Bloomberg

El reto de heredar el trono de Samsung

Mientras que Lee Kun Hee, el presidente de 72 años de Samsung, quien está internado desde que tuvo un infarto en mayo, era considerado como un dios, la personalidad de su hijo y único heredero, Lee Jae Yong, podría adaptarse a las demandas actuales de la compañía.
Bloomberg
27 agosto 2014 20:25 Última actualización 27 agosto 2014 20:54
La imagen muestra en primer plano al presidente de Samsung, Lee Kun Hee, y detrás de él a su hijo y vicepresidente de la compañía, Lee Jae Yong. (Bloomberg)

La imagen muestra en primer plano al presidente de Samsung, Lee Kun Hee, y detrás de él a su hijo y vicepresidente de la compañía, Lee Jae Yong. (Bloomberg)

Cuando el presidente de Samsung Electronics, Lee Kun Hee, recorría sus fábricas, los preparativos eran dignos de un jefe de Estado.

A los trabajadores se les decía que se estacionaran detrás de la planta porque sus autos feos ofendían los ojos del líder. Se colocaban mentas en los baños por temor de que el aliento de alguno oliera a kimchi. Se alineaban guardias sobre la calle para dar la bienvenida a su limosina y se desplegaba una larga alfombra roja. A todos se les recordaba que no debían mirar desde las ventanas.

“Literalmente no se nos permitía mirarlo”, dijo Masaki Oguro, un ingeniero japonés del área de videocámaras de Samsung que trabajó en una planta en Suwon, cerca de la capital de Corea del Sur, durante la mayor parte de la década del 2000. “Samsung es una religión, y el presidente Lee es un dios”.

Samsung probablemente deberá depender pronto de alguien con una estatura menos mítica para dirigir al fabricante más grande del mundo de teléfonos móviles y televisores frente a Apple y rivales chinos. El presidente de 72 años está internado desde que tuvo un infarto en mayo, y su heredero aparente es su único hijo, Lee Jae Yong. El vicepresidente de Samsung, de 46 años, ha mantenido un perfil tan bajo que nunca ha dado una entrevista formal públicamente.

La personalidad de Lee hijo podría ajustarse al Samsung actual. Es discreto, accesible y habla tres idiomas, rasgos que pueden ayudar a la empresa a cambiar su foco del hardware al software, al contenido y a una mayor colaboración con socios globales. Estableció una relación con Steve Jobs que ayudó a Samsung a proveer componentes para los dispositivos Apple, incluido el iPod.

DESAFÍOS DEL PRÓXIMO 'EMPERADOR'

Sin embargo, sus capacidades de conducción no han sido probadas, dijo Chang Sea Jin, profesor de política empresarial en la Universidad Nacional de Singapur y autor del libro “Sony versus Samsung”. Es cierto que su abuelo fundó el holding Samsung y su padre desarrolló el grupo empresarial más grande de Corea, pero Lee Jae Yong tiene pocos logros visibles para el mundo exterior.

“En realidad, desconocemos lo que puede hacer”, señaló Chang. “Todos han sabido siempre que sería el próximo emperador, pero nunca tuvo que probar nada”.

Samsung Group se negó a permitir una entrevista con Lee Jae Yong, conocido también como Jay Y. Lee. El vicepresidente se ha mantenido alejado del foco de atención por respeto a su padre conforme una costumbre coreana, dijo una persona al tanto del tema, que pidió no ser nombrada por tratarse de algo privado.

Lee Kun Hee, el hombre más rico de Corea, tiene un patrimonio neto de 11 mil 600 millones al 26 de agosto, según el Índice de Millonarios de Bloomberg. El patrimonio neto de Jay Y. es de 4 mil 400 millones, en su mayor parte por empresas que Samsung adquirió con la ayuda de su padre.

RIESGO Y OPORTUNIDAD

Lee hijo tiene un diploma de grado en Historia de Asia Oriental de la Universidad Nacional de Seúl, la escuela de altos estudios más importante del país, y una maestría de la Universidad Keio de Japón. También estudió un doctorado en la Escuela de Negocios de Harvard durante unos cinco años, aunque no recibió ningún título.

Al incorporarse a Samsung en 2001, recibió una suite con paredes de vidrio rodeada de escritorios con secretarios de cada una de las unidades de la empresa. Lo ayudaron a conocer el imperio del grupo en rápida expansión, según Ryozo Yoshikawa, quien ingresó en Samsung en 1994 y vio la transición de Jay Y. de estudiante universitario en los noventa a joven ejecutivo.

