Bloomberg

La app para que el aire en tu oficina por fin te haga feliz

En las oficinas es muy difícil que todos los trabajadores estén cómodos y felices con las temperaturas que se manejan, ya sea porque hay un clima muy frío o muy cálido. Comfy es una startup que le da a los empleados el control sobre el clima de la oficina.
Rebecca Greenfield
24 julio 2015 20:25 Última actualización 26 julio 2015 5:0
Módulo especial contraoferta laboral.

Módulo especial contraoferta laboral.

Es uno de esos días de verano en los que el aire parece agua y huele como basura y viajar hacia y desde el trabajo requiere una ducha adicional. Ciertamente, el agobio de un día caluroso de verano no puede eliminarse totalmente, pero ¿qué ocurriría si la temperatura de la oficina no fuera una preocupación adicional? ¿Qué ocurriría si las ocho horas trabajadas allí fueran perfectamente templadas, ni una tundra con un aire acondicionado excesivo ni un anticipo sudoroso del infierno que nos espera afuera?

En las oficinas es muy difícil que todos los trabajadores estén comodos y felices con las temperaturas que se manejan, ya se porque el aire acondicionado está muy alto o porque hace mucho calor. Comfy es una startup que le da a los empleados el control sobre el clima de la oficina. 

Tal es la realidad utópica para las 700 personas que trabajan en las oficinas de AppNexus en la ciudad de Nueva York. La startup usa Comfy, una aplicación que permite imponer el clima de la oficina, no al equipo de mantenimiento, sino a los empleados. El software de Comfy se conecta con los sistemas de calefacción y refrigeración existentes de una oficina, permitiendo que los empleados controlen la temperatura ambiente y averigua a la vez cuáles son los hábitos y preferencias de los usuarios para regular el clima de un espacio determinado. Los trabajadores que utilizan Comfy tienen tres opciones: calentar mi espacio, refrigerar mi espacio o estoy confortable. Si optan por la refrigeración, reciben 10 minutos de aire acondicionado. Los que quieren un aumento del calor reciben 10 minutos de aire más tibio. Datos preliminares de un estudio en un edificio de oficinas que utiliza Comfy comprobaron que 83 por ciento de los usuarios de la aplicación estaban entre “más” y “mucho más” satisfechos que antes.

Comfy forma parte de varios nuevos productos y aplicaciones diseñados para brindar una mayor personalización del clima en la oficina, permitiendo que quienes sufren el calor mantengan una brisa y quienes sufren el frío mantengan el aire al mínimo.

Cuando llegó por primera vez a las oficinas a comienzos del siglo XX, el aire acondicionado elevó la productividad y transformó la economía estadounidense. Ahora, acostumbrados a temperaturas agradables todo el año, los empleados de oficina se quejan por unos pocos grados: la temperatura es uno de los temas más polémico en los lugares de trabajo modernos, según una encuesta realizada por International Facility Management Association.

“El entorno térmico suele ser el mayor problema en los edificios de oficina”, dice Judith Heerwagen, psicóloga ambiental en la Administración General de Servicios estadounidense. “Las guerras por el confort nunca terminan”. Heerwagen, que fue investigadora en la Universidad de Washington, realizó varios estudios sobre confort en espacios de oficina. Según su investigación, sólo la mitad de las personas en una oficina determinada está contenta con el aire (o su ausencia) en cualquier momento dado.

Los factores en juego son demasiado numerosos y muchas veces demasiado contradictorios como para conciliarlos. Algunas personas son más friolentas que otras; algunas áreas de la oficina se calientan más rápido que otras; algunas tareas requieren más movimiento físico; algunas personas son masoquistas que creen (erróneamente) que las temperaturas frías aumentan la productividad. Un termostato para toda la oficina en una sola temperatura puede resultar atractivo sólo a unos pocos. Una oficina no puede ajustar o no ajusta la temperatura a los caprichos de cada uno.

Cadi Thomas, que trabaja en el equipo de instalaciones, solía recibir reclamos constantes sobre áreas demasiado heladas o demasiado suaves. Ahora, en un mundo post-Comfy, ya no recibe quejas. Y no se trata solamente de las configuraciones de la temperatura. Tiene que ver con el control. “Parece funcionar como un efecto placebo porque da poder a la gente”, haciéndola sentir cierto control sobre su medio ambiente.

Todas las notas BLOOMBERG
Una mirada al pasado podría revelar el futuro del iPhone
Una computadora lenta, el drama 'godín' del que pocos se libran
Este hombre gasta millones contra relación Trump-Musk
Cinco cosas que estamos a punto de saber sobre Siria y Trump
¿No te suben el sueldo? La culpa no es tuya, sino de tu empresa
¿Sabes a dónde ir de vacaciones? Branson propone hacerlo bajo el mar
El comercial de Pepsi era bueno... pero en la época 'hippie'
Así es como México la 'rompió' en el mercado petrolero
Cara de Warren Buffett adornará latas de Coca-Cola en China
Esto es lo que Ross quiere tratar en el encuentro entre Trump y Xi Jinping
Ni los mejores seleccionadores de acciones superan a los robots
América Latina necesita más denunciantes
Musk quiere aplastar a la competencia con mayor producción del Model 3
Dejen de culparse unos a otros y empiecen a gobernar: Bloomberg
Google debe cuidar su gallina de los huevos de oro publicitaria
En teoría, el capitalismo reducirá la desigualdad... con el tiempo
Apple se topa con la dura realidad de su iPad
Por qué la gente aún vive y muere en los vertederos de basura
Horario de verano: sin sentido, peligroso y costoso
Si Zara está cayendo, qué será de sus competidores
¿Por qué Snap necesita meterse en la cabeza de sus usuarios?
Hoteles, cómo convencer a sus huéspedes de que no son espiados
En esta ciudad, usan orina de vaca como pesticida
Esto es lo que hace que funcione o no la inmigración en EU
‘Impuesto de ajuste en frontera’ solo trae nuevos vacíos: experto