Bloomberg

La clave del éxito de LinkedIn en China

El éxito de la red social para emplear y buscar empleos se ha consolidado en ese país a diferencia de otras como Twitter o Facebook, por la única razón de que ninguna compañía china ha logrado hacer lo que ésta, una conexión directa con las empresas más grandes del mundo.
Bloomberg
31 octubre 2014 19:36 Última actualización 01 noviembre 2014 5:0
Etiquetas
  [ LinkedIn y Pinterest son las redes favoritas de adultos, mientras que Twitter de adultos jóvenes/Bloomberg] 

[ LinkedIn y Pinterest son las redes favoritas de adultos, mientras que Twitter de adultos jóvenes/Bloomberg]

Cuando empecé a enseñar inglés en Pekín hace casi 15 años, también trabajaba como correctora en algunos diarios chinos. Muchos de mis alumnos y colegas soñaban con ser profesores, emprendedores, banqueros y consultores. (Sí, oyó bien, hay quienes ansían ser consultores). Querían exhibir tarjetas comerciales con nombres como Deloitte, Goldman Sachs y Pepsi. De modo que luchaban con los adverbios y pensaban en una vida al margen de las empresas estatales.

Me pedían, indefectiblemente, que los presentara a mis contactos de negocios estadounidenses, y se iban cabizbajos cuando no podía ayudarlos. Sentían desesperación por conectarse en una época en la cual todavía no se había expandido por el mundo una red digital de 300 millones de profesionales llamada LinkedIn. Sólo yo y algunos otros extranjeros al azar estábamos a veces en China porque tampoco podíamos conseguir trabajo en Goldman.

Había y hay –como dirían los consultores- muchísima demanda acumulada de LinkedIn en China.

ASIA PACÍFICO

Este último trimestre, el máximo responsable ejecutivo, Jeff Weiner, mencionó el efecto positivo que ha tenido China en el balance de su empresa. Alimentados por China, los ingresos de LinkedIn provenientes de su división Asia Pacífico crecieron 64 por ciento el trimestre pasado, más que los de sus operaciones en cualquier otro lugar del mundo. Los inversores esperan ver continuar ese crecimiento en el futuro.

La mayoría de los debates por el éxito de LinkedIn se centran inevitablemente en el hecho de que la empresa coopera con el gobierno chino y censura contenido de sus usuarios chinos –una discusión que se intensificó cuando LinkedIn comenzó a bloquear algunos mensajes de sus usuarios este año. (Otras empresas, incluido mi empleador, Bloomberg LP, también han tenido que lidiar con esos obstáculos.)

Algunos críticos han dado demasiada importancia al hecho de que LinkedIn trata de pintar su llamado “contenido profesional” –notas sobre técnicas de gestión y ganancias y estándares de calidad que presenta junto con CV y anuncios de empleo- como no controvertido. Por ende, siguiendo ese argumento, en el sitio no hay demasiado material como para justificar la atención de los censores.

PASOS AGIGANTADOS

Pero lo que ocurre es esto: el contenido no es la razón esencial por la que LinkedIn avanzó a pasos agigantados en China. Ha tenido éxito allí porque es la única empresa de Internet extranjera que ofrece algo que una rival china sencillamente no puede replicar –una conexión directa entre las empresas más grandes del mundo, las universidades más grandes del mundo, e infinidad de chinos carentes de redes que quieren usar los servicios del sitio.

LinkedIn es una ventana, y en algunos casos un pasaporte para la clase media, el mundo profesional administrativo que los ciudadanos chinos anhelan desde que cambiaron sus trajes Mao por Levis en los años 1980.

El tremendo crecimiento de la clase media es uno de los cambios económicos y sociales más significativos que afectaron a China, y el gobierno ha tratado de promoverlo para preservar la estabilidad económica y social. Esto ha significado, entre otras cosas, favorecer los vínculos con universidades extranjeras y empresas multinacionales selectas. Ha significado crear un rango de empresas locales de servicios profesionales, fundadas o integradas a menudo por gente que estudió y trabajó en instituciones extranjeras de primer nivel.

El mundo está atento a ver cómo se las arregla LinkedIn con la censura y con el gobierno chino. Pero no es esa la única manera de evaluar por qué ha logrado seducir a los usuarios chinos y eludir a los chinos de línea dura. LinkedIn satisface las aspiraciones de una generación hambrienta de oportunidades y el simple hecho de copiar su estrategia de contenidos no se traducirá en duplicar su éxito.

No sólo a las empresas extranjeras les resulta difícil imitar a LinkedIn en China. Compañías chinas locales enfrentan el mismo dilema. Tencent, Weibo, Renren y Alibaba pueden reemplazar a Facebook, Google, Twitter y Amazon; pero ninguna puede todavía replicar LinkedIn.

Todas las notas BLOOMBERG
EU paga millones a Apple por ocultar ganancias en el extranjero
Esta empresa mexicana genera nuevos empleos en Estados Unidos
Millonarios atraídos por la filantropía médica
Inmigrantes protagonizaron el primer Día de Acción de Gracias en EU
La ‘Guerra Fría’ de Putin contra las tecnológicas de EU
Esta colonia de Iztapalapa compra las computadoras que en EU ya no quieren
¿Los adolescentes tienen que votar?
Victoria’s Secret reconoce que vendió "basura tonta" y apunta a millennials
Por qué los bancos tienen más que perder en las elecciones de EU
Cemex y Peñoles, 2 casos que los 'trumpistas' no quieren que leas
Pemex centra esperanzas de recuperación en asociaciones
Jack Ma quiere una China estilo ‘Minority Report’
Obama permite a estadounidenses traer más cigarros y ron cubanos
¿Es seguro entusiasmarse nuevamente por las inversiones?
Pemex busca exportar crudo Maya a la costa oeste de EU
Amenaza de Trump a Clinton carece de fundamento, pero es peligrosa
Panamá invertirá entre 6.5 por ciento y 7 por ciento del PIB
Permiso con goce de sueldo para cuidar a tus padres sí existe, pero no en México
Trump advierte que inmigrantes están entrando a EU para votar
Netflix ve 'en chino' entrar al mercado asiático
Apple gana caso contra Samsung sobre violación de patente
Esta compañía quiere que los japoneses dejen de usar dinero en efectivo
¿Se murió tu pila? Estas empresas quieren cargarla a distancia... y sin cables
Deuda mundial, ¿qué tanto debe preocuparnos?
Acuerdos comerciales que Trump odia tienen algunas ventajas