Santos espera paz con FARC
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Santos espera paz con FARC

COMPARTIR

···
Bloomberg

Santos espera paz con FARC

El presidente colombiano dijo que el gobierno está trabajando para llegar a un acuerdo con la guerrilla, con el objetivo de poner fin al conflicto de más de cinco décadas.

Bloomberg
24/06/2014
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

COLOMBIA.- El presidente colombiano Juan Manuel Santos dijo que su gobierno está trabajando para llegar este año a un acuerdo de paz con la guerrilla con el fin de poner punto final a un conflicto que lleva cinco décadas y que ha cobrado 200 mil vidas.

“Moriría con una sonrisa en mi rostro si dejo a mi país en paz y con más justicia social”, dijo en una entrevista el 20 de junio. Santos, de 62 años, que ganó la reelección el 15 de junio afirmó también que “si mantenemos la dinámica correcta en este proceso, espero que para fin de año podamos poner fin a la guerra”.

Hablando desde el centro turístico de Punta Mita sobre la costa mexicana del Pacífico, Santos dijo que la paz puede llegar a aumentar dos puntos porcentuales anuales el crecimiento económico, permitiendo la expansión de la producción petrolera que representa más de la mitad de las exportaciones. El gobierno inició conversaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o FARC, en Cuba en 2012.

,,

Santos, economista y exministro de Defensa, ganó este mes una segunda vuelta electoral por 51 por ciento contra Oscar Iván Zuluaga, que había prometido adoptar una posición más dura contra los rebeldes.
La victoria otorga al presidente en funciones el mandato de continuar las conversaciones de paz con las FARC, el grupo guerrillero más grande de Colombia.

Los negociadores llegaron a tres acuerdos en el programa de seis puntos con las FARC, que incluyen entregar tierras a campesinos pobres, la participación de los rebeldes en la política y políticas para combatir el tráfico de drogas. Santos rechazó los pedidos de FARC de un alto el fuego durante las negociaciones, sosteniendo que les permitiría reagruparse.

Ataques a oleoductos

Las FARC, consideradas una organización terrorista por los Estados Unidos, fueron fundadas en 1964 como una insurrección marxista campesina.

El último proceso de paz en Colombia se derrumbó en 2002 cuando las FARC utilizaron una zona desmilitarizada del tamaño de Suiza para rearmarse y organizar secuestros de políticos.

Durante las negociaciones, el entonces presidente Andrés Pastrana fue fotografiado sentado a la mesa de negociaciones junto a una silla vacía esperando al comandante rebelde Manuel Marulanda. Nunca se presentó.

En tanto los militares continúan persiguiendo a las FARC en sus escondites en la selva, los guerrilleros han mantenido ataques contra oleoductos. Los ataques fueron uno de los factores que motivaron la decisión del gobierno de reducir su producción pronosticada de petróleo para 2014 en el último año desde 1.1 millones de barriles diarios hasta 981 mil barriles.

“Los ataques a los oleoductos constituyen un costo” que debemos soportar, dijo Santos, hablando después de mantener conversaciones comerciales con los presidentes de México, Chile y Perú, quienes, junto con Colombia, conforman el bloque de la Alianza del Pacífico. “Es parte del costo de la guerra. No habrá un alto el fuego hasta que terminemos las negociaciones y lleguemos a un acuerdo”.

La economía de Colombia crecerá 4.5 por ciento este año, el crecimiento más alto entre las economías latinoamericanas más grandes después de Perú, según economistas consultados por Bloomberg.

Santos ha reiterado en muchas oportunidades que la economía puede crecer 6.5 por ciento o 7 por ciento anual si el gobierno firma un acuerdo de paz con las FARC y repara su red de autopistas.

El producto interno bruto creció 6.4 por ciento en el primer trimestre respecto del mismo período un año antes, en comparación con 5.3 por ciento en los tres meses anteriores, impulsado por un aumento del gasto público en vísperas de las elecciones y una recuperación en los sectores del carbón y el café.