Jay Y. ha sido resguardado porque Samsung no podía permitirse cometer errores que pudieran dañar la confianza en la sucesión, dijo Chung Sun Sup, de Chaebul.com, un grupo de vigilancia empresarial que publica sus informes online.

“Lee no podía permitir que el nombre de Samsung se viera perjudicado”, señaló Chung refiriéndose al presidente.

Aun así, una primera empresa en Internet que Jay Y. creó antes de ingresar a tiempo completo en Samsung fracasó. En 2000, en pleno auge de la burbuja punto.com, lanzó la firma eSamsung, que cerró un año más tarde.

SU PASO POR SILICON VALLEY

Al designar vicepresidente a Jay Y., Samsung Electronics mencionó que había logrado impulsar la fuerza de la marca y reafirmar el liderazgo en teléfonos inteligentes, televisores y componentes. También se le atribuyó haber favorecido asociaciones a través de reuniones con el máximo responsable ejecutivo de Google, Larry Page, y Tim Cook, de Apple.

Jay Y. y el fallecido máximo responsable ejecutivo de Apple, Jobs, establecieron una relación en tanto ambas empresas llegaban a un acuerdo que afianzaría el éxito del iPod de Apple, dijo una persona al tanto del trabajo de Lee en Samsung.

Jay Y. es muy respetado en Silicon Valley, la meca de la tecnología en California, donde Samsung tiene cientos de programadores dedicados a fortalecer el software de teléfonos inteligentes, y se adapta bien a una empresa que necesita desarrollar una cultura de negocios más creativa, consideró Greg Tarr, ex analista de tecnología de Deutsche Bank, quien actualmente es capitalista de riesgo en Silicon Valley.

Lee hijo deberá tomar el mando en una nueva era para Samsung. La empresa tuvo el año pasado ingresos consolidados del grupo por 228.7 billones de won (225 mil millones de dólares), casi 100 veces los 2.38 billones de won de la casa matriz cuando su padre asumió en 1987.

Corea también cambió. Conglomerados como Samsung y Hyundai contaron con respaldo gubernamental durante décadas como una forma de modernizar al país, pero dicho apoyo ha disminuido debido a preocupaciones de que los grupos se habían vuelto demasiado poderosos e impedían la innovación.

Por naturaleza y necesidad, Lee hijo probablemente deberá ser un líder muy diferente de su padre. Tendrá que ser más democrático y colaborativo, lo cual podría ser un activo para la evolución de Samsung Electronics, estimó Chang.

“Debe demostrar humildad y aceptar que sus intervenciones serán limitadas, y estimular una mayor iniciativa de los gerentes y delegar más”, añadió. “Es un cambio cultural. Debe decir ‘soy humano’”.

Todas las notas BLOOMBERG
Por esta razón, China ganaría en la carrera de la inteligencia artificial
Slim vende 10 mdd en acciones de The New York Times
Izquierda de América Latina aplaude los "caprichos" de Maduro
Esta empresa tiene la fórmula para 'ganarle' a Uber
Maduro aguarda respuesta de EU luego de una votación violenta
Los flamingos han vuelto a las pasarelas...
Reino Unido prohibirá vehículos diésel y de gasolina para 2040
Ganancias de bancos en EU alcanzan niveles previos a la crisis
Musk presume que construirá el túnel más largo del mundo… ¿será?
Zona radioactiva de Chernobyl podría albergar gran parque solar
Deja un momento tu iPhone y... ¡aprecia su genialidad!
Drones letales y viajes supersónicos ‘toman’ París
Soy Mohammed bin Salman, heredé un reino ¿Y ahora?
En realidad, Travis Kalanick deja un lugar difícil de llenar
Janet Yellen es la mejor sucesora de sí misma en la Fed
El clima está demasiado caliente para que algunos aviones vuelen
Ya es hora de que el bitcoin se consolide
En Hong Kong sale más barato vivir en un coche que en un 'depa'
¿Buscas culpar a alguien por el escándalo de Uber? Mírate en el espejo
El problema de Zara: ropa barata, acciones caras
Este tipo trata de 'curar' la adicción a la carne, que llama el 'nuevo tabaco'
El futuro de la clase ejecutiva de los aviones ya nos alcanzó
Este papá y Microsoft están luchando con datos contra la muerte de bebés
¿Qué se roban en los restaurantes? De todo, literalmente, de todo
Putin dice que le gusta la gente como Trump