordida que le dio el uruguayo durante el encuentro entre Uruguay e Italia. (Reuters)

El zaguero italiano Giorgio Chiellini muestra la supuesta mordida que le dio el delantero durante el encuentro entre Uruguay e Italia. (Reuters)

Luis Suárez nuevamente está involucrado en una polémica luego que el uruguayo pareció darle un mordisco en el hombro al zaguero italiano Giorgio Chiellini en el crucial partido por el pase a los octavos de final. La preocupación ahora de su Selección es que el atacante quede fuera del torneo si la FIFA decide sancionarlo.

En el medio futbolístico se dividen las opiniones, pero éste es el último incidente dentro de una larga lista en la carrera del talentoso pero controvertido delantero. Existen por lo menos dos antecedentes previos en los que es sancionado por morder a un rival durante un partido, además de una suspensión por proferir un insulto racista.

Suárez fue suspendido siete fechas en 2010, cuando jugaba con Ajax en Holanda, luego que la televisión lo captó clavándole los dientes al volante Otman Bakkal, del PSV Eindhoven. El árbitro no se percató y el uruguayo no fue sancionado durante el partido, pero Bakkal mostró luego la marca roja en el hombro, y de ahí su suspensión. En la liga holandesa se le quedó el apodo del "Caníbal de Ajax".

En 2011, Suárez fue suspendido ocho partidos y debió pagar una multa de 62 mil dólares por insultar al zaguero francés Patrice Evra, con una frase de connotación racista en el clásico Liverpool-Manchester United. Según la investigación de la federación inglesa, hablando en español, Suárez le dijo hasta siete veces"negrito" a Evra durante el partido.

Suárez aceptó la sanción de mala gana, al insistir que la frase fue mal interpretada. En la siguiente vez que los dos clubes ingleses volvieron a medirse, Suárez se negó a estrecharle la mano a Evra, lo que obligó a Liverpool a dar disculpas.

En 2013, ya jugaba con el Liverpool, y fue suspendido 10 fechas por morderle el brazo al zaguero Branislav Ivanovic, del Chelsea. Fue uno de los castigos más severos en la historia del torneo, por un incidente acaecido en la cancha. Otra vez el árbitro no vio el incidente. Pero estuvo a la vista de los televidentes. "Reconozco que mis acciones no son aceptables en la cancha",

Todas las notas BRASIL