Bloomberg

Los Ángeles propone imponer normas
a ventas callejeras ilegales

El comité de desarrollo económico de la ciudad aprobó una medida para que la venta callejera vuelva a estar permitida donde la mayoría de los vendedores son inmigrantes.
Bloomberg
04 diciembre 2014 9:3 Última actualización 04 diciembre 2014 9:54
LOS ANGELES

[Cuartoscuro] El escritor y traductor japonés fue el mayor vendedor en la XXXIV Feria Internacional del Libro en el Palacio de Minería con 420 ejemplares.

Aproximadamente 50 mil vendedores deambulan por las calles de Los Ángeles piloteando carros con hot dogs envueltos en tocino, frutas especiadas, flores, remeras y baratijas, o tal es, en todo caso, la estimación de los funcionarios municipales. Nadie sabe exactamente cuántos hay dado que todos son técnicamente ilegales.

Los Ángeles es la única de 10 de las ciudades más grandes de los Estados Unidos que no permite vendedores callejeros, declarados ilegales desde mediados del siglo XX cuando la cultura automovilística sofocó distritos de compras antiguamente destinados a peatones.

Según una medida aprobada ayer por el comité de desarrollo económico del Consejo Municipal, la venta callejera volvería a estar permitida en la segunda ciudad estadounidense más populosa. La medida reconoce la realidad de que miles de personas, muchas de ellas inmigrantes, están vendiendo alimentos, ropa y hasta conejos como mascotas en todas partes, desde las veredas de los barrios hasta el turístico Hollywood Boulevard.






Las medidas propuestas, según Los Angeles Times, incluyen que los ambulantes tomen un curso sobre normas de la ciudad, proporcionen una prueba de seguro de responsabilidad civil y se registren para pagar impuestos. En caso de los vendedores de comida, éstos tendrían que ser examinados por el Departamento de Salud.

El diario agrega que una vez que cumplan con esas normas, los vendedores estarían en condiciones de solicitar un permiso a las autoridades correspondientes al área donde se instalen para su venta. 

“La policía nos molesta todo el tiempo”, dijo Caridad Vásquez, de 54 años, originaria del estado mexicano de Colima, en español, vendiendo quesadillas cerca de la zona de Miracle Mile en Wilshire Boulevard. “Nunca nos multan. Simplemente dicen que no podemos vender aquí y tenemos que irnos”.

Las normas propuestas por los miembros del Consejo Municipal José Huizar y Curren Price, que representan zonas del centro de Los Ángeles y barrios de bajos ingresos hacia el este y el sur, autorizarían a Vásquez y otros a vender legalmente.

NORMAS EN NUEVA YORK

La medida alinearía más a Los Ángeles con ciudades como Nueva York, donde el Departamento de Asuntos del Consumidor otorga licencias generales de venta de mercaderías y el Departamento de Salud Pública regula los carros de comidas.

El comité de desarrollo económico del consejo votó a favor de avanzar con el desarrollo de las normas después de enterarse de que los comerciantes callejeros vestían remeras con la leyenda “Legalicen la venta callejera” y los propietarios de comercios establecidos los instaron a poner fin a una ventaja competitiva para los emprendedores que no pagan alquiler, empleados ni remuneración a los trabajadores.

“Esta ciudad no tiene demasiada capacidad para imponer nada”, dijo al comité Hal Bastian, consultor de promotores inmobiliarios de la zona del centro. “No podemos lidiar con los narcóticos en el ámbito público. ¿Qué nos lleva a pensar que podemos controlar la venta callejera?”.

Los vendedores solicitan alguna manera de operar en forma legal para evitar las medidas represivas de la policía y la extorsión de los delincuentes, dijo Huizar antes de la audiencia.

“Los vendedores que quieren respetar las normas no tienen ninguna opción disponible”, dijo Huizar en una asamblea en la Municipalidad con unos 50 vendedores.

Los miembros del consejo pidieron a sus colaboradores que analizaran los costos de implementación, posibles multas y si las mismas normas deben aplicarse a los comerciantes de productos alimentarios y no alimentarios.

“Son buenas personas que tratan de cuidar a sus familias”, dijo Rudy Espinoza, director ejecutivo de Leadership for Urban Renewal Network, que defiende a los vendedores de Los Ángeles. “Esto es parte de Los Ángeles. Cuando digo que es ilegal, la gente se sorprende”.

Todas las notas BLOOMBERG
Una mirada al pasado podría revelar el futuro del iPhone
Una computadora lenta, el drama 'godín' del que pocos se libran
Este hombre gasta millones contra relación Trump-Musk
Cinco cosas que estamos a punto de saber sobre Siria y Trump
¿No te suben el sueldo? La culpa no es tuya, sino de tu empresa
¿Sabes a dónde ir de vacaciones? Branson propone hacerlo bajo el mar
El comercial de Pepsi era bueno... pero en la época 'hippie'
Así es como México la 'rompió' en el mercado petrolero
Cara de Warren Buffett adornará latas de Coca-Cola en China
Esto es lo que Ross quiere tratar en el encuentro entre Trump y Xi Jinping
Ni los mejores seleccionadores de acciones superan a los robots
América Latina necesita más denunciantes
Musk quiere aplastar a la competencia con mayor producción del Model 3
Dejen de culparse unos a otros y empiecen a gobernar: Bloomberg
Google debe cuidar su gallina de los huevos de oro publicitaria
En teoría, el capitalismo reducirá la desigualdad... con el tiempo
Apple se topa con la dura realidad de su iPad
Por qué la gente aún vive y muere en los vertederos de basura
Horario de verano: sin sentido, peligroso y costoso
Si Zara está cayendo, qué será de sus competidores
¿Por qué Snap necesita meterse en la cabeza de sus usuarios?
Hoteles, cómo convencer a sus huéspedes de que no son espiados
En esta ciudad, usan orina de vaca como pesticida
Esto es lo que hace que funcione o no la inmigración en EU
‘Impuesto de ajuste en frontera’ solo trae nuevos vacíos: experto