Bloomberg

Por qué la gente aún vive y muere en los vertederos de basura

En el mundo actual, los vertederos a cielo abierto son la forma más común de deshacerse de las crecientes mareas de desechos que acompañan el crecimiento económico, pero para mucha gente estos basureros sean convertido en una forma de ganarse la vida.
*Adam Minter
16 marzo 2017 13:36 Última actualización 19 marzo 2017 4:35
basurero

basurero

Cuando una montaña de basura colapsó en el fétido basural de Reppi, en las afueras de Addis Abeba, el lunes, al menos 82 personas murieron. Podría haber sido peor: cientos de personas viven sobre Reppi, el mayor vertedero de desechos de Etiopía, gente que trata de ganarse la vida rescatando lo que los residentes de la ciudad descartan. A pesar de los bien conocidos peligros, y los mejores esfuerzos del gobierno, lo han hecho durante décadas.

Y esto no es tan inusual. En el mundo en desarrollo, los vertederos a cielo abierto son la forma más común de deshacerse de las crecientes mareas de desechos que acompañan el crecimiento económico. Algunos basurales son pequeños. Otros, como Reppi, son vastos y ondulados paisajes de residuos, sede de negocios de reciclado y de viviendas ad-hoc. Allí pueden encontrarse niños, ganado y remolinantes nubes de polvo, bolsas de plástico y pájaros oportunistas.

Tales vertederos se ciernen como uno de los desafíos sanitarios y ambientales más apremiantes de este siglo. Según el Banco Mundial, las ciudades generarán dos mil 200 millones de desechos sólidos para 2025, frente a los mil 300 millones de 2010. Los basurales a cielo abierto, típicamente ubicados en los bordes de las áreas urbanas, son el destino primario de la basura. Esto conlleva una variedad de peligros potenciales, entre ellos la contaminación del agua, pérdida de la biodiversidad, aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero y la propagación de enfermedades transmitidas por mosquitos, como el paludismo.

Los accidentes como el de Addis Abeba son solo el peligro de más alto perfil.Sin embargo, el tratamiento de los desperdicios es uno de los servicios más caros ofrecidos por los gobiernos. Los costos del manejo global de los desechos sólidos probablemente lleguen a 376 mil millones de dólares en 2025, desde 205 mil mdd en 2012. Algunas ciudades gastan hasta la mitad de sus presupuestos en el manejo de desperdicios, y dedican el grueso de este a la recolección y transporte. (En India, esos costos representan tres cuartos de los presupuestos para desechos sólidos). No debería sorprender, entonces, que más de la mitad de la población mundial no tenga acceso alguno a una recolección regular de la basura.

Los vertederos a cielo abierto ofrecen una solución efectiva desde el punto de vista del costo a ese problema. Comparados con el compostaje, la metanización y otros posibles remedios, el vertido de basura sigue siendo la forma más barata y fácil de deshacerse de esta en los países pobres. Los vertederos también sostienen vastos programas informales de reciclado, a menudo mucho más eficientes que los administrados por municipalidades en zonas más ricas. Cualquier esfuerzo por mejorar el manejo de desperdicios en el mundo en desarrollo debe tomar en cuenta estas ventajas.

Y como lo demuestra Addis Abeba, la respuesta no es tan simple como construir instalaciones más modernas. El año pasado, la ciudad abrió lo que se suponía que era un relleno sanitario sofisticado, completo con revestimiento para impedir la filtración al agua subterránea, protocolos para reducir el polvo y puntos de acceso controlados. Pero un mal manejo, las disputas con los agricultores residentes en las cercanías y los crecientes costos, todos ellos le han dado una nueva vida al basural de Reppi, de 30 hectáreas, junto con todos sus peligros.

Abordar problemas tan intratables requerirá más creatividad. Las herramientas con que manejan la basura los países más ricos –como la reducción de los desperdicios y los proyectos de conversión de desechos en energía– no funcionan tan bien en ciudades más pobres, donde los presupuestos son limitados, abunda la corrupción y faltan habilidades técnicas. Lo que esas ciudades necesitan son métodos baratos y seguros de manejar su basura. Y eso comienza con la construcción de vertederos más baratos y seguros.

Los gobiernos municipales deberían seguir el ejemplo de los proyectos del Banco Mundial en lugares como Tanzania, donde los trabajadores del sector informal de desechos son subsidiados sobre la base del número de hogares a los que brindan servicios y dependiendo de que transporten la basura a sitios de eliminación aprobados, que pueden reducir los riesgos ambientales.

Otro ejemplo prometedor es el de Brasil, donde ejércitos de recolectores de basura están organizados en cooperativas, que entonces las municipalidades incorporan a sus planes formales de manejo de desechos. Estos enfoques basados en comunidades utilizan una fuerza laboral ya calificada, y brindan el apoyo necesario para cambios más radicales en el manejo de los desechos.

En última instancia, la construcción de mejores vertederos de basura supone equilibrar las inquietudes de salud pública con las demandas de los presupuestos ajustados y los pueblos vulnerables. No es un tema que tenga probabilidades de motivar a celebridades o cineastas de documentales. Pero como demostró Addis Abeba esta semana, es asunto de vida o muerte.

*Escritor y Columnista de Bloomberg

Esta columna no refleja necesariamente la opinión de la junta editorial o Bloomberg. 

Todas las notas BLOOMBERG
Por esta razón, China ganaría en la carrera de la inteligencia artificial
Slim vende 10 mdd en acciones de The New York Times
Izquierda de América Latina aplaude los "caprichos" de Maduro
Esta empresa tiene la fórmula para 'ganarle' a Uber
Maduro aguarda respuesta de EU luego de una votación violenta
Los flamingos han vuelto a las pasarelas...
Reino Unido prohibirá vehículos diésel y de gasolina para 2040
Ganancias de bancos en EU alcanzan niveles previos a la crisis
Musk presume que construirá el túnel más largo del mundo… ¿será?
Zona radioactiva de Chernobyl podría albergar gran parque solar
Deja un momento tu iPhone y... ¡aprecia su genialidad!
Drones letales y viajes supersónicos ‘toman’ París
Soy Mohammed bin Salman, heredé un reino ¿Y ahora?
En realidad, Travis Kalanick deja un lugar difícil de llenar
Janet Yellen es la mejor sucesora de sí misma en la Fed
El clima está demasiado caliente para que algunos aviones vuelen
Ya es hora de que el bitcoin se consolide
En Hong Kong sale más barato vivir en un coche que en un 'depa'
¿Buscas culpar a alguien por el escándalo de Uber? Mírate en el espejo
El problema de Zara: ropa barata, acciones caras
Este tipo trata de 'curar' la adicción a la carne, que llama el 'nuevo tabaco'
El futuro de la clase ejecutiva de los aviones ya nos alcanzó
Este papá y Microsoft están luchando con datos contra la muerte de bebés
¿Qué se roban en los restaurantes? De todo, literalmente, de todo
Putin dice que le gusta la gente como Trump