Bloomberg

Un ‘dulce’ para pedófilos en Amazon y Yahoo! de Japón

Madres de Tokio iniciaron una campaña contra diversos sitios de retail por productos que mostraban a niñas en poses sugestivas. Desde hace cinco meses, el país asiático prohíbe posesión de pornografía infantil.
Bloomberg
20 noviembre 2014 21:54 Última actualización 21 noviembre 2014 5:0
Una búsqueda del término ‘Candy Doll Collection’ el 19 de noviembre arrojó 17 productos en Yahoo! en Japón. (Bloomberg)

Una búsqueda del término ‘Candy Doll Collection’ el 19 de noviembre arrojó 17 productos en Yahoo! en Japón. (Bloomberg)

Cuando las madres de Tokio recientemente usaron el sitio Amazon Japón para buscar dulces de Halloween, fotos de niñas prepúberes ligeras de ropa aparecieron en sus pantallas.

Los álbumes de fotos y DVD, disponibles el mes pasado en los tres sitios web de venta al por menor más grandes de Japón: Amazon, Rakuten y Yahoo!, son parte de una industria conocida como “ídolo”, que agrupa a cantantes, modelos y aspirantes a estrellas y que en 2013 generó ganancias por 615 millones de dólares.

“Es repugnante. Tienen la edad de mi hijo de primer grado”, dijo una madre de Tokio, quien con otras mamás inició una campaña para que se retirara este material de los portales minoristas, tras lo cual ha sido el blanco de amenazas por lo que pidió mantener su identidad bajo anonimato. “Ellos no deben vender estos productos”.

Cinco meses después de que Japón revisara sus leyes sobre pornografía infantil para prohibir la posesión, queda una zona gris que permite la venta de los polémicos productos.

“Es muy difícil decir si estos materiales pueden ser clasificados como pornografía infantil”, dijo Ryoji Mori, un abogado de Tokio y asesor de la Asociación Japonesa de Promoción de la Seguridad en Internet, una organización sin fines de lucro que trabaja con la policía para detener la pornografía infantil en línea. “Es obvio que el público objetivo son los pedófilos, pero los fabricantes lo han hecho de tal manera que es difícil decir si es ilegal”.

Una búsqueda realizada el 19 de noviembre con el término “Candy Doll Collection” en el sitio de compras de Yahoo! Japón arrojó 17 resultados con imágenes de niñas de entre seis y siete años en ropa interior o trajes de baño.

En ninguna de las imágenes se revelan partes privadas, pero las menores posan con las piernas abiertas y mostrando su ropa interior. Un DVD de cuatro mil yenes (35 dólares) anuncia “Margaret-chan, quien viste como sirvienta y bailarina, generosamente muestra su dulce cuerpo y tierno encanto”.

‘OPERAMOS BAJO LA LEY’

Una llamada a la oficina de la productora de “Candy Doll” en Tokio fue contestada por el señor Takashiro, quien se negó a dar su nombre de pila. “Operamos bajo la ley japonesa”, dijo Takashiro, quien destacó que hablaba a título personal.

“Es debatible si es ilegal o no”, dijo Shino Uenuma, un abogado de South Toranomon Law Offices, al ser consultados sobre los productos. “Si ponemos de lado si fueron tomados intencionalmente con un fin sexual, de acuerdo con la ley parecen problemáticos”.

Las autoridades se han centrado hasta el momento en los peores casos de abuso sexual, dijeron abogados consultados. La industria del ídolo juvenil es libre de vender sus productos sin la interferencia policial a menos que el público intervenga, consideró Uenuma.

De acuerdo con el Informe de Derechos Humanos 2013 del Departamento de Estado de Estados Unidos, Japón es un centro internacional para la producción y el tráfico de pornografía infantil. El número de investigaciones por esta causa se elevó a un récord de mil 644 casos el año pasado, según los últimos datos de la Policía Nacional. El 84 por ciento fue por cibercrímenes, como la publicación y el intercambio de fotos o videos con contenido ilegal.

Con la nueva legislación, Japón se convirtió en una de las últimas naciones industrializadas en prohibir la posesión de pornografía infantil, la enmienda define a ésta como materiales que “exponen o hacen hincapié en los órganos sexuales de un niño, como el trasero o el área del pecho”. Esto se añade a la definición anterior que incluía material que mostrara un acto sexual con un menor o donde estuviera total o parcialmente desnudo con el objetico de excitar o estimular el deseo sexual.

