La tarea de Rousseff: liberar a las empresas para que Brasil crezca
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La tarea de Rousseff: liberar a las empresas para que Brasil crezca

COMPARTIR

···
Bloomberg

La tarea de Rousseff: liberar a las empresas para que Brasil crezca

A pesar de que Brasil tiene las ventajas de tener capacidad técnica, grandes extensiones de tierra, sol y lluvia, los productores se ven limitados por la burocracia, los impuestos y la mala infraestructura.

Bloomberg
25/11/2014
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

A los productores rurales brasileños les gusta decir que son los más productivos del mundo del lado de adentro de sus alambradas y los menos competitivos fuera de ellas.

“El problema de la productividad en Brasil no pasa por la gente; los brasileños son buenos”, dijo Joesley Batista, presidente de JBS SA, el mayor productor de carne vacuna del mundo. “La cosa es cuando uno suma todas las ineficiencias: construir un edificio, abrir una compañía, los impuestos, las leyes, la burocracia, la corrupción”.

Su mensaje vale no sólo para la actividad agropecuaria. Para atraer capitales y contribuir a sacar la economía de la recesión, la reelecta presidenta Dilma Rousseff y el ministro de Hacienda cuyo nombre se espera que pronto anuncie la mandataria deben mejorar el clima de negocios de Brasil, dijo Welber Barral, secretario de Comercio del país entre 2007 y 2011.

,,

“Hacer negocios en Brasil es engorroso y eso significa menos inversiones y menos crecimiento”, señaló Barral, que actualmente es asesor de empresas. “El capital fluye hacia donde encuentra buenos retornos”.

CAÍDA DE LA CONFIANZA

La confianza de las empresas está en baja; en noviembre la confianza industrial alcanzó el nivel más bajo en registros que comenzaron a llevarse en abril de 1999. Brasil se ubica por arriba sólo de Venezuela y Argentina entre las economías latinoamericanas en un nuevo informe del Banco Mundial sobre la facilidad para hacer negocios.

La dificultad de la tarea de Rousseff se ve exacerbada por el hecho de tener que componer una economía que había sido una de las estrellas en ascenso del mundo cuando asumió la presidencia en enero de 2011.
Ahora debe reactivar el crecimiento del 0.3 por ciento proyectado para este año y desacelerar una inflación que supera la meta y que se ubicó en 6.59 por ciento en octubre. Aumentar la productividad y atraer más inversiones son necesidades fundamentales para su esfuerzo, dijo Guilherme Valle, socio de PricewaterhouseCoopers LLP en Brasilia.

Las empresas dicen que uno de sus mayores dolores de cabeza son leyes laborales que se remontan a la dictadura de los años 40 e incluyen disposiciones como una pausa de una hora como mínimo para almorzar y restricciones sobre la forma en que los empleados pueden dividir sus vacaciones. El monto mínimo que debe pagarse por las horas extra está establecido en la Constitución.

NORMAS “RESPETABLES”

Defender normas laborales “respetables” debería ser un orgullo para Brasil, ya que muchos otros países las han limitado para atraer capitales, dijo Oton Pereira Neves, secretario general del sindicado de empleados públicos de Brasilia. “Ser competitivos no significa recortar normas aceptadas internacionalmente”, agrego. “Una justa remuneración para los trabajadores beneficia el consumo y la economía”.

Si bien los acalorados debates de campaña sobre las políticas de empleo y salarios hacen más difícil llegar a un consenso, el gobierno de todos modos podría simplificar parte del complejo código laboral y tomar más medidas para favorecer las conciliaciones extrajudiciales, aseguró José Pastore, profesor de administración de empresas de la Universidad de Sao Paulo y ex miembro del organismo rector de la Organización Internacional del Trabajo. “Un poco menos de ideología y más pragmatismo podrían servir de mucho”.

La productividad aumentó un promedio anual de 1.6 por ciento en los cinco años que terminaron a fin de 2012, frente a un 6.2 por ciento en las grandes economías emergentes, dijo la organización The Conference Board en un informe emitido en enero.

PROYECTO PILOTO

El gobierno de Rousseff el mes pasado lanzó un proyecto piloto para reducir a cinco días los 103 que actualmente necesitan los emprendedores para crear una compañía, anunció el departamento de micro y pequeñas empresas de la presidencia en un correo electrónico de respuesta a un pedido de declaraciones sobre su ubicación en la clasificación Doing Business del Banco Mundial.

Aun así, el hecho de simplificar las declaraciones de impuestos y los trámites para fundar empresas no afecta a las medianas y grandes, lo que deja fuera a la mayoría de las compañías de Brasil, dijo José Augusto Fernandes, responsable de políticas y estrategia de la Confederación Nacional de la Industria.

“Hubo algunos avances pero no en una escala que marque una verdadera diferencia en el clima de negocios”, añadió Fernandes. “Necesitamos metas específicas y velocidad; Brasil no puede esperar”.

,