Bloomberg

Los bitcoines se miran en el espejo de Wall Street 

La tradicional OPI de empresas ha perdido atractivo para atraer a los inversionistas de riesgo, pero ahora el intercambio de criptomonedas podrá generar beneficios financieros, aunque tampoco está libre de riesgos.
Lionel Laurent*
20 abril 2017 13:18 Última actualización 30 mayo 2017 2:32
[El Bitcoin rompió la barrera de los mil dólares apenas el 27 de noviembre. / Bloomberg]

[El Bitcoin rompió la barrera de los mil dólares apenas el 27 de noviembre. / Bloomberg]

Las Ofertas Públicas Iniciales son noticia de ayer. ¿Quién querría comprar una acción de una compañía ampliamente deficitaria y cuyos días de audaz crecimiento podrían haber quedado atrás?

¿Cuál sería la alternativa para una OPI?

Hay ahora una forma más original y ambiciosa de apostar a una empresa startup: la OIB.

La Oferta Inicial de Bitcoins (OIB) es el último intento del mundo de la moneda virtual de recrear Wall Street a su imagen y semejanza.

En vez de intercambiar dólares por acciones, lo que suele venir acompañado de demandas de ganancia y derecho de voto, una OIB contempla el intercambio de Bitcoins (o de un rival como Ether -criptomoneda determinada por su potencial de valor-) por la moneda digital recién acuñada de un emisor.

Esa moneda es algo entre una divisa y una participación en el negocio, como lo expresa Wired, que luego puede usarse para comprar una potencial distribución informática u horas laborales.

La teoría dice que si este negocio es una “buena idea”, su éxito aumentará el valor de sus propias fichas, enriqueciendo a aquellos que ingresaron tempranamente a precio de descuento.

Ha habido una inevitable avalancha especulativa, y los compradores de OIB se apresuraron a lanzar sus nuevas monedas con una prima en los mercados pocas semanas después. Esto no siempre funciona. También está la posibilidad de estafas.

Para mucha gente, esto sonará menos a una nueva amenaza para Wall Street y más al intercambio de un conjunto de habichuelas mágicas por otro semejante.

El propio bitcoin aún se siente como “más virtual que real”, escribió la semana pasada Paul Vigna del WSJ, ya que reguladores cautelosos limitan una amplia aceptación de los inversores y los consumidores evitan un método de pago que puede hundirse 20 por ciento en un día.

Esto nos dice algo sobre el tipo de startup dispuesta a vender una ficha aún más arriesgada a cambio: es experimental, es abstracta y está obsesionada con todas las cosas descentralizadas, además de su interés por las criptomonedas.

También nos dice algo sobre el tipo de inversionista que trata de atraer: más de la mitad de los 20 mil millones de dólares en bitcoins que están en circulación serían propiedad de una pequeña oligarquía distribuida por China y el mundo de los fondos de cobertura, según la publicación Harvard Business Review.

Este no es el tipo de recaudación de fondos que vaya a asustar a Goldman Sachs.

Pero las cosas se ponen interesantes cuando nos fijamos en lo que esto significa para los inversionistas de riesgo.

Su tarea depende de que asuman grandes riesgos tempranos a cambio de jugosas recompensas cuando una compañía como Snap sale a la bolsa.

En función del dinero amasado, las OIB recientes no están demasiado alejadas de una ronda promedio de financiamiento Serie B, ya que recaudan cerca de cinco millones a 15 millones de dólares, según la firma de investigaciones de mercado Smith + Crown.

Y mientras una firma de capital riesgo puede terminar en posesión de 20 a 30 por ciento de una empresa startup a cambio de ese dinero, una OIB puede significar solo costos únicos de menos de 500 mil dólares, según Stan Miroshnik, director general del banco de inversión Argon. ¡Liberen al bitcoin!

Si el pasado nos enseña algo, el capital de riesgo aprenderá a incorporar esta potencial fuente de disrupción en gran parte de la misma manera en que los bancos de Wall Street han financiado, comprado y dominado a sus rivales financieros tecnológicos (también conocidos como fintech).

Un fondo, Blockchain Capital, está adoptando el modelo de OIB para atraer inversionistas que aporten 10 millones de dólares junto a un fondo tradicional de 50 millones.

Intercambiar fichas también podría ofrecer a quienes apoyan al capital de riesgo una buena opción para sacar los fondos de una inversión en una forma más conveniente y líquida que la ocasionalmente engorrosa táctica de esperar a que el negocio se venda a sí mismo o salga a bolsa.

Si las OIB ofrecen alguna promesa, es improbable que esta sea su sueño de reconstruir el mundo financiero sobre la base de una tecnología de fuente abierta.

Es más bien la esperanza de que los ‘predicadores’ de la tecnología que anuncian la disrupción digital, tengan que enfrentar un poco de un cambio brusco entre ellos mismos. Y dado el rol del sector de capital riesgo en cuanto a promover Bitcoins y Ethereum, probablemente eso sea justo.

Esta columna no refleja necesariamente la opinión de Bloomberg LP y sus dueños. Ni de El Financiero

*El autor es columnista de Bloomberg Gadfy cubriendo Finanzas y Mercados. Previamente trabajó en Reuters y Forbes.

Todas las notas BLOOMBERG
Por esta razón, China ganaría en la carrera de la inteligencia artificial
Slim vende 10 mdd en acciones de The New York Times
Izquierda de América Latina aplaude los "caprichos" de Maduro
Esta empresa tiene la fórmula para 'ganarle' a Uber
Maduro aguarda respuesta de EU luego de una votación violenta
Los flamingos han vuelto a las pasarelas...
Reino Unido prohibirá vehículos diésel y de gasolina para 2040
Ganancias de bancos en EU alcanzan niveles previos a la crisis
Musk presume que construirá el túnel más largo del mundo… ¿será?
Zona radioactiva de Chernobyl podría albergar gran parque solar
Deja un momento tu iPhone y... ¡aprecia su genialidad!
Drones letales y viajes supersónicos ‘toman’ París
Soy Mohammed bin Salman, heredé un reino ¿Y ahora?
En realidad, Travis Kalanick deja un lugar difícil de llenar
Janet Yellen es la mejor sucesora de sí misma en la Fed
El clima está demasiado caliente para que algunos aviones vuelen
Ya es hora de que el bitcoin se consolide
En Hong Kong sale más barato vivir en un coche que en un 'depa'
¿Buscas culpar a alguien por el escándalo de Uber? Mírate en el espejo
El problema de Zara: ropa barata, acciones caras
Este tipo trata de 'curar' la adicción a la carne, que llama el 'nuevo tabaco'
El futuro de la clase ejecutiva de los aviones ya nos alcanzó
Este papá y Microsoft están luchando con datos contra la muerte de bebés
¿Qué se roban en los restaurantes? De todo, literalmente, de todo
Putin dice que le gusta la gente como Trump