La ley excluye al manga, animé y juegos de computadora luego que la Asociación Japonesa de Editores de Revistas cabildeara contra la reforma acusando restricciones a la libertad de expresión.

Los minoristas en Japón podrían recibir una multa máxima de cinco millones de yenes o hasta cinco años de prisión si fueran declarados culpables de distribución, de acuerdo con Mori. Si el minorista retira el material en un “tiempo razonable”, como dos semanas, los cargos son poco probables de aplicar, añadió. En comparación, aquellos encontrados culpables de distribución en Estados Unidos enfrentan una pena máxima de 40 años.

RETIRAN PRODUCTOS

Yahoo! Japón contactó a la policía sobre la colección “Candy Doll” y no le han respondido si viola las leyes contra la pornografía infantil, señaló Yoshinari Kaji, un portavoz de la empresa, en respuesta a una consulta sobre el tema hecha por correo electrónico.

“No hemos confirmado el contenido de los productos, pero sí identificamos que hay un problema; tenemos la intención de tratar éste rápida y adecuadamente”, señaló Kaji, para luego agregar que la compañía monitorea su sitio web todos los días para comprobar que los productos no infrinjan la ley.

En Amazon Japón, la serie ya no puede ser encontrada. Desde la página web del productor de “Candy Doll” uno de los enlaces redirige a Amazon.co.jp con una publicidad de su serie Nymphet. La firma indicó que hace revisiones “si los clientes encuentran un artículo objetable”.
Una búsqueda en el sitio de Rakuten ya no revela ningún DVD y la compañía no quiso hacer comentarios.

En 2009, Equality Now, grupo de derechos humanos con sede en Londres, realizó una campaña contra Amazon Japón por la venta de un videojuego donde los personajes violaban a mujeres, incluida una niña de 12 años. La firma retiró el producto de su sitio y más tarde la Asociación de Software de Japón lo prohibió.

En 2007, la tienda en línea eliminó DVDs que incluían imágenes de niñas menores de edad en bikinis con transparencias, de acuerdo con un informe de News-Cast J, un sitio de noticias en línea. Amazon Japón se negó a hacer comentarios sobre este reporte.

La madre que inició la campaña contra ‘Candy Doll’ señala que las empresas deben hacer más por proteger a los niños

“¿Por qué las empresas están permitiendo que se vendan estos DVDs? No son compañías de menor importancia”, dijo. “Ellos tienen que mantener los estándares más altos. Tienen que dar el ejemplo para otros”.

Todas las notas BLOOMBERG
Cuatro razones por las que Yellen debería quedarse en la Fed
¿Por qué la palabra 'oferta' es mal vista en el mundo económico?
Bezos vendió 1.1 mmdd en acciones de Amazon
Las 'derrotas' de México si se termina el TLCAN
Reapertura de Salina Cruz da un 'respiro' a refinerías de la costa oeste de EU
Muere a los 94 años la mujer más rica del mundo
Corea del Norte compara amenazas de Trump con “ladridos de perro”
¿La próxima gran crisis saldrá de Silicon Valley?
Los perros militares son un arma cada vez más valiosa
El mercado accionario mexicano 'florece' de la mano de las Fibras
China y su 'revolución robótica' que podría afectar a todo el mundo
Por esta razón, China ganaría en la carrera de la inteligencia artificial
Slim vende 10 mdd en acciones de The New York Times
Izquierda de América Latina aplaude los "caprichos" de Maduro
Esta empresa tiene la fórmula para 'ganarle' a Uber
Maduro aguarda respuesta de EU luego de una votación violenta
Los flamingos han vuelto a las pasarelas...
Reino Unido prohibirá vehículos diésel y de gasolina para 2040
Ganancias de bancos en EU alcanzan niveles previos a la crisis
Musk presume que construirá el túnel más largo del mundo… ¿será?
Zona radioactiva de Chernobyl podría albergar gran parque solar
Deja un momento tu iPhone y... ¡aprecia su genialidad!
Drones letales y viajes supersónicos ‘toman’ París
Soy Mohammed bin Salman, heredé un reino ¿Y ahora?
En realidad, Travis Kalanick deja un lugar difícil de llenar