Millonarios atraídos por la filantropía médica
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Millonarios atraídos por la filantropía médica

COMPARTIR

···
Bloomberg

Millonarios atraídos por la filantropía médica

Enfermar de cáncer llevó a este millonario a fundar un instituto de investigación sobre esta enfermedad, la cual tiene una filosofía que ha tomado por sorpresa a científicos.

Bloomberg
02/12/2016
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Sean Parker decidió enfrentar el cáncer tirando por la ventana tantas bases profundamente arraigadas de la tradición de investigación, que casi alejó a los académicos que deseaba atraer.

Entre las muchas curiosidades del instituto que creó en abril Parker, el primer presidente de Facebook y uno de los cofundadores de Napster, es que los científicos deben prometer colaborar en vez de competir y deben concentrarse en crear medicamentos en lugar de publicar artículos. Más aun, los descubrimientos que sean comercializables serán asuntos grupales, con acuerdos de licencia colaborativos, sin importar quién estuvo a cargo de la investigación.

Muchos de los especialistas en cáncer que se reunieron en San Francisco hace tres años para escuchar la presentación de Parker estaban desconcertados al oír que las ganancias se distribuirían entre todas las instituciones, aunque los inventores principales recibirían una mayor participación y el Instituto Parker para la Inmunoterapia del Cáncer también recibiría su porción. Más de uno en el salón del Hotel Ritz-Carlton simplemente no podía imaginarse cómo funcionaría.

“La gente pensaba, ‘¿es de verdad? ¿Estás tratando de ganar dinero?”, dijo Jeffrey Bluestone, presidente ejecutivo del instituto e investigador de inmunología de la Universidad de California en San Francisco. Era demasiado disruptivo para algunos, pero ahora hay más de 300 investigadores a bordo y ya se están desarrollando algunas pruebas clínicas.

,,

Parker, de 36 años, es uno de los pocos ejemplos de millonarios que buscan acuerdos no convencionales en un intento por lanzar drogas innovadoras al mercado de manera más rápida. O, tal como describieron el máximo responsable de Facebook, Mark Zuckerberg, de 32 años, y su esposa Priscilla Chan, pediatra de 31 años,:“curar, prevenir o manejar todas las enfermedades” hacia fines del siglo.

Parker, quien inició su instituto con 250 millones de dólares en capital semilla, dijo que no tiene sentido seguir por los caminos delimitados. “El mundo está lleno de fundaciones aburridas que generalmente hacen cosas muy seguras. Preferiría ver qué ocurre cuando haces algo totalmente diferente que nunca se ha intentado”. De momento, hay un entusiasmo cauteloso acerca de dichos donantes, considerando las condiciones del financiamiento federal. Gran parte del dinero para investigación proviene del Instituto Nacional de Salud, cuyas apropiaciones se han mantenido prácticamente estancadas por 13 años. No se espera que esta trayectoria cambie.

“La gente se está poniendo creativa”, dijo Susan Desmond-Hellmann, presidenta ejecutiva de la Fundación Bill & Melinda Gates y una exinvestigadora del cáncer. “La juventud y la innovación están priorizando la agenda”.

Para ser justos, no es sólo la juventud. En abril, un ex presidente ejecutivo de Citigroup, Sandy Weill, de 83 años, y su esposa Joan, de 82, donaron a la UCSF 185 millones de dólares para investigación en neurociencias, con muchos prerrequisitos. El año pasado, el cofundador de Nike Phil Knight, de 78 años, donó 500 millones de dólares a Oregon Health & Science University, aunque sólo luego que la entidad educativa accediera a igualar la donación, para reclutar cientos de científicos de otras instituciones y enfocarse en la detección temprana del cáncer.